Pe­sa­di­lla en la co­ci­na

El Mundo - - ESPAÑA - JAVIER RE­DON­DO

la Fis­ca­lía de­pen­de de Sán­chez lo di­jo él. Que eche fue­go contra el Par­ti­do Po­pu­lar y ca­ra­me­li­ce el asun­to de las cuen­tas de Po­de­mos lo po­ne de ma­ni­fies­to. El nom­bra­mien­to de Del­ga­do su­pu­so cru­zar una lí­nea de las tan­tas que el pre­si­den­te se mues­tra dis­pues­to a tras­pa­sar en su por­fía co­ti­dia­na, que pa­sa tam­bién por de­fi­nir al PP, cuan­do des­obe­de­ce, co­mo to­do ese mag­ma ru­go­so que co­nec­ta el fran­quis­mo con Bár­ce­nas.A Ca­sa­do le va a cos­tar muy ca­ro, ci­fra Sán­chez, no tra­gar con el re­par­to

inequi­ta­ti­vo del Po­der Ju­di­cial. Ase­gu­ró en EL MUN­DO: «Só­lo le im­por­ta la re­no­va­ción de CGPJ». Y Sán­chez da fe de ello.

El Par­ti­do Po­pu­lar te­nía un fue­go en la co­ci­na y si cre­yó que ele­gir a un trein­ta­ñe­ro de pre­si­den­te lo iba a so­fo­car se equi­vo­có. El ace­cho es per­pe­tuo. El fan­tas­ma de aque­lla ca­la­mi­dad que fue Fer­nán­dez Díaz se aso­ma de nue­vo pa­ra in­cor­diar a Ca­sa­do, que no hu­bie­ra lle­ga­do a pre­si­den­te del par­ti­do sin el apo­yo de Cos­pe­dal; co­mo Sán­chez se­gui­ría pu­lien­do ren­co­res en

su es­ca­ño sin Su­sa­na Díaz y el PSOE an­da­luz; y Pa­blo Igle­sias, de in­te­ri­no en la

Com­plu sin el sos­tén ve­ne­zo­lano. Qui­zás Mas, sin los tan­tos 3% de Pu­jol & Co., tam­po­co hu­bie­se po­di­do ven­der el per­fu­me de la se­di­ción. La vi­da no es un con­di­cio­nal, ni lo que los me­xi­ca­nos lla­man «pa­sa­do pen­de­jo».

Sin em­bar­go, el PP car­ga con los far­dos que le en­do­san sus ad­ver­sa­rios, de mo­do que su pre­sen­te siem­pre es re­ver­si­ble y su fu­tu­ro con­di­cio­na­do. Así que la pe­sa­di­lla

de Ca­sa­do se­rá el pa­sa­do del Par­ti­do Po­pu­lar y esos 53.266 eu­ros de la ope­ra­ción

Kit­chen que, se­gún el juez, el en­torno de Ra­joy des­ti­nó a neu­tra­li­zar in­for­ma­cio­nes so­bre su fi­nan­cia­ción irre­gu­lar –no ile­gal, pues el de­li­to de fi­nan­cia­ción ile­gal no exis­tía; el PP lo in­tro­du­jo en la re­for­ma del Có­di­go Pe­nal de 2015, con el vo­to en contra del PSOE y su dipu­tado Sán­chez–. O sea, que Sán­chez pre­ten­de que la tum­ba de Ra­joy sea tam­bién la de Ca­sa­do, por la vía rá­pi­da, víc­ti­ma de la ope­ra­ción Kit­chen;

o len­ta, en­tre­gan­do la Jus­ti­cia a Sán­chez e Igle­sias. Mien­tras no ceda ca­da vez, vi­vi­rá una pe­sa­di­lla en la co­ci­na y el apa­ra­to pro­pa­gan­dís­ti­co de Sán­chez lo man­ten­drá a dis­tan­cia más que pru­den­cial del cen­tro que an­sía.

Si en un par­ti­do re­sul­ta re­co­men­da­ble es­piar al te­so­re­ro es que al­go es­tá bas­tan­te po­dri­do. Ra­joy ca­yó por una con­de­na al par­ti­do de 200.000 mil eu­ros y la con­je­tu­ra de un juez ami­go de la ac­tual Fis­cal so­bre la ve­ra­ci­dad de su de­cla­ra­ción co­mo

tes­ti­go. Es mu­cho me­nos que lo que re­pre­sen­tan es­tos ig­no­mi­nio­sos 53.266, que sa­len de los fon­dos re­ser­va­dos y tra­pi­cheos de una ca­ma­ri­lla po­li­cial que se ven­día al me­jor pos­tor y cu­yos pa­dri­nos y pe­ces gor­dos po­nen en ja­que a su an­to­jo al Es­ta­do. La joint ven­tu­re for­ma­da por el juez y la fu­tu­ra ministra y dócil fis­cal –Gar­zó­nDel­ga­do– y Cos­pe­dal se co­dea­ban con el ex co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo, que sen­ten­ció: «Si me acu­san aho­ra de con­duc­tas de ha­ce 20 años, ¿có­mo es­pe­ran mis ver­du­gos li­brar­se

ellos cuan­do su pa­sa­do ig­no­mi­nio­so se des­cu­bra y les al­can­ce?».

Ra­joy pen­de del te­mor de Fer­nán­dez Díaz o Cos­pe­dal. La mal­di­ción Vi­lla­re­jo con­sis­te en con­ver­tir en es­ta­tua de sal a to­do el PP con la in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da fun­da­men­tal­men­te a la cau­sa por García

Cas­ta­ño, de­ta­lle no me­nor. Ra­joy es el pa­sa­do, pe­ro pa­ra los apa­ra­tos de pro­pa­gan­da gu­ber­na­men­tal el PP siem­pre es el pa­sa­do por­que en su idí­li­co fu­tu­ro, Sán­chez só­lo ve y ce­ba a Vox.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.