An­dar

El Mundo - - OPINIÓN - MA­NUEL HI­DAL­GO

TE­NE­MOS un mie­do a la muer­te que pa­ra qué. No que­re­mos ver­la ni nom­brar­la. Ese mie­do nos acom­pa­ña a los hu­ma­nos des­de an­ti­guo, pe­ro hay in­di­cios que apun­tan a su in­cre­men­to drás­ti­co en las úl­ti­mas dé­ca­das: pro­li­fe­ran las re­ce­tas, los planes, los con­se­jos y las téc­ni­cas pa­ra for­ta­le­cer el cuer­po (y el al­ma) con vis­tas a ob­te­ner y pro­lon­gar una vi­da sa­lu­da­ble. Die­tas, ejer­ci­cios, res­tric­cio­nes, abs­ten­cio­nes, fár­ma­cos, com­ple­men­tos ali­men­ta­rios, co­sas que se de­ben ha­cer y co­sas que ja­más se de­ben ha­cer. ¡Ni las re­li­gio­nes im­po­nían tan­tas mor­ti­fi­ca­cio­nes, va­ya pa­la­bra! Na­die du­da de que evi­tar las mo­les­tias de la fal­ta de sa­lud es muy in­te­li­gen­te, pe­ro de­trás de es­te en­tu­sias­mo des­con­tro­la­do por lo sa­lu­da­ble la­te el ilu­so­rio pro­pó­si­to de dar el es­qui­na­zo a la muer­te.

An­dar, pa­sear, ca­mi­nar, co­mo que­ra­mos lla­mar­lo, es la pe­núl­ti­ma de es­tas no sé si lla­mar­las su­pers­ti­cio­nes. Te con­ven­dría an­dar más, te di­ce cual­quie­ra que no sa­be qué de­cir­te. Se han in­ven­ta­do, y es­tán en los gim­na­sios, in­clu­so má­qui­nas so­bre las que an­dar, lo cual has­ta pa­re­ce un po­co ton­to. Pe­ro es que de­trás de tan­tos pre­cep­tos pa­ra op­ti­mi­zar la sa­lud tam­bién hay ne­go­cio e in­tere­ses co­mer­cia­les. Co­mo de­trás de to­do, jus­to es de­cir­lo. No só­lo se pu­bli­can cen­te­na­res de li­bros so­bre có­mo y cuán­to ca­mi­nar y con qué za­pa­ti­llas, cal­ce­ti­nes, ca­mi­se­tas, cro­nó­me­tros, ac­ce­so­rios y me­di­do­res de pa­sos –el ne­go­cio, de­cía–, sino que tam­bién se edi­tan li­bros de exi­mios es­cri­to­res que gus­ta­ban de an­dar y pa­sear y lo ex­pli­ca­ron muy bo­ni­to. To­dos han muer­to, por des­gra­cia. Des­de Ro­bert Louis Ste­ven­son has­ta Ro­bert Wal­ser, el gran gu­rú del pa­seo, quien se mu­rió, ma­la pa­ta, pa­sean­do.

He te­ni­do que vi­si­tar en es­tos días a va­rios mé­di­cos por al­gu­nas in­ci­den­cias me­no­res –eso creo– de sa­lud y, an­tes de que ter­mi­na­ran de emi­tir su lle­va­de­ro diag­nós­ti­co y de pro­po­ner su te­ra­pia, im­bui­do de la fe del ca­mi­nan­te y bus­can­do un ata­jo, me he apre­su­ra­do a de­cir­les: «¡Voy a ver si, des­de ma­ña­na, sal­go a an­dar to­dos los días!». No han ne­ga­do la con­ve­nien­cia de tal pro­pó­si­to, pe­ro co­mo que no me han oí­do: me han ex­ten­di­do la re­ce­ta con la me­di­ca­ción. Y es que el cuer­po es un ar­te­fac­to con ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da, con fe­cha de ca­du­ci­dad. Y con de­fec­tos de fá­bri­ca. Se ave­ría y, un mal día, de­ja de fun­cio­nar. An­dar, ca­mi­nar, pa­sear, eso es bue­ní­si­mo, pe­ro, no va­yas a creer­te, to­dos tus mi­les de pa­sos no te ale­jan de…, te lle­van a en­con­trar­te (en Sa­ma­rra, lee el cuen­to) con… en fin, ya sa­bes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.