La Dia­da del rui­se­ñor

El Mundo - - OPINIÓN - RA­FA LA­TO­RRE

EN LA Dia­da hi­ce lo que hay que ha­cer. Fui a ver a Els Jo­glars ven­dien­do la pa­tria en Señor Rui­se­ñor. Es una obra per­ver­sa y ma­gis­tral, di­ver­ti­da y ver­ti­gi­no­sa, que en lo esen­cial de­mues­tra cuá­les son las di­fe­ren­cias en­tre un ca­ta­lán y un ca­ta­lón. Los tér­mi­nos son con­fu­sos, pues el ca­ta­lán sue­le ser más gran­de que el ca­ta­lón y, de he­cho, los ca­ta­la­nes ver­da­de­ra­men­te gran­des no ca­brían en la Ca­ta­lu­ña que que­rrían cons­truir los ín­fi­mos ca­ta­lo­nes, cu­yo pro­yec­to, es sa­bi­do, con­sis­te en un achi­que de es­pa­cios. El su­fi­jo res­pon­de, por tan­to, no a la re­le­van­cia del su­je­to, sino a su in­fla­ma­ción pa­trio­te­ra.

La obra es deu­do­ra de la pe­cu­liar re­la­ti­vi­dad del pro­cés, se­gún la cual ocho se­gun­dos de re­pú­bli­ca da­rían pa­ra una eter­ni­dad de des­co­jo­ne. Ra­món Fon­tse­rè eje­cu­ta la suer­te más di­fí­cil del ac­tor, que es in­ter­pre­tar a al­guien que está in­ter­pre­tan­do a al­guien. El pro­ta­go­nis­ta es un vie­jo jar­di­ne­ro que se ha re­ci­cla­do en guía de un mu­seo y que, dis­fra­za­do de San­tia­go Ru­si­ñol, tra­ta de acer­car ca­da día a los vi­si­tan­tes, ma­yo­ri­ta­ria­men­te ja­po­ne­ses, la vi­da y obra del pin­tor bar­ce­lo­nés. En uno de sus de­li­rios opiá­ceos, el hom­bre re­ci­ta la lú­ci­da des­crip­ción que Ru­si­ñol ha­ce de la des­truc­ti­va en­fer­me­dad de los ri­cos, que es la pa­to­lo­gía que guía el pro­cés: «La pros­pe­ri­dad crea la fa­ti­ga, se­gre­ga can­san­cio, de­vie­ne en te­dio y bus­ca la di­ver­sión irres­pon­sa­ble­men­te».

Els Jo­glars se en­fren­tan a otro desafío ar­tís­ti­co: el na­cio­na­lis­mo ha­ce tiem­po que sa­le al en­cuen­tro de su pa­ro­dia y ya no es más dis­pa­ra­ta­do lo que se re­pre­sen­ta es­tos días en los ma­dri­le­ños Tea­tros del Ca­nal que lo que ca­da 11 de sep­tiem­bre tie­ne lu­gar en el es­ce­na­rio des­co­mu­nal de una Bar­ce­lo­na atra­ve­sa­da por la per­for­man­ce. De­ge­ne­ra­ción y pa­ro­dia es­tán a pun­to de cru­zar­se pe­ro mien­tras lle­ga la co­li­sión, el tea­tro de lo de­ca­den­te go­za de un éxi­to in­fi­ni­ta­men­te ma­yor en el cir­cui­to ca­ta­lán. Lo que es en Ca­ta­lu­ña, Señor Rui­se­ñor fue re­pre­sen­ta­da, al­go es al­go, en Ca­no­ve­lles, Ta­rra­go­na y Hos­pi­ta­let. Me di­cen que la reac­ción del pú­bli­co fue tan eu­fó­ri­ca co­mo en el res­to de Es­pa­ña. En reali­dad se tra­ta de una obra to­da­vía en cons­truc­ción, que no ce­rra­rá su tra­ma hasta que, en un día que yo creo muy pró­xi­mo, el ca­ta­lón ter­mi­ne con­fun­dien­do la pa­ro­dia con el rea­lis­mo so­cial o in­clu­so el tea­tro rein­vin­di­ca­ti­vo. Que no se vea ca­ri­ca­tu­ri­za­do sino in­ter­pe­la­do, a la ma­ne­ra del tea­tro épi­co de Brecht, y sal­ga de la fun­ción dan­do vi­vas a la com­pa­ñía. Al fin y al ca­bo, más lar­go pa­re­cía el ca­mino que ha­bía de re­co­rrer Jor­di Pu­jol hasta fun­dir­se con Ubú pre­si­dent.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.