Un pun­to de in­fle­xión pa­ra Orien­te Pró­xi­mo

El Mundo - - MUNDO - SAL EMERGUI

La gran sor­pre­sa no es que di­ri­gen­tes de Is­rael se reúnan con los de Bahrein y Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EUA), sino que lo ha­gan por pri­me­ra vez an­te los ojos del mun­do en torno a un acuer­do que coin­ci­den en de­fi­nir co­mo «his­tó­ri­co». Los gru­pos pa­les­ti­nos en Ga­za, Ha­mas y Yihad Is­lá­mi­ca, tra­du­je­ron su re­cha­zo con dos pro­yec­ti­les (uno in­ter­cep­ta­do) con­tra las ciu­da­des is­rae­líes de Ash­dod y Ash­ke­lón, cau­san­do dos he­ri­dos le­ves, en el mo­men­to de los dis­cur­sos en la Ca­sa Blan­ca. És­tas son las cla­ves de una fir­ma que su­po­ne un pun­to de in­fle­xión en Orien­te Pró­xi­mo.

¿Por qué aho­ra?

La ur­gen­cia de Do­nald Trump pa­ra lo­grar éxi­tos en su po­lí­ti­ca ex­te­rior an­tes de las elec­cio­nes, in­tere­ses bi­la­te­ra­les y el fren­te co­mún an­te Irán han lle­va­do a Is­rael y los dos paí­ses ára­bes a sa­car a la luz su re­la­ción en la som­bra. El ase­sor de Trump y ar­qui­tec­to de es­ta Pax Ame­ri­ca­na, Ja­red Kush­ner, ha sa­bi­do con­ver­tir el pro­ba­ble fra­ca­so de su plan de paz pa­les­tino-is­rae­lí pre­sen­ta­do en in­vierno en un gran lo­gro en ve­rano. Evi­tar la ane­xión uni­la­te­ral is­rae­lí del 30% de Cis­jor­da­nia in­clui­do en el plan de Trump ha si­do el

ca­ra­me­lo que es­pe­ra­ba el prín­ci­pe he­re­de­ro de Abu Dha­bi, Moha­med bin Za­yed (MBZ), pa­ra dar un pa­so que le ayu­da a con­ver­tir­se en un im­por­tan­te ac­tor re­gio­nal y ob­te­ner la

luz ver­de de EEUU pa­ra ven­der­le los ca­zas fur­ti­vos F-35 sin que el pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí se opon­ga de for­ma ac­ti­va. La mo­nar­quía de Bahrein con­si­de­ra a Is­rael un alia­do es­tra­té­gi­co vi­tal an­te Irán.

¿Có­mo se­rán las re­la­cio­nes?

Mu­cho más cá­li­das que las que man­tie­nen is­rae­líes y egip­cios que des­de su acuer­do en 1979 per­ma­ne­ce bá­si­ca­men­te co­mo pac­to de se­gu­ri­dad y no en­tre los pue­blos. Só­lo hay que ver las reac­cio­nes de ha­bi­tan­tes de EAU que des­de el anun­cio del 13 de agos­to lle­nan sus cuen­tas en las re­des so­cia­les con fe­li­ci­ta­cio­nes en he­breo y men­sa­jes co­mo «por fin po­de­mos ser ami­gos de los is­rae­líes sin pe­dir per­mi­so de los pa­les­ti­nos». La re­la­ción se­rá más flui­da tam­bién por­que no arras­tran un pa­sa­do de en­fren­ta­mien­tos bé­li­cos ni man­tie­nen con­ten­cio­sos te­rri­to­ria­les. En Bahrein, don­de la ma­yo­ría es chií, la opo­si­ción al acuer­do con Is­rael es mu­cho ma­yor que en EAU.

¿Quién se­rá el pró­xi­mo?

El si­guien­te po­dría ser Omán, que Ne­tan­yahu vi­si­tó ha­ce dos años, o Su­dán. Tras el de­rro­ca­mien­to de Omar Bas­hir, es­te país afri­cano sa­be que si lle­ga a un acuer­do con Is­rael ten­dría mu­chas más op­cio­nes de que EEUU le sa­que de la lis­ta de paí­ses pa­tro­ci­na­do­res del te­rro­ris­mo. ¿Ara­bia Sau­dí? EAU y, por su­pues­to, Bahrein no hu­bie­ran he­cho es­te dra­má­ti­co pa­so sin la au­to­ri­za­ción di­rec­ta o si­len­cio­sa de Riad. Con to­do, el ri­co reino su­ní no tie­ne pre­vis­to nor­ma­li­zar sus re­la­cio­nes con el Es­ta­do ju­dío.

¿El le­ga­do de Ben­ja­min Ne­tan­yahu?

El 13 de sep­tiem­bre de 1993, los jar­di­nes de la Ca­sa Blan­ca al­ber­ga­ron la fir­ma del Acuer­do de Os­lo en el que la OLP (Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Li­be­ra­ción de Pa­les­ti­na) e Is­rael se re­co­no­cían mu­tua­men­te. El en­ton­ces je­fe de la opo­si­ción Ne­tan­yahu de­nun­ció «el pac­to de ren­di­ción que per­mi­te la lle­ga­da del te­rro­ris­ta Ara­fat». En esa mis­ma ex­pla­na­da cer­ti­fi­ca aho­ra su prin­ci­pal le­ga­do tras 14 años en el po­der (11 de ellos se­gui­dos). Se tra­ta de la vic­to­ria de una doc­tri­na que en la úl­ti­ma dé­ca­da Ne­tan­yahu pro­mue­ve en la som­bra en el Gol­fo Pér­si­co.

¿Por qué los pa­les­ti­nos lo re­cha­zan?

A ni­vel teó­ri­co, el li­de­raz­go pa­les­tino de­be­ría es­tar sa­tis­fe­cho con un acuer­do cu­yo re­sul­ta­do más tan­gi­ble es que no hay ane­xión is­rae­lí de Cis­jor­da­nia y, co­mo pre­su­me EAU, man­tie­ne vi­va la fór­mu­la de dos Es­ta­dos. En la prác­ti­ca, la ira de los gru­pos pa­les­ti­nos es pro­por­cio­nal a su sor­pre­sa. El rais Abu Ma­zen se sien­te trai­cio­na­do por sus «her­ma­nos» ára­bes. En 29 días, Bahrein y EAU han ro­to un vie­jo es­cu­do pa­les­tino: los paí­ses ára­bes no nor­ma­li­zan las re­la­cio­nes con Is­rael sin que ha­ya an­tes un acuer­do que es­ta­blez­ca un Es­ta­do pa­les­tino con ca­pi­tal en Je­ru­sa­lén Es­te y eva­cua­ción de asen­ta­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.