«Las pan­ta­llas afec­tan a to­do lo que nos ha­ce hu­ma­nos»

El Mundo - - PAPEL - IRE­NE HDEZ. VE­LAS­CO

Pre­gun­ta.- El tiem­po que los cha­va­les pa­san an­te dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les es abru­ma­dor…

Res­pues­ta.- Las ci­fras son dra­má­ti­cas. En los paí­ses oc­ci­den­ta­les los me­no­res de dos años pa­san dia­ria­men­te ca­si tres ho­ras de­lan­te de una pan­ta­lla, en­tre los 8 y los 12 años es­tán ca­si cinco ho­ras al día, de los 13

a los 18 años ro­za las sie­te ho­ras dia­rias… Si su­ma­mos to­do el tiem­po que un cha­val pa­sa en­tre los dos y los 18 años de­lan­te de una pan­ta­lla equi­va­le a 30 años es­co­la­res, a más de 15 años de em­pleo a jor­na­da la­bo­ral com­ple­ta, a ca­si 40.000 epi­so­dios de Doc­tor Hou­se. Y eso só­lo si me­di­mos el uso re­crea­ti­vo de las pan­ta­llas y de­ja­mos fue­ra el tiem­po que las uti­li­zan en el co­le­gio o pa­ra ha­cer de­be­res.

P.- Su libro se ti­tu­la La fá­bri­ca de cre­ti­nos di­gi­ta­les. ¿Las pan­ta­llas es­tán crean­do una ge­ne­ra­ción de idio­tas?

R.- Ele­gi­mos ese tí­tu­lo por­que ya era ho­ra de ha­blar cla­ro, por­que la gen­te ne­ce­si­ta des­per­tar. Hay quien mi­ni­mi­za el uso de las pan­ta­llas, pe­ro tie­nen un efec­to de­vas­ta­dor. La in­te­li­gen­cia se ba­sa en la ca­pa­ci­dad de me­mo­ri­zar, y to­do eso se ve gra­ve­men­te afec­ta­do por el uso de dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les. Las pan­ta­llas afec­tan a to­do lo que nos ha­ce hu­ma­nos: al len­gua­je, a la ca­pa­ci­dad de pen­sar, de ra­zo­nar, de me­mo­ri­zar… Nu­me­ro­sos es­tu­dios así lo co­rro­bo­ran. Ade­más, yo es­toy en con­tac­to con mu­chos pro­fe­so­res, lo­go­pe­das y psi­có­lo­gos in­fan­ti­les que no leen la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca, pe­ro que es­tán en con­tac­to con los ni­ños. Y lo im­pre­sio­nan­te es que lo que ven coin­ci­de ple­na­men­te con lo que di­cen los es­tu­dios. P.- ¿Las ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas es­tán ex­pe­ri­men­tan­do el des­cen­so más pro­nun­cia­do de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad?

R.- Hay cien­tí­fi­cos y es­tu­dio­sos que así lo creen. Mark Bauer­lein, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Emory en Atlan­ta, Geor­gia, sos­tie­ne que es­ta es la ge­ne­ra­ción más es­tú­pi­da que ha­ya ha­bi­do nun­ca. Los cien­tí­fi­cos es­tán de acuer­do en que el len­gua­je, la ca­pa­ci­dad de aten­ción y la de me­mo­ri­za­ción se han re­du­ci­do en es­ta ge­ne­ra­ción. Hoy exis­te la idea de que no hay que me­mo­ri­zar na­da por­que to­do es­tá en in­ter­net. Pa­ra ha­cer por ejem­plo un al­go­rit­mo pue­des ir a Goo­gle y bus­car có­mo se ha­ce, el pro­ble­ma es que en tu ca­be­za tie­nes que te­ner to­dos los co­no­ci­mien­tos an­te­rio­res.

P.- Hay quien di­ce que los jó­ve­nes de hoy tie­nen ha­bi­li­da­des dis­tin­tas…

R.- Al­gu­nos sos­tie­nen que son bue­nos con los or­de­na­do­res y bus­can­do in­for­ma­ción, pe­ro los es­tu­dios lo des­mien­ten: un re­cien­te in­for­me de la Co­mi­sión Eu­ro­pea des­ta­ca que uno de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los pa­ra la di­gi­ta­li­za­ción de los co­le­gios es la «es­ca­sa com­pe­ten­cia di­gi­tal de los es­tu­dian­tes». Y un am­plio es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford con­clu­ye que la ca­pa­ci­dad de los miem­bros de la ge­ne­ra­ción di­gi­tal de ex­traer in­for­ma­ción dis­po­ni­ble en in­ter­net es te­rri­ble­men­te ba­ja, tan ba­ja que con­si­de­ran que re­pre­sen­ta «un pe­li­gro pa­ra la de­mo­cra­cia». Los da­tos mues­tran que el uso de las pan­ta­llas tie­ne un enor­me efec­to ne­ga­ti­vo en la in­te­li­gen­cia y el de­sa­rro­llo. Só­lo por có­mo las pan­ta­llas afec­tan al sue­ño es­ta­ría jus­ti­fi­ca­do que se to­ma­ran ac­cio­nes pú­bli­cas, por­que el sue­ño es la pie­dra an­gu­lar de nues­tra ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je y de­sa­rro­llo.

JU­LIEN FAURE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.