Ta­dej tam­bién ga­nó a Pogacar

El co­rre­dor es­lo­veno em­pe­zó a se­guir en 2019 un plan di­se­ña­do por Mat­xin pa­ra com­pe­tir con los me­jo­res en su cuar­to año co­mo pro­fe­sio­nal (2022) / Ga­na el Tour de Fran­cia con dos años de an­te­la­ción

El Mundo - - DEPORTES - SER­GIO R. VI­ÑAS

Jo­sean Fernández Mat­xin tra­ba­ja­ba co­mo ca­za­ta­len­tos pa­ra el De­ceu­ninck cuan­do co­no­ció por pri­me­ra vez a un ado­les­cen­te lla­ma­do Ta­dej Pogacar. En­tu­sias­ma­do por su des­ca­ro y su po­ten­cial, el téc­ni­co vas­co no du­dó en re­co­men­dar­le a su je­fe, Pa­trick Le­fe­ve­re, que tra­ta­ra de li­gar­le a la es­truc­tu­ra del equi­po pa­ra el futuro. El en­ton­ces Quick Step, sin em­bar­go, lle­gó tar­de, pues el UAE Emi­ra­tes ya ha­bía al­can­za­do un acuer­do con ta­mau Po­gi, pe­que­ño Po­gi, co­mo lla­man en ca­sa al ga­na­dor del Tour.

Pe­ro el des­tino, siem­pre ca­pri­cho­so, pron­to unió los ca­mi­nos del pro­di­gio y del hom­bre que an­tes que na­die ha­bía pre­di­cho que lo se­ría. Mat­xin pa­só en 2018 a asu­mir la di­rec­ción del nue­vo pro­yec­to emi­ra­tí y sa­bía que un año más tar­de po­dría con­tar con Pogacar en su equi­po si así lo desea­ba. Aquel úl­ti­mo cur­so del es­lo­veno en ca­te­go­ría sub’23, aún con 19 años, re­fren­dó la apues­ta, con vic­to­rias co­mo la del Tour del Por­ve­nir –un año an­tes lo ha­bía ga­na­do Ber­nal, al que aho­ra su­ce­de en el po­dio de Pa­rís– y apa­ri­cio­nes lla­ma­ti­vas en al­gu­nas ca­rre­ras pro­fe­sio­na­les de se­gun­da o ter­ce­ra fi­la co­mo las Vuel­tas a Es­lo­ve­nia y Hun­gría.

El ta­len­to, ya de ma­ne­ra in­du­da­ble, es­ta­ba ahí y aho­ra le co­rres­pon­día a Mat­xin ter­mi­nar de pu­lir­lo. «Pogacar no es una apues­ta, es una cer­te­za. Es un cam­peón», de­cía ya por en­ton­ces. Pa­ra trans­for­mar sus pa­la­bras en reali­dad, el di­rec­tor es­pa­ñol di­se­ñó una pla­ni­fi­ca­ción tras la que, si to­do iba bien, Pogacar iba a con­ver­tir­se en un as­pi­ran­te a cual­quier co­sa. En 2019, su pri­me­ra tem­po­ra­da co­mo pro­fe­sio­nal, se iba a li­mi­tar a com­pe­tir en ca­rre­ras de una se­ma­na y al­gu­na clá­si­ca, sin ma­yor pre­sión que la de pro­bar­se al más al­to ni­vel. Pa­ra 2020, es­te año, es­ta­ba pre­vis­to su de­but en la Vuel­ta a España, la que iba a ser su úni­ca gran­de es­te año. Si to­do iba bien, 2021 iba a su­po­ner su es­treno en el Tour, sin más exi­gen­cia que la de co­no­cer la ca­rre­ra. Ya pa­ra 2022, pen­sa­ban en el UAE, po­dría ser ca­paz de com­pe­tir por gran­des lo­gros en la Gran­de Bou­cle.

El ca­len­da­rio, sin em­bar­go, se que­dó ob­so­le­to en­se­gui­da. Sus pri­me­ras cin­co vuel­tas de una se­ma­na, en­tre enero y ju­nio del año pa­sa­do, evi­den­cia­ron que no re­que­ría nin­gún pe­rio­do de adap­ta­ción: 13º en Down Un­der, 1º en Al­gar­ve, 6º en País Vas­co, 1º en Ca­li­for­nia y 4º en Es­lo­ve­nia, «y por­que la ga­nó su com­pa­ñe­ro Ulis­si, que si no, tam­bién la ha­bría ga­na­do», sue­le de­cir Mat­xin. El di­rec­tor del UAE cam­bió de idea so­bre la mar­cha y pen­só que por qué no, que qui­zá fue­ra una bue­na idea que el chi­co co­rrie­ra la Vuel­ta ese mis­mo año. Lo hi­zo y que­dó ter­ce­ro en la ge­ne­ral, con tres vic­to­rias de eta­pa en An­do­rra, Los Ma­chu­cos y Gre­dos. Pogacar ya no era un me­ri­to­rio, sino una es­tre­lla pre­coz. A par­tir de en­ton­ces, to­do se des­bor­dó en un pro­ce­so que ha lle­ga­do a su fi­nal al me­nos dos años an­tes de las pre­vi­sio­nes más op­ti­mis­tas, con el fe­nó­meno es­lo­veno lu­cien­do en el po­dio de Pa­rís el mai­llot ama­ri­llo, el blan­co y el de lu­na­res, el ga­na­dor más jo­ven –hoy cum­ple 22 años– des­de 1904, el pro­ta­go­nis­ta del fi­nal más emo­cio­nan­te que ha vi­vi­do el Tour en tres dé­ca­das.

Ta­les re­gis­tros con­fir­man lo que sue­le de­cir de él Mat­xin, que es «un pu­to crack», y que al ta­len­to que se le adi­vi­na­ba des­de siem­pre su­ma una ma­du­rez y una for­ta­le­za men­tal im­pro­pias. En la pa­sa­da Vuel­ta, arran­có con un mi­nu­to de pér­di­da por la des­afor­tu­na­da caí­da del UAE en la con­tra­rre­loj por equi­pos ini­cial y aca­bó ter­ce­ro. En la sép­ti­ma eta­pa de es­te Tour, la de los aba­ni­cos ca­mino de La­vaur, se que­dó cor­ta­do jun­to a Lan­da y Por­te y per­dió un mi­nu­to y 21 se­gun­dos con el res­to de fa­vo­ri­tos.

«Al­guien se ca­yó fren­te a no­so­tros y ter­mi­né de­trás del gru­po cuan­do se di­vi­dió. No es lo ideal per­der ese tiem­po, pe­ro no es­toy preo­cu­pa­do», ase­gu­ró Pogacar tras caer en la tram­pa de los aba­ni­cos y si­tuar­se a 1:25 de Ro­glic en la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral. No ha­bía so­ber­bia sino sin­ce­ra tran­qui­li­dad an­te lo que que­da­ba de un Tour que ja­más has­ta el sá­ba­do pen­só que po­día ga­nar. Tam­po­co lo creían el Jum­bo de Ro­glic y el Ineos de Ber­nal,

quie­nes un día des­pués le per­mi­tie­ron, sin mu­cha opo­si­ción, re­cu­pe­rar 40 se­gun­dos en la pri­me­ra eta­pa pi­re­nai­ca.

Lle­ga­ron des­pués el Ju­ra y los Al­pes, in­clui­do el su­fri­mien­to del día del Col de la Lo­ze. Así has­ta su pro­di­gio­sa ex­hi­bi­ción en la ya his­tó­ri­ca con­tra­rre­loj de La Plan­che

des Be­lles Fi­lles, la ima­gen del Tour que to­da una ge­ne­ra­ción de afi­cio­na­dos cul­ti­va­rá co­mo re­fe­ren­cia in­elu­di­ble. Ayer, co­mo co­lo­fón, as­cen­dió tres ve­ces al po­dio de Pa­rís y el ho­me­na­je en los Cam­pos Elí­seos. To­da­vía no se lo cree, pe­ro Pogacar les ha ga­na­do a to­dos. Has­ta a sí mis­mo.

AFP

El co­rre­dor es­lo­veno del equi­po UAE Emi­ra­te Ta­dej Pogacar ce­le­bra, ayer, su vic­to­ria en el Tour de Fran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.