Ase­si­na­da por el no­vio que co­no­ció por in­ter­net en el con­fi­na­mien­to

El agre­sor es­tran­gu­ló a la mu­jer, de 24 años, cuan­do és­ta le di­jo que que­ría vol­ver con su ex

El Mundo - - ESPAÑA - CRIS­TÓ­BAL TO­LE­DO

La re­la­ción ha­bía em­pe­za­do ape­nas unos me­ses an­tes, en mar­zo, cuan­do el Co­vid era ya una ame­na­za real en to­da Es­pa­ña. Se co­no­cie­ron por in­ter­net y el con­fi­na­mien­to es­tre­chó tan­to aquel en­cuen­tro ca­sual que Li Na, una jo­ven de 26 años de ori­gen chino, de­ci­dió rom­per con su no­vio pa­ra em­pe­zar una nue­va his­to­ria de pa­re­ja que, fi­nal­men­te, ha aca­ba­do en tra­ge­dia.

Ayer, só­lo dos se­ma­nas des­pués de que se fue­ran a vi­vir jun­tos, la Po­li­cía de­te­nía a Die­go J. R., de 24 años, co­mo au­tor con­fe­so del es­tran­gu­la­mien­to de Li Na en el dor­mi­to­rio que com­par­tían en el nú­me­ro 15 de la ca­lle Li­tó­gra­fo Pas­cual Abad de Va­len­cia.

Fue él mis­mo quien lla­mó al te­lé­fono de Emer­gen­cias a las 05.00 ho­ras pa­ra con­fe­sar el ase­si­na­to. Su fa­mi­lia, a quien re­cu­rrió ini­cial­men­te tras com­pro­bar que ha­bía ma­ta­do a su pa­re­ja, le ha­bía re­co­men­da­do que se en­tre­ga­ra a la Po­li­cía y así lo hi­zo. Cuan­do los agen­tes lle­ga­ron al do­mi­ci­lio del ase­sino con­fe­so, él mis­mo fue quien les abrió la puerta y les acom­pa­ñó has­ta el lu­gar don­de se en­con­tra­ba el ca­dá­ver.

El agre­sor re­la­tó a los agen­tes que Li Na le ha­bía co­mu­ni­ca­do que que­ría po­ner fin a la re­la­ción y su in­ten­ción de vol­ver con su an­te­rior pa­re­ja. En ese mis­mo mo­men­to, cuan­do ella co­gió el te­lé­fono pa­ra po­ner­se en con­tac­to con su ex no­vio, él se aba­lan­zó so­bre ella, que es­ta­ba sen­ta­da en la ca­ma, y la es­tran­gu­ló has­ta la muer­te. Des­pués, cuan­do com­pro­bó que Li Na es­ta­ba muer­ta, de­po­si­tó el cuer­po en el sue­lo y lla­mó a su fa­mi­lia pa­ra ex­pli­car lo que ha­bía he­cho, se­gún con­fir­ma­ron ayer fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción. Su fa­mi­lia fue, de he­cho, quien le acon­se­jó que lla­ma­ra a la Po­li­cía in­me­dia­ta­men­te y con­fe­sa­ra.

El re­vue­lo de los co­ches de la Po­li­cía y de la co­mi­ti­va ju­di­cial pa­sa­das las 05.00 ho­ras pu­so en aler­ta al ve­cin­da­rio de que al­go ha­bía su­ce­di­do en el pi­so que la jo­ven pa­re­ja com­par­tía des­de ape­nas dos se­ma­nas. Y es que ni los re­si­den­tes más pró­xi­mos es­cu­cha­ron la dis­cu­sión que pre­sun­ta­men­te des­en­ca­de­nó el ase­si­na­to. «No he oí­do na­da. Ni gri­tos ni una dis­cu­sión ni na­da. Me ha des­per­ta­do la Po­li­cía pa­ra pre­gun­tár­me­lo so­bre las 06.00 de la ma­dru­ga­da, pe­ro ya les he di­cho que no, que es­ta­ba dur­mien­do», ex­pli­ca­ba ayer a es­te pe­rió­di­co el ve­cino de la puerta don­de se pro­du­jo el ase­si­na­to.

Po­cos en el edi­fi­cio se acla­ra­ban, de he­cho, a la ho­ra de iden­ti­fi­car a los in­qui­li­nos de la puerta nú­me­ro 1. «An­tes vi­vía una fa­mi­lia chi­na, una ma­dre con dos hi­jas, pe­ro aho­ra no lo sé. Eran bas­tan­te her­mé­ti­cos y no se de­ja­ban ver mu­cho», ex­pli­ca­ba otro ve­cino.

En lo que to­dos coin­ci­dían, eso sí, es en que nin­guno de los in­qui­li­nos de ese pi­so ha­bían oca­sio­na­do pro­ble­ma nin­guno a la co­mu­ni­dad.

Fue­ra del edi­fi­cio, en la ca­lle, el su­ce­so se ha­bía con­ver­ti­do en el te­ma prin­ci­pal de con­ver­sa­ción y al­gu­nas ve­ci­nas re­cor­da­ban que ha­bían vis­to a la víc­ti­ma con sus per­te­nen­cias en ca­jas de plás­ti­co tan só­lo unas se­ma­nas atrás. «Me fi­jé por­que era muy jo­ven y lle­va­ba to­do en esas ca­jas que se usan pa­ra guar­dar ro­pa. Lle­va­ba mu­chas y es­ta­ba so­la», in­di­ca­ron.

Mien­tras, el au­tor con­fe­so del cri­men era tras­la­da­do a las de­pen­den­cias de la Po­li­cía Na­cio­nal pa­ra pro­se­guir con el in­te­rro­ga­to­rio an­tes de po­ner­le a dis­po­si­ción ju­di­cial.

El con­ce­jal de Pro­tec­ción Ciu­da­da­na de Va­len­cia, Aa­rón Cano, por su par­te, con­fir­mó el nue­vo cri­men de vio­len­cia ma­chis­ta y ase­gu­ró que no cons­ta­ban de­nun­cias pre­vias de ma­los tra­tos.

Ade­más, el edil in­di­có que el Ayun­ta­mien­to estudia lle­var los ho­me­na­jes a las víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro tam­bién al lu­gar don­de se han co­me­ti­do los crí­me­nes co­mo «sen­si­bi­li­za­ción» y pa­ra que se vea que es­tos he­chos no su­ce­den «de ma­ne­ra eté­rea en es­pa­cios irre­co­no­ci­bles» sino que pa­san «al la­do de su ca­sa, en la tien­da don­de va a com­prar», por­que es al­go que «nos ro­dea» y «ase­dia».

EFE

Puerta pre­cin­ta­da del do­mi­ci­lio de Va­len­cia don­de tu­vo lu­gar el su­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.