Pro­tes­tas en Ve­ne­zue­la con­tra la «mi­se­ria» de Ni­co­lás Ma­du­ro

Cien­tos de pro­tes­tas es­ta­llan en 19 de los 23 es­ta­dos con­tra «la su­mi­sión y la mi­se­ria de Ma­du­ro» La po­bla­ción sa­le a la ca­lle has­tia­da del desas­tre na­cio­nal pro­vo­ca­do por el des­abas­te­ci­mien­to de ga­so­li­na, agua, luz y gas

El Mundo - - Por­ta­da - POR DANIEL LO­ZANO/

«To­dos ne­ce­si­ta­mos tra­ba­jar. Te­ne­mos un mes aquí y no ha sa­li­do el com­bus­ti­ble. ¡Que­re­mos ga­so­li­na, que­re­mos ga­so­li­na!». El co­ro de ve­ci­nos apo­yó ayer a pleno pul­món las que­jas de uno de ellos, el más atre­vi­do, an­te una es­ta­ción de ser­vi­cio de Bar­qui­si­me­to, en el cen­tro del país. Una de las 300 pro­tes­tas que des­de la se­ma­na pa­sa­da ja­lo­nan la re­be­lión ciu­da­da­na de la Ve­ne­zue­la pro­fun­da, pe­se a la re­pre­sión, las de­ten­cio­nes ar­bi­tra­rias y los enor­mes des­plie­gues de mi­li­ta­res y po­li­cías, pe­se a tra­tar­se de de­mos­tra­cio­nes pa­cí­fi­cas con un par de ex­cep­cio­nes.

Ve­ne­zue­la se ha pren­di­do por sus cua­tro cos­ta­dos, har­ta del des­abas­te­ci­mien­to cró­ni­co de ga­so­li­na, las fa­llas con­ti­nuas en el ser­vi­cio eléc­tri­co, los cor­tes en el su­mi­nis­tro de agua en el 90% de los ho­ga­res y la es­ca­sez de gas, que ha obli­ga­do a mi­les de fa­mi­lias a vol­ver a co­ci­nar con le­ña.

Una se­ma­na des­pués del ini­cio de la úl­ti­ma re­be­lión ciu­da­da­na, los re­cla­mos con­ti­nua­ron ayer en dis­tin­tos pun­tos del país. Y sin des­can­so, por­que el de­ses­pe­ro na­cio­nal ani­mó en la no­che del lu­nes el so­ni­do me­tá­li­co de las ca­ce­ro­las y las con­sig­nas contra el hi­jo de

Chá­vez en gran par­te de los 23 es­ta­dos del país.

El Ob­ser­va­to­rio de Con­flic­tos do­cu­men­tó el lu­nes 76 pro­tes­tas en 19 de los 23 es­ta­dos del país, que se su­man a las 227 de la se­ma­na pa­sa­da. En is­la Mar­ga­ri­ta, que fue­ra un pa­raí­so tu­rís­ti­co en los bue­nos tiem­pos, cla­man des­de el do­min­go por la sed de agua y ga­so­li­na. En Pun­to Fi­jo, a unos po­cos ki­ló­me­tros de una de las ma­yo­res re­fi­ne­rías de ga­so­li­na del con­ti­nen­te, se pe­lea­ban por el com­bus­ti­ble en las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio. En Cu­ma­ná quie­ren gas y en San Ma­teo, co­mo les fal­ta de to­do, gri­ta­ron pi­dien­do li­ber­tad.

«Ve­ne­zue­la si­gue en la ca­lle. Or­ga­ni­zar y ca­na­li­zar to­da esa fuer­za y ener­gía en torno a una so­lu­ción a es­ta tra­ge­dia es la cla­ve. Pa­ra eso, lla­ma­mos a con­so­li­dar los co­man­dos por la li­ber­tad y elec­cio­nes li­bres pa­ra exi­gir nues­tros de­re­chos», ex­hor­tó Juan Guai­dó, pre­si­den­te en­car­ga­do re­co­no­ci­do por 60 de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les y de la re­gión.

Fue el es­ta­do lla­ne­ro de Ya­ra­cuy, otro­ra cha­vis­ta, el que la se­ma­na pa­sa­da se har­tó del desas­tre na­cio­nal y to­mó las ca­lles. Co­mo si de un efec­to do­mi­nó se tra­ta­ra la epi­de­mia de la pro­tes­ta co­rrió de mu­ni­ci­pio en mu­ni­ci­pio, in­clu­so en uno de ellos, Bru­zual, los ma­ni­fes­tan­tes que­ma­ron par­te de la al­cal­día y des­ar­ma­ron a los mi­li­ta­res.

El Fo­ro Pe­nal ha acre­di­ta­do 34 de­ten­cio­nes só­lo en Ya­ra­cuy, aun­que se cal­cu­la que lle­ga­ron a un centenar. De ellos han que­da­do pri­va­das de li­ber­tad sie­te personas, «a quie­nes se les impu­tan de­li­tos de ins­ti­ga­ción al odio por pro­tes­tar», re­se­ñó Al­fre­do Ro­me­ro, pre­si­den­te del Fo­ro Pe­nal, quien des­ta­có la cap­tu­ra de un pa­dre y un hi­jo me­nor, que re­ci­bió pa­li­zas de la po­li­cía. «La per­se­cu­ción ha lle­ga­do has­ta las casas de las personas, sin ór­de­nes ju­di­cia­les», re­ma­chó Al­fre­do Ro­me­ro.

En Mar­ga­ri­ta tam­bién se con­ta­bi­li­za­ron una vein­te­na de de­ten­cio­nes. «Con­ti­núan re­da­das en Ya­ra­cuy contra la po­bla­ción de los pue­blos que han pro­tes­ta­do. Per­si­guen ade­más a to­dos los miem­bros de or­ga­ni­za­cio­nes de de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos. Ya­ra­cuy es la prue­ba de la ver­dad con­te­ni­da en el In­for­me de la Mi­sión de Na­cio­nes Uni­das», de­nun­ció el obis­po Víc­tor Hu­go Basabe, una de las vo­ces de la Igle­sia Ca­tó­li­ca más crí­ti­ca contra los abu­sos de la re­vo­lu­ción. En el in­for­me de las Na­cio­nes Uni­das se se­ña­la­ba al pro­pio Ni­co­lás Maduro y a sus dos ge­ne­ra­les fa­vo­ri­tos por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad.

El re­cha­zo contra la re­vo­lu­ción no ha fre­na­do, sin em­bar­go, la pre­cam­pa­ña de ca­ra a las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias di­se­ña­das por el ofi­cia­lis­mo pa­ra to­mar a la fuer­za el úl­ti­mo po­der del Es­ta­do que les es ajeno. Ac­tos pro­se­li­tis­tas que, pe­se al evi­den­te uso de los fon­dos de Es­ta­do, son pu­bli­ci­ta­dos des­de el mis­mo cha­vis­mo: des­de re­par­to de mor­ta­de­las en ba­rrios po­pu­la­res, «en­via­das por Ni­co­lás Maduro», has­ta las bom­bo­nas de gas que no se con­si­guen en la ca­lle. Es­ce­nas lan­za­das a las re­des so­cia­les só­lo po­si­bles den­tro del su­rrea­lis­mo trá­gi­co de la re­vo­lu­ción cha­vis­ta.

«Las pro­tes­tas es­pon­tá­neas, co­mo res­pues­ta al de­te­rio­ro ex­po­nen­cial del país y la caí­da dra­má­ti­ca en su ca­li­dad de vi­da son na­tu­ra­les, jus­tas y res­pal­da­das por los de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les. Re­pri­mir­las es una ac­ción bár­ba­ra, tí­pi­ca de las au­to­cra­cias bus­can­do ge­ne­rar mie­do», re­su­mió Luis Vi­cen­te León, pre­si­den­te de Da­ta­ná­li­sis.

Es­tas pro­tes­tas no fre­nan la cam­pa­ña elec­to­ral di­se­ña­da por el cha­vis­mo

H. CHI­RI­NOS / EFE

Ciu­da­da­nos ve­ne­zo­la­nos es­pe­ran jun­to a sus vehícu­los pa­ra car­gar ga­so­li­na en una es­ta­ción de Ma­ra­cai­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.