Pa­blo Iglesias de­nun­cia que han in­ten­ta­do en­trar en su ca­sa de Ávi­la

El in­mue­ble del vi­ce­pre­si­den­te su­frió da­ños en una de las con­tra­ven­ta­nas que da ac­ce­so a la pro­pie­dad. Se­gún los da­tos a los que ha te­ni­do ac­ce­so LOC, se for­zó y da­ñó la ven­ta­na si­tua­da al la­do de la puer­ta de en­tra­da.

El Mundo - - Portada - POR I. CO­BO

LA VI­VIEN­DA QUE EL VI­CE­PRE­SI­DEN­TE se­gun­do del Go­bierno po­see en la pro­vin­cia de Ávi­la ha su­fri­do da­ños en una de las ven­ta­nas de ac­ce­so. Se tra­ta­ría de unos des­per­fec­tos oca­sio­na­dos a co­mien­zos del pa­sa­do mes de ju­nio, en los que se ha­bría for­za­do y ro­to una de las con­tra­ven­ta­nas del do­mi­ci­lio de Iglesias, la que se en­cuen­tra pró­xi­ma a la puer­ta de ac­ce­so a la vi­vien­da. Sin em­bar­go, las otras en­tra­das a la pro­pie­dad in­clui­da la prin­ci­pal, no fue­ron for­za­das ni su­frie­ron da­ño al­guno. Tam­po­co se de­tec­tó nin­gún in­di­cio o se­ñal de que al­guien en­tra­se en el in­te­rior de la vi­vien­da del vi­ce­pre­si­den­te. Pa­blo Iglesias lo de­ta­lló en de­pen­den­cias po­li­cia­les, en una de­nun­cia a la que ha te­ni­do ac­ce­so LOC. El vi­ce­pre­si­den­te qui­so de­jar cons­tan­cia de los da­ños que se ha­bían pro­du­ci­do en su in­mue­ble y que ha­bían si­do de­tec­ta­dos por uno de sus agen­tes de seguridad en una vi­si­ta de com­pro­ba­ción. Es­ta pro­pie­dad apa­re­ce en la de­cla­ra­ción de bie­nes que pre­sen­tó en el Con­gre­so, don­de se re­fle­ja que po­see el pleno do­mi­nio de la vi­vien­da por tí­tu­lo de com­pra­ven­ta, que se pro­du­jo en 2013.

Aun así, fuen­tes ju­rí­di­cas con­sul­ta­das por LOC abren al­gu­nas hi­pó­te­sis so­bre el in­ci­den­te que le ha ocu­rri­do a Pa­blo Iglesias. Aun­que él ha de­di­ca­do mu­chos es­fuer­zos en mo­de­rar las vo­ces que se­ña­lan la oku­pa­ción de la vi­vien­da co­mo un pro­ble­ma cre­cien­te en nues­tro país, es­ta po­dría ser una de las ra­zo­nes que ha­yan lle­va­do a al­guien a for­zar su do­mi­ci­lio.

Des­de que au­men­ta­ra la preo­cu­pa­ción por es­te asun­to en­tre los es­pa­ño­les, tam­bién se ha ma­ni­fes­ta­do así en el Con­gre­so. El PP re­gis­tró una ley an­ti­oku­pas que per­mi­ti­ría los des­alo­jos en 12 ho­ras. El mi­nis­tro del In­te­rior, Gran­de-Mar­las­ka, re­co­no­ció la exis­ten­cia del pro­ble­ma, su au­men­to y la ne­ce­si­dad de to­mar me­di­das co­mo agi­li­zar los des­alo­jos. Mien­tras, Iglesias apun­ta­ba la im­por­tan­cia del ar­tícu­lo de la Cons­ti­tu­ción que se re­fie­re a ga­ran­ti­zar el de­re­cho a la vi­vien­da dig­na pa­ra to­dos los es­pa­ño­les. Pa­ra Iglesias el pro­ble­ma es­tá en el pre­cio de los al­qui­le­res y la vi­vien­da, así co­mo en los fon­dos bui­tres pro­pie­ta­rios de in­mue­bles. Tam­bién ex­pre­só que la ma­yo­ría de vi­vien­das oku­pa­das no son de par­ti­cu­la­res y sí de ban­cos. Asi­mis­mo ar­gu­men­tó que las pro­pie­da­des que sue­len ser oku­pa­das es­tán va­cías mien­tras una fran­ja im­por­tan­te de la so­cie­dad no pue­de ac­ce­der a una vi­vien­da.

Pe­ro, ¿qué pa­sa­ría si el pro­pie­ta­rio dam­ni­fi­ca­do fue­ra en es­te ca­so él? ¿De­fen­de­ría las mis­mas te­sis? Iglesias no sue­le vi­si­tar con mu­cha fre­cuen­cia la vi­vien­da que po­see en Ávi­la, por lo que la ma­yo­ría del tiem­po es­tá va­cía.

A juz­gar por los da­tos a los que ha te­ni­do ac­ce­so es­te su­ple­men­to, la pro­pie­dad de Iglesias tam­po­co pa­re­ce ha­ber si­do ob­je­ti­vo de ro­bo, pues­to que el in­te­rior del in­mue­ble se en­con­tra­ba tal y co­mo lo de­jó su due­ño. Aun así, al en­con­trar­se en una zo­na muy re­cón­di­ta de Ávi­la, la del in­ten­to de ro­bo se­ría otra de las hi­pó­te­sis a te­ner en cuen­ta. Si no, ¿pa­ra qué for­zar una con­tra­ven­ta­na de ac­ce­so a un do­mi­ci­lio? Otra po­si­bi­li­dad se­ría la de que al­guien, co­no­ce­dor (o no) de que la vi­vien­da per­te­ne­ce al vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno, ha­ya in­ten­ta­do oca­sio­nar al­gún da­ño, aun­que fue­ra me­nor, con el ob­je­ti­vo de in­co­mo­dar al pro­pie­ta­rio.

Es­ta úl­ti­ma te­sis iría en la mis­ma lí­nea que los aco­sos a los que Iglesias se ha re­fe­ri­do en los úl­ti­mos me­ses, adu­cien­do que él y su fa­mi­lia so­por­tan con­ti­nuos es­cra­ches en su cha­lé de Ga­la­pa­gar. Tam­bién de­nun­ció (en Twit­ter) co­mo ata­que de “ex­tre­ma de­re­cha” la si­tua­ción por la que aban­do­nó las pa­sa­das va­ca­cio­nes en As­tu­rias.

E. NA­RAN­JO / EFE

El vi­ce­pre­si­den­te se­gun­do del Go­bierno, en una de las se­sio­nes par­la­men­ta­rias del Con­gre­so.

E.M.

La pin­ta­da de ‘Co­le­tas ra­ta’ se vi­ra­li­zó en tan so­lo unos se­gun­dos des­pués de ser pu­bli­ca­da en Twit­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.