La se­re­ni­dad de Si­món

El Mundo - - Salud - FÉ­LIX OVEJERO

El mé­di­co Si­món no se arre­pien­te de su ges­tión. Sos­tie­ne que hi­zo lo me­jor que po­día ha­cer con la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble. Lo ha re­pe­ti­do en una entrevista te­le­vi­si­va que por su pro­pio for­ma­to con­fir­ma que es­tá con­ven­ci­do de lo que di­ce: só­lo quien ca­re­ce

de to­da du­da mo­ral par­ti­ci­pa­ría en ese es­pec­tácu­lo. Me asom­bra­ría su re­fle­xión, si to­da­vía es­tu­vie­ra en con­di­cio­nes de asom­brar­me. Pe­ro la ges­tión de la epi­de­mia me ha en­tu­me­ci­do el múscu­lo del asom­bro, aun­que to­da­vía con­ser­vo el de reac­cio­nar an­te la des­ver­güen­za. Sin ir más le­jos, se ha ac­ti­va­do has­ta el vér­ti­go cuan­do el Go­bierno, en la ho­ra de las res­pon­sa­bi­li­da­des, im­po­nía una on­to­lo­gía con­fe­de­ral. Co­mo si la ges­tión de la sa­lud de los es­pa­ño­les no le con­cer­nie­ra. Ex­tra­or­di­na­rio. Cuan­do nue­ve de las 10 re­gio­nes eu­ro­peas con peo­res da­tos son es­pa­ño­las, se le ocu­rre a uno que al­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad ten­drá el Go­bierno

de Es­pa­ña. O la es­truc­tu­ra del Es­ta­do. O el per­so­nal: a ver si aho­ra va­mos a des­cu­brir con ren­glo­nes tor­ci­dos que los es­pa­ño­les te­ne­mos iden­ti­dad pro­pia.

Si he de ser sin­ce­ro, la fal­ta de arre­pen­ti­mien­to de Si­món –y de Illa– me in­quie­ta. Re­sul­tan ele­men­tal­men­te in­hu­ma­nos. El arre­pen­ti­mien­to es in­se­pa­ra­ble de la con­di­ción hu­ma­na. Si al­go ca­rac­te­ri­za a nues­tra es­pe­cie es su ca­pa­ci­dad pa­ra con­je­tu­rar lo que pu­do ha­ber si­do y no fue, los fu­tu­ros po­si­bles aso­cia­dos a dis­tin­tas de­ci­sio­nes, un ta­len­to –y, a su ma­ne­ra, una des­gra­cia– es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­do con el po­ten­cial ima­gi­na­ti­vo que nos pro­por­cio­na el len­gua­je,

su ca­pa­ci­dad de abs­trac­ción. Le da­mos vuel­tas a otras vi­das po­si­bles, a otras ac­cio­nes, a las con­se­cuen­cias re­mo­tas de nues­tras de­ci­sio­nes pre­sen­tes. Afi­nan­do un po­co más: la sin­gu­la­ri­dad del pen­sa­mien­to hu­mano con­sis­te, so­bre to­do, en te­ner en cuen­ta el po­ten­cial fra­ca­so de nues­tros pla­nes, por ejem­plo en for­ma de pla­nes de con­tin­gen­cia (A. Bu­lley, J. Reds­haw, T. Sud­den­dorf, The Fu­tu­re-Di­rec­ted Fun­ctions of the Ima­gi­na­tion: From Pre­dic­tion to Me­ta­fo­re­sight, Psy­cho­logy, 2020). Ese ta­len­to, que nos ha­ce hu­ma­nos, tie­ne su sombra: nos ex­po­ne sin hui­da po­si­ble a la emo­ción del arre­pen­ti­mien­to. Afor­tu­na­da­men

te, la ma­yor par­te de los arre­pen­ti­mien­tos son me­nu­den­cias, ges­tio­na­bles sin ma­yo­res tras­tor­nos, pe­ro otros nos acom­pa­ñan de por vi­da sin con­ce­der­nos tre­guas. Lo con­den­só pa­ra siem­pre Ka­va­fis en Che fe­ce il gran ri­fiu­to, uno de sus me­jo­res poe­mas. Abren bre­cha en el ros­tro más fie­ro y en el lo­mo más fuer­te.

Pe­ro Si­món e Illa pa­re­cen ama­sa­dos con otro ba­rro. Ni se les pa­sa por la ca­be­za ha­ber­se equi­vo­ca­do. La exac­ta me­di­da de la pa­to­lo­gía se de­ja ver en la tran­qui­li­dad con la que, pa­ra se­llar su desas­tro­sa ges­tión, des­pa­chan dos co­le­ti­llas. Na­da di­ré de ese «nos lo di­ce la cien­cia», to­ma­do de la eti­que­ta

del Anís del Mono y cu­yo ma­yor mé­ri­to es con­cen­trar tres fa­la­cias en cin­co pa­la­bras. Pe­ro el des­or­den epis­té­mi­co pa­li­de­ce an­te el des­or­den mo­ral de la otra co­le­ti­lla: «Hi­ci­mos lo que te­nía­mos que ha­cer con la in­for­ma­ción de que dis­po­nía­mos». Hoy sa­be­mos que mien­ten, que, des­de enero, Se­gu­ri­dad Na­cio­nal les es­ta­ba ad­vir­tien­do de lo que se nos ve­nía en­ci­ma. Pe­ro hay al­go más hon­do in­clu­so que las men­ti­ras: la hui­da de la ver­dad. Con fre­cuen­cia los mor­ta­les co­mu­nes rehui­mos una im­por­tan­te obli­ga­ción epis­té­mi­ca con tras­fon­do mo­ral: so­mos res­pon­sa­bles de nues­tras ig­no­ran­cias. Pa­ra ir ti­ran­do, nos es­ca­mo­tea­mos las

ver­da­des in­hós­pi­tas, ne­go­cia­mos nues­tras co­bar­días y de­co­ra­mos nues­tra bio­gra­fía. Pe­ro si uno fun­ge co­mo cien­tí­fi­co y, aún más, co­mo po­lí­ti­co en el sen­ti­do más no­ble del ofi­cio, no pue­de pres­cin­dir del afán de ver­dad, no pue­de ha­cer­se tram­pas, ig­no­rar lo evi­den­te, ni rehuir las ver­da­des in­gra­tas. Por eso mis­mo, Si­món e Illa no pue­den te­ner la con­cien­cia tran­qui­la.

No ha­ce fal­ta re­mi­tir­se a lo que aho­ra sa­be­mos acer­ca de los mu­chos in­for­mes en­ton­ces des­aten­di­dos. Y es que ellos mis­mos se de­la­ta­ron des­de el pri­mer día, ca­da vez que re­pe­tían el con­ju­ro de «en mar­zo no se po­día sa­ber»: en los en­tor­nos de la

ma­ni­fes­ta­ción del 8-M, pa­sea­ron la con­sig­na de «ma­ta más el ma­chis­mo que el vi­rus» y, pa­ra jus­ti­fi­car la fal­ta de mas­ca­ri­llas, ale­ga­ron que ya no que­da­ban en el mer­ca­do... por­que to­do el mun­do ha­bía es­ta­do com­pran­do mas­ca­ri­llas, y, tam­bién, cuan­do, la pre­mi­sa im­plí­ci­ta de las dos con­si­de­ra­cio­nes es que sí se po­día sa­ber, que mu­chos lo sa­bían y por eso com­pra­ban mas­ca­ri­llas, las que es­ca­sea­ban, y por eso ellos es­ta­ban des­min­tién­do­los en aque­lla trá­gi­ca se­ma­na.

Dis­cul­pen mi di­gre­sión mo­ra­lis­ta, pe­ro no se ocu­rre me­jor ex­pli­ca­ción de la tan elo­gia­da im­per­tur­ba­bi­li­dad de Illa y Si­món.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.