De­for­ma­cio­nes po­pu­lis­tas

El Mundo - - Opinión - MA­NUEL ARIAS MAL­DO­NA­DO

ASÍ que el mis­mo Go­bierno que pu­so al fren­te de la Fis­ca­lía a una de sus mi­nis­tras quie­re au­men­tar su con­trol so­bre el po­der ju­di­cial: no hay na­da de lo que sor­pren­der­se. ¿Hay que preo­cu­par­se? So­lo su uno po­ne la in­te­gri­dad del sis­te­ma li­be­ral-de­mo­crá­ti­co por de­lan­te de las pa­sio­nes par­ti­dis­tas. Pa­ra que el lec­tor sus­pi­caz si­ga le­yen­do, ha de acla­rar­se que el blo­queo prac­ti­ca­do por el PP –y otro­ra tam­bién por el PSOE– re­sul­ta cen­su­ra­ble: si le preo­cu­pa la in­de­pen­den­cia de los jue­ces, ha te­ni­do una ma­yo­ría ab­so­lu­ta pa­ra re­for­zar­la. Ocu­rre que la re­for­ma pro­pues­ta por el Go­bierno se si­túa en otro ni­vel y apun­ta ha­cia un obs­ceno de­te­rio­ro de nues­tra de­mo­cra­cia. ¡Aun­que se ha­ga en su nom­bre! He ahí una prác­ti­ca tí­pi­ca­men­te po­pu­lis­ta.

La ale­gría con la que se ha usa­do es­te con­cep­to en la es­fe­ra pú­bli­ca ha ter­mi­na­do por de­va­luar cual­quier re­fe­ren­cia al mis­mo, pe­ro no es tan di­fí­cil: el po­pu­lis­mo con­sis­te en la afir­ma­ción de la vo­lun­tad po­pu­lar con­tra sus pre­sun­tos enemi­gos. En la prác­ti­ca, es el lí­der po­pu­lis­ta quien ejer­ce de ven­trí­lo­cuo y nos di­ce en qué con­sis­te esa vo­lun­tad. Y co­mo se tra­ta de crear pue­blo, la de­mo­cra­cia plu­ra­lis­ta re­pre­sen­ta un obs­tácu­lo: hay de­ma­sia­da gen­te que pien­sa dis­tin­to e in­clu­so una opo­si­ción que se em­pe­ña en ha­cer su tra­ba­jo. Por eso el po­pu­lis­ta, cuan­do lle­ga al po­der, in­ten­ta mo­di­fi­car el or­den cons­ti­tu­cio­nal: pa­ra ha­cer­lo me­nos li­be­ral.

Aho­ra bien: Po­de­mos y los na­cio­na­lis­tas siem­pre han de­fen­di­do la ne­ce­si­dad de co­lo­ni­zar las ins­ti­tu­cio­nes; la no­ve­dad es­tri­ba en la ad­he­sión so­cia­lis­ta. Pe­ro tam­po­co de­bie­ra ex­tra­ñar­nos: su es­tra­te­gia a lar­go pla­zo exi­ge con­so­li­dar la ma­yo­ría de la mo­ción de cen­su­ra. Se con­su­ma así la re­sig­ni­fi­ca­ción pós­tu­ma del 15-M: lo que en­ton­ces fue una que­ja con­tra el sis­te­ma se con­vier­te aho­ra en la idea mi­sio­na­ria de que las es­truc­tu­ras es­ta­ta­les de­ben ser pur­ga­das de sus pre­sun­tos ele­men­tos con­ser­va­do­res. ¡O fran­quis­tas! Es­ta pe­li­gro­sa fan­ta­sía ha ca­la­do ya en par­te de la opinión pú­bli­ca y cons­ti­tu­ye la con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra la de­for­ma­ción po­pu­lis­ta de las ins­ti­tu­cio­nes.

Qué co­sas: íba­mos a re­ge­ne­rar la de­mo­cra­cia y de mo­men­to la es­ta­mos es­tro­pean­do. Va co­bran­do así for­ma una vi­da po­lí­ti­ca en la que los ciu­da­da­nos son re­em­pla­za­dos por las tri­bus: un pa­raí­so ili­be­ral don­de man­da el más fuer­te. Ya se sa­be que los bár­ba­ros acam­pan fue­ra de la po­lis: lo que no sa­be­mos es cuán­ta gen­te va a que­dar den­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.