CUANDO LA JUS­TI­CIA SE DESPRESTIG­IA SO­LA

El Mundo - - Opinión - MAI­TE RI­CO SUJÉTAME EL VER­MÚ

AL­FON­SO Gue­rra en­te­rró a Mon­tes­quieu en 1985 y Pe­dro Sán­chez quie­re bai­lar hoy so­bre su tum­ba. La cri­sis abier­ta por el plan del Go­bierno de asaltar el Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Judicial, apro­ve­chan­do el ti­ra y aflo­ja que man­tie­ne con el Par­ti­do Po­pu­lar a cuen­ta de su renovación, po­dría te­ner una salida in­su­pe­ra­ble: re­su­ci­tar al ilus­tre fi­ló­so­fo fran­cés, de­vol­ver­le su pe­lu­ca, y de­jar que los jue­ces es­co­jan a sus re­pre­sen­tan­tes, co­mo re­co­mien­da la Unión Eu­ro­pea.

Pe­ro eso de la se­pa­ra­ción de po­de­res no aca­ba de cua­jar en es­te país. Y no so­lo por el de­seo de los par­ti­dos de me­ter la zar­pa en la Jus­ti­cia. Tam­po­co fal­tan jue­ces y fis­ca­les de­seo­sos de me­drar en la po­lí­ti­ca. Aho­ra mis­mo hay tres ma­gis­tra­dos con mi­nis­te­rio. Otro es con­se­je­ro del Go­bierno ma­dri­le­ño. Es­tos via­jes de ida y vuel­ta en­tre ju­di­ca­tu­ra y po­lí­ti­ca son le­ga­les, pe­ro es inevi­ta­ble que des­pier­ten re­ce­los.

Ahí es­tán las in­tri­gas de Bal­ta­sar Gar­zón en pos de una car­te­ra que nun­ca lle­gó, an­tes de aca­bar ex­pul­sa­do por pre­va­ri­ca­ción. En cam­bio su pa­re­ja, la fis­cal Do­lo­res Del­ga­do, sí lo ha lo­gra­do, y ha pa­sa­do de mi­ti­ne­ra del PSOE a mi­nis­tra de Jus­ti­cia y fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do sin so­lu­ción de continuida­d.

Es­tos al me­nos son ca­sos pú­bli­cos. Lue­go es­tán los mi­li­tan­tes más o me­nos sig­ni­fi­ca­dos. Que los jue­ces y los fis­ca­les se cla­si­fi­quen co­mo

pro­gre­sis­tas y con­ser­va­do­res no ayu­da a con­fiar en su im­par­cia­li­dad. So­bre to­do cuando, por ejem­plo, un ma­gis­tra­do pro­gre­sis­ta co­mo Jo­sé Ri­car­do de Pra­da aña­de en una sen­ten­cia un pá­rra­fo in­sos­te­ni­ble que sir­ve de pa­lan­ca pa­ra una mo­ción de cen­su­ra con­tra un Go­bierno con­ser­va­dor. Y lue­go el Su­pre­mo re­vo­ca la mor­ci­lla, y a otra cosa.

Por no ha­blar del nú­me­ro de Luis Na­va­jas, te­nien­te fis­cal del Su­pre­mo que pa­re­ce sa­li­do de un sai­ne­te de los her­ma­nos Álvarez Quin­te­ro. Pri­me­ro re­cha­zó to­das las de­man­das con­tra el Go­bierno por la ges­tión de la pan­de­mia, que él con­si­de­ra «idó­nea». Y an­te la llu­via de crí­ti­cas, qui­so de­fen­der­se ata­can­do. Arre­me­tió con­tra dos fis­ca­les del Su­pre­mo con­tra­rios a su cri­te­rio y des­tro­zó, de pa­so, al fis­cal anticorrup­ción Ig­na­cio Stam­pa, in­ves­ti­ga­do por una pre­sun­ta re­la­ción ín­ti­ma con la abo­ga­da de Po­de­mos en una cau­sa que afec­ta a Pa­blo Igle­sias.

Aho­ra Na­va­jas le pi­de per­dón y di­ce que se hi­zo eco de «pu­bli­ca­cio­nes fal­sas». Hom­bre, asu­ma us­ted que pi­so­teó la pre­sun­ción de inocen­cia de Stam­pa, pe­ro no acu­se a la pren­sa de men­tir. Que ahí es­tán los chats del equi­po le­gal de Po­de­mos. La ver­dad es que, con per­so­na­jes co­mo es­tos, no ha­cen fal­ta po­lí­ti­cos pa­ra des­pres­ti­giar la Jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.