El tí­te­re de Puig­de­mont re­ta a Ra­joy a re­edi­tar el 155

To­rra pro­me­te po­ner en mar­cha un «pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te» pa­ra apli­car el 1-0 ▶ Mon­cloa ad­vier­te de que vol­ve­rá a to­mar el con­trol

El Mundo - - PORTADA - VÍC­TOR MONDELO MA­RI­SA CRUZ

Mi­nu­tos des­pués de inau­gu­rar su con­di­ción de can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat, Quim To­rra anun­ció que pon­drá en mar­cha un «pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te» pa­ra apli­car el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum ile­gal del 1-O. El tí­te­re de Car­les Puig­de­mont, que só­lo pro­me­tió obe­dien­cia al Par­la­ment, ra­ti­fi­có ayer que su pri­me­ra de­ci­sión tras to­mar po­se­sión se­rá «re­ver­tir» los efec­tos del 155.

A la es­pe­ra de que el pre­si­den­cia­ble sea un­gi­do el lu­nes en se­gun­da vuel­ta al no po­der al­can­zar hoy la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en la pri­me­ra se­sión de in­ves­ti­du­ra, el Go­bierno ad­vir­tió de que vol­ve­rá a in­ter­ve­nir «sin ti­tu­beos» la Ge­ne­ra­li­tat si se vul­ne­ra la ley. El Eje­cu­ti­vo se pre­pa­ra ya pa­ra «ga­ran­ti­zar que la Cons­ti­tu­ción se cum­ple, la uni­dad na­cio­nal se res­pe­ta y na­die ac­túa con­tra la igual­dad».

Quim To­rra em­pie­za a sen­tar las ba­ses pa­ra que el Go­bierno pro­lon­gue la in­ter­ven­ción de la Ge­ne­ra­li­tat en apli­ca­ción del 155 o vuel­va a ac­ti­var­la en el cor­to pla­zo. Ayer, el hom­bre de pa­ja de­sig­na­do por Car­les Puig­de­mont pa­ra pre­si­dir Ca­ta­lu­ña en su au­sen­cia pro­me­tió po­ner en mar­cha un «pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te» en apli­ca­ción del re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum ile­gal del 1-O.

Hoy To­rra ten­drá oca­sión de re­do­blar su desafío al Es­ta­do va­lién­do­se del dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra que pro­nun­cia­rá en el Par­la­ment a par­tir de las 12 del me­dio­día, pe­ro ayer ya ofre­ció pis­tas de sus prio­ri­da­des en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a TV3 in­me­dia­ta­men­te des­pués de que Ro­ger To­rrent lo pos­tu­la­se ofi­cial­men­te co­mo can­di­da­to tras una nue­va ron­da de con­sul­tas ex­prés. El pre­si­den­te de la Cá­ma­ra ca­ta­la­na, siem­pre pres­to a cum­plir con ce­le­ri­dad las ór­de­nes de Puig­de­mont, li­qui­dó el trá­mi­te en unas ho­ras, co­mo ya hi­cie­ra cuan­do el ex pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat le em­pu­jó a in­ten­tar la in­ves­ti­du­ra de Jor­di Tu­rull y Jor­di Sàn­chez a pe­sar de sus nu­las op­cio­nes de ser in­ves­ti­dos.

Ad­qui­ri­da la con­di­ción de pre­si­den­cia­ble, To­rra acu­dió a la te­le­vi­sión pú­bli­ca ca­ta­la­na pa­ra anun­ciar a sus con­ciu­da­da­nos y al Go­bierno que no pien­sa re­gre­sar al cum­pli­mien­to de la le­ga­li­dad vi­gen­te apar­tán­do­se, de­fi­ni­ti­va­men­te, del pro­ce­so se­ce­sio­nis­ta inau­gu­ra­do por Ar­tur Mas y cul­mi­na­do por Puig­de­mont, su an­te­ce­sor y pa­trón.

To­rra avan­zó que pon­drá en mar­cha la «cons­truc­ción de la re­pú­bli­ca» a tra­vés de ese in­de­fi­ni­do pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te que ya apa­re­cía plas­ma­do en el acuer­do sus­cri­to en­tre Junts per Ca­ta­lun­ya y ERC a ini­cios de mar­zo. En el do­cu­men­to, las dos prin­ci­pa­les fuer­zas in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nas se com­pro­me­tían a «con­for­mar las ba­ses de una pro­pues­ta de Cons­ti­tu­ción de la re­pú­bli­ca de Ca­ta­lu­ña», si bien no ga­ran­ti­za­ban que el tex­to aca­ba­ra apro­bán­do­se en el Par­la­ment du­ran­te es­ta le­gis­la­tu­ra.

En el pac­to tam­po­co exis­tían re­fe­ren­cias a la desobe­dien­cia, pe­ro ayer To­rra en­tre­abrió la puer­ta a rea­li­zar nue­vos desaca­tos. Ape­lan­do a la mis­ma fór­mu­la que la en­car­ce­la­da ex pre­si­den­ta del Par­la­ment, Car­me For­ca­dell, uti­li­zó pa­ra apro­bar las «le­yes de des­co­ne­xión» o pa­ra per­mi­tir la pro­cla­ma­ción de la in­de­pen­den­cia uni­la­te­ral el 27 de oc­tu­bre, el can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat ma­ni­fes­tó ayer: «Só­lo acep­to la po­si­bi­li­dad de obe­de­cer lo que de­ci­da el Par­la­ment. És­te es el lí­mi­te que me mar­co».

Los avi­sos al Eje­cu­ti­vo li­de­ra­do por Ma­riano Ra­joy no fi­na­li­za­ron ahí. El tí­te­re de Puig­de­mont tam­bién ra­ti­fi­có –co­mo ya ha­bía ade­lan­ta­do el fu­ga­do– que su pri­me­ra de­ci­sión co­mo pre­si­dent se­rá re­ver­tir los efec­tos del 155 me­dian­te un «plan de cho­que» que im­pli­ca­rá la «res­tau­ra­ción» de car­gos pú­bli­cos ce­sa­dos «por mo­ti­vos po­lí­ti­cos» o la «re­cu­pe­ra­ción de le­yes suspendidas por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal».

El pulso que­da­rá com­ple­ta­do con ac­cio­nes más sim­bó­li­cas co­mo la co­lo­ca­ción de un gran la­zo ama­ri­llo en re­cuer­do a los po­lí­ti­cos se­ce­sio­nis­tas pre­sos pre­si­dien­do la fa­cha­da del Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat o en las si­llas

que uti­li­za­ban Puig­de­mont y los ex con­se­je­ros en las reunio­nes del Go­vern du­ran­te la pa­sa­da le­gis­la­tu­ra.

La in­ter­ven­ción del can­di­da­to en TV3 sir­vió tam­bién pa­ra con­fir­mar que asu­me con na­tu­ra­li­dad y gus­to el pa­pel de ma­rio­ne­ta que le ha si­do en­co­men­da­do. No en vano, To­rra ad­mi­tió, co­mo ya ade­lan­ta­ra el jue­ves Puig­de­mont cuan­do lo de­sig­nó su su­ce­sor, que su pues­to es tan «pro­vi­sio­nal» co­mo la pro­pia le­gis­la­tu­ra. El pre­si­den­cia­ble de Junts per Ca­ta­lun­ya con­fir­mó que afron­ta su man­da­to co­mo «una eta­pa de tran­si­ción» y evi­tó ga­ran­ti­zar que ago­ta­rá la le­gis­la­tu­ra. «Es muy com­pli­ca­do ha­cer esos pro­nós­ti­cos», ase­ve­ró, de­jan­do a las cla­ras que la re­pe­ti­ción elec­to­ral en apro­xi­ma­da­men­te un año es un es­ce­na­rio más que plau­si­ble. Por no atre­ver­se, To­rra ni si­quie­ra se atre­vió a acla­rar si uti­li­za­rá el des­pa­cho ha­bi­tual­men­te re­ser­va­do al pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat an­te las re­ti­cen­cias de Puig­de­mont a ce­der las de­pen­den­cias que ocu­pa­ba has­ta que fue ce­sa­do en apli­ca­ción del 155 y de­ci­dió em­pren­der su hui­da a Bru­se­las.

An­tes de in­gre­sar en el He­mi­ci­clo pa­ra de­ta­llar su plan de Go­bierno a los dipu­tados, To­rra tra­tó de blan­quear un cu­rrí­cu­lum pla­ga­do de opi­nio­nes su­pre­ma­cis­tas y xe­nó­fo-

bas con­tra los es­pa­ño­les. El can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat pi­dió «dis­cul­pas» por la pu­bli­ca­ción de men­sa­jes en la red so­cial Twit­ter en los que sos­te­nía que «los es­pa­ño­les só­lo sa­ben ex­po­liar» o afir­ma­ba: «So­bre to­do, lo que sor­pren­de es el tono, la ma­la edu­ca­ción, la pi­je­ría es­pa­ño­la, la sen­sa­ción de in­mun­di­cia. Ho­rri­ble».

Con es­ta car­ta de ser­vi­cios To­rra afron­ta­rá hoy la pri­me­ra se­sión del de­ba­te de in­ves­ti­du­ra, de la que no sal­drá in­ves­ti­do an­te la im­po­si­bi­li­dad de al­can­zar los 68 votos en los que es­tá fi­ja­da la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Junts per Ca­ta­lun­ya y ERC só­lo su­man 66 votos –con­tan­do los que Puig­de­mont y Co­mín de­le­ga­rán des­de Ber­lín y Bru­se­las–, por lo que se­ría ne­ce­sa­rio que al me­nos dos de los cua­tro par­la­men­ta­rios de la CUP res­pal­da­ran al pre­si­den­cia­ble pa­ra no te­ner que re­cu­rrir a la se­gun­da vuel­ta. Sin em­bar­go, los an­ti­sis­te­ma si­guen en­ro­ca­dos en la abs­ten­ción, una pos­tu­ra in­ter­me­dia pa­ra pro­tes­tar con­tra la no in­ves­ti­du­ra de Puig­de­mont sin blo­quear la le­gis­la­tu­ra y abo­car a la re­pe­ti­ción elec­to­ral.

Es­ta cir­cuns­tan­cia obli­ga­rá a que el lu­nes –48 ho­ras des­pués de la pri­me­ra ten­ta­ti­va, co­mo mar­ca el re­gla­men­to– se ce­le­bre la se­gun­da se­sión del Pleno de in­ves­ti­du­ra. Pre­vi­si­ble­men­te, To­rra sí sal­drá de ella co­mo pre­si­den­te, aun­que la CUP vol­ve­rá a en­car­gar­se de apor­tar una do­sis de in­cer­ti­dum­bre. La for­ma­ción se­ce­sio­nis­ta de iz­quier­da ra­di­cal ce­le­bra­rá un cón­cla­ve el do­min­go pa­ra de­ba­tir la pe­ti­ción de un sec­tor del par­ti­do que re­cla­ma vo­tar con­tra To­rra. Si la di­rec­ción de la CUP acep­ta­ra esa so­li­ci­tud, el can­di­da­to no se­ría ele­gi­do pues ob­ten­dría 69 votos en con­tra –los 65 de las fuer­zas con­tra­rias a la in­de­pen­den­cia y los cua­tro de la CUP– por 66 a fa­vor. En ese su­pues­to la vuel­ta a las ur­nas es­ta­ría ser­vi­da.

EFE

El can­di­da­to a pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Quim To­rra, ayer en las es­ca­le­ras del Par­la­ment, flan­quea­do por los je­fes de Junts per Ca­ta­lun­ya, Elsa Ar­ta­di y Eduard Pujol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.