Aler­ta en la UE an­te un Go­bierno eu­ro­es­cép­ti­co en Ita­lia

Las ne­go­cia­cio­nes en­tre el Mo­vi­mien­to Cin­co Es­tre­llas y la Li­ga preo­cu­pan a Bru­se­las.

El Mundo - - PORTADA - PA­BLO R. SUANZES

Las ne­go­cia­cio­nes en­tre el Mo­vi­mien­to Cin­co Es­tre­llas (M5E) y la Li­ga es­tán po­nien­do muy ner­vio­sos a los di­ri­gen­tes de la Unión Eu­ro­pea. Que hay preo­cu­pa­ción no es nin­gún se­cre­to. El asun­to lle­va se­ma­nas sien­do un que­bra­de­ro de ca­be­za en París, Ber­lín y Bru­se­las y, con ca­da men­sa­je que lle­ga des­de Ro­ma y Mi­lán, em­peo­ra.

«Sue­nan cam­pa­nas de alar­ma des­de Ita­lia», ad­mi­tió Ma­cron el jue­ves. Por eso ayer, en Flo­ren­cia, du­ran­te un ciclo de con­fe­ren­cias or­ga­ni­za­das por el Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio Eu­ro­peo, la pla­na ma­yor de las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias lo de­jó cla­ro. En pú­bli­co y en pri­va­do. En­via­ron un men­sa­je, una pe­ti­ción, un re­ca­do, pe­ro no una ame­na­za. Pa­só la épo­ca de la pre­sión, pues los mer­ca­dos ya no as­fi­xian y ade­más el elec­to­ra­do trans­al­pino ha man­da­do un avi­so muy se­rio. Pe­ro no hay in­di­fe­ren­cia y equi­dis­tan­cia.

Vis­tos los nú­me­ros y la pa­rá­li­sis, Eu­ro­pa pien­sa que lo más pru­den­te es ofre­cer la me­jor me­ji­lla y mos­trar que fue­ra ha­ce mu­cho frío. Te­men a los re­cién lle­ga­dos, por ama­teurs, por im­pru­den­tes, por no ha­blar su mis­mo len­gua­je ni res­pe­tar sus có­di­gos. Por el dis­cur­so es­cép­ti­co o abier­ta­men­te an­ti­eu­ro­peo en uno de los miem­bros fun­da­do­res.

Por ello elo­gian la de­mo­cra­cia y en­to­nan el mea cul­pa por la len­ta reac­ción an­te los re­fu­gia­dos. Pe­ro al mis­mo tiem­po pi­den vi­sión, com­pro­mi­so. Y res­pon­sa­bi­li­dad, por­que una co­sa es lan­zar bra­vu­co­na­das des­de la opo­si­ción y otra sen­tar­se en la me­sa del Con­se­jo de Mi­nis­tros y so­bre to­do en la del Con­se­jo, en Bru­se­las.

«Hay eu­ro­peos a tiem­po completo que siem­pre es­tán ahí cuan­do ha­ce fal­ta. Y hay eu­ro­peos a tiem­po par­cial que a ve­ces es­tán, a ve­ces no, pe­ro dan mu­chos dis­cur­sos». Jean-Clau­de Junc­ker, pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, es­tá más que cur­ti­do en te­mas de­li­ca­dos. Sa­be que ca­da pa­la­bra su­ya so­bre asun­tos na­cio­na­les se con­vier­te en un ar­ma arro­ja­di­za, y más en Ita­lia, don­de Mat­teo Sal­vi­ni, an­tes de las elecciones, se ufa­nó de que «ca­da vez que Junc­ker abre la bo­ca, gano votos». Por eso el lu­xem­bur­gués no en­tró en nom­bres y ape­lli­dos en su dis­cur­so, pe­ro al men­tar el tiem­po par­cial te­nía en men­te a Vik­tor Or­ban, a Po­lo­nia, y muy evi­den­te­men­te a los nue­vos par­ti­dos que no de­jan de re­cla­mar fon­dos pa­ra su agri­cul­tu­ra, pa­ra la cri­sis mi­gra­to­ria y se be­ne­fi­cian de sus sueldos de eu­ro­dipu­tados, co­mo el pro­pio Sal­vi­ni, pe­ro que se ali­men­tan de ata­car a la Unión Eu­ro­pea y ame­na­zan con sa­car a su país del eu­ro.

«No se pue­de bro­mear y ju­gar con fue­go», coin­ci­dió el pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo, An­to­nio Ta­ja­ni. Es ob­vio que él, co­mo can­di­da­to de For­za Ita­lia, es cual­quier co­sa me­nos ob­je­ti­vo o neu­tral. Pe­ro es tam­bién evi­den­te y cier­to lo que di­jo ayer en su in­ter­ven­ción en el Pa­laz­zo Vec­chio: que «to­do el mun­do en Eu­ro­pa es­tá mi­ran­do lo que pa­sa», que «es anacró­ni­co que Ita­lia sal­ga de la Unión Eu­ro­pea o de la mo­ne­da úni­ca» y que se­ría «pe­gar­se un ti­ro en el pie».

Aun­que la Li­ga man­tie­ne el tono be­li­ge­ran­te y rup­tu­ris­ta, des­de el M5E pro­me­ten que no se ha­rá na­da que «pon­ga en peligro» la re­la­ción con Eu­ro­pa. Su re­tó­ri­ca es me­jor re­ci­bi­da, pe­ro na­die se la cree y así re­so­na­ba es­ta se­ma­na en los pa­si­llos del fo­ro tos­cano y en ca­da co­rri­llo y ce­na de ga­la.

La ex­pe­rien­cia de Sy­ri­za y de los hal­co­nes hún­ga­ros o po­la­cos es­tá muy fres­ca. Y tam­po­co los ex lí­de­res ita­lia­nos dan un du­ro por ellos. En Flo­ren­cia es­ta­ban ayer dos ex pri­mer mi­nis­tros, En­ri­co Let­ta y Ma­rio Mon­ti, abier­ta­men­te in­có­mo­dos con la si­tua­ción ac­tual. El pre­si­den­te Mat­ta­re­lla, con un dis­cur­so ex­tra­or­di­na­ria­men­te eu­ro­peís­ta y que pre­vino con­tra la so­lu­ción «del si­glo XVIII» y abo­gó por per­ma­ne­cer uni­dos y fuer­tes. Y Ma­rio Drag­hi, ad­vir­tien­do de los ries­gos so­bre el eu­ro.

La cri­sis mi­gra­to­ria y el es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co, con las po­lí­ti­cas que Eu­ro­pa tan mal ven­dió (e im­pu­so) han si­do, co­mo ad­mi­tió Junc­ker, «ma­te­ria pri­ma pa­ra po­pu­lis­tas y na­cio­na­lis­tas». Pe­ro la reali­dad es que «la so­li­da­ri­dad se des­hi­la­cha y se pier­de po­co a po­co». Y que to­dos en el es­ta­blish­ment co­mu­ni­ta­rio em­pie­zan a te­mer que tras su­pe­rar los ór­da­gos de Fran­cia, Ho­lan­da y Ale­ma­nia, el gran pró­xi­mo dra­ma con­ti­nen­tal va­ya a lle­gar, de nue­vo, des­de el sur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.