Lla­re­na re­cla­ma al ex ‘pre­si­dent’ só­lo por se­di­ción pa­ra ase­gu­rar su en­tre­ga

Co­mu­ni­ca al tri­bu­nal que nie­ga la en­tre­ga de Car­les Puig­de­mont por re­be­lión que es­tá «con­ven­ci­do» de que el 1-O tam­bién se­ría de­li­to allí

El Mundo - - PORTADA - MA­NUEL MA­RRA­CO

El juez Pa­blo Lla­re­na ha re­mi­ti­do al tri­bu­nal ale­mán que se nie­ga a en­tre­gar a Car­les Puig­de­mont por re­be­lión un es­cri­to en el que le ofre­ce la po­si­bi­li­dad de en­viar­lo a Es­pa­ña por se­di­ción. Se tra­ta de un de­li­to que aca­rrea pe­nas de cár­cel in­fe­rio­res, pe­ro que per­mi­ti­ría una con­de­na de has­ta 15 años y que pue­de ase­gu­rar la en­tre­ga, ya que Lla­re­na se mues­tra en el tex­to «con­ven­ci­do» de que el pro­cés es «cons­ti­tu­ti­vo de al­gún ti­po de in­frac­ción pe­nal en Ale­ma­nia». Lo que el Tri­bu­nal Su­pre­mo no es­tá dis­pues­to a acep­tar es una en­tre­ga só­lo por desobe­dien­cia y mal­ver­sa­ción.

El juez Pa­blo Lla­re­na ha ofre­ci­do a la Jus­ti­cia ale­ma­na la po­si­bi­li­dad de en­tre­gar a Car­les Puig­de­mont por un de­li­to de se­di­ción. El es­cri­to del ma­gis­tra­do es­tá di­ri­gi­do a la Fis­ca­lía ale­ma­na, pe­ro tie­ne co­mo des­ti­na­ta­rio úl­ti­mo al tri­bu­nal re­gio­nal de Schles­wig-Hols­tein.

Se tra­ta de una se­rie de acla­ra­cio­nes so­bre di­ver­sos as­pec­tos ju­rí­di­cos del ca­so y es la res­pues­ta a la ne­ga­ti­va ini­cial del tri­bu­nal ale­mán a en­tre­gar al ex pre­si­dent por re­be­lión, al es­ti­mar que la vio­len­cia em­plea­da en el pro­cés no al­can­zó la in­ten­si­dad su­fi­cien­te pa­ra que en Ale­ma­nia se le pue­da acu­sar de al­ta trai­ción, el de­li­to equi­va­len­te en ese país.

Se­gún in­di­can fuen­tes del Su­pre­mo, Lla­re­na ex­pli­ca al tri­bu­nal ale­mán que no es im­pres­cin­di­ble que los he­chos de­lic­ti­vos que re­la­ta en el au­to de pro­ce­sa­mien­to en­ca­jen en la re­be­lión-al­ta trai­ción. Que bas­ta­ría pa­ra la en­tre­ga que fue­ran al­gún de­li­to en Ale­ma­nia, lo que en­glo­ba tam­bién la se­di­ción, apli­ca­ble a si­tua­cio­nes sin vio­len­cia.

Lla­re­na es­tá con­ven­ci­do de que lo acon­te­ci­do 1-O tam­bién ha­bría si­do al­gún de­li­to en Ale­ma­nia. «Es­ta­mos ab­so­lu­ta­men­te con­ven­ci­dos de que la ac­tua­ción no es pe­nal­men­te irre­le­van­te en su país, a la vis­ta de cual­quier otro pre­cep­to pe­nal», di­ce el juez pa­ra el ca­so de que el tri­bu­nal in­sis­ta en que no se­ría al­ta trai­ción. Lla­re­na men­cio­na otros cua­tro ar­tícu­los del Có­di­go Pe­nal ale­mán en los que po­dría en­ca­jar el 1-O.

E in­sis­te: «Con in­de­pen­den­cia de cuál sea el de­li­to que cons­ti­tu­yan es­tos he­chos en Ale­ma­nia o cuál sea la gra­ve­dad de la ca­li­fi­ca­ción con­for­me a su or­de­na­mien­to ju­rí­di­co, es­ta­mos con­ven­ci­dos de que los he­chos que se re­la­tan en el au­to de pro­ce­sa­mien­to y en el apar­ta­do e) de la OEDE [eu­ro­or­den] son cons­ti­tu­ti­vos de al­gún ti­po de in­frac­ción pe­nal en Ale­ma­nia. No re­sul­ta­ría en­ten­di­ble que los he­chos des­cri­tos, si se eje­cu­ta­ran con ca­pi­tal ex­clu­si­va­men­te pri­va­do [es de­cir, sin mal­ver­sa­ción], pue­dan ser co­me­ti­dos por el pre­si­den­te de un Land sin con­tra­riar la ley pe­nal ale­ma­na en nin­guno de sus pre­cep­tos».

El es­cri­to re­fle­ja que el juez del Su­pre­mo sí acep­ta­ría la en­tre­ga por se­di­ción, que aun­que aca­rrea pe­nas in­fe­rio­res a la re­be­lión per­mi­ti­ría una con­de­na de has­ta 15 años. Lla­re­na ex­pli­ca que, de he­cho, la Fis­ca­lía es­pa­ño­la tie­ne abier­ta la po­si­bi­li­dad de acu­sar fi­nal­men­te por se­di­ción y no por re­be­lión, una op­ción con­tem­pla­da en la pro­pia que­re­lla con la que se ac­ti­vó la cau­sa. Lo que el juez tam­bién ex­pli­ca en el es­cri­to, ade­lan­ta­do por La Van­guar­dia, es que no ha­brá en nin­gún ca­so una me­ra acu­sa­ción por desobe­dien­cia, da­da la mag­ni­tud de los he­chos de­lic­ti­vos.

Fuen­tes del Su­pre­mo man­tie­nen des­de ha­ce se­ma­nas que se acep­ta­ría una en­tre­ga por se­di­ción, pe­ro no só­lo por desobe­dien­cia y mal­ver­sa­ción. Si es­ta fue­ra la úl­ti­ma pa­la­bra del tri­bu­nal re­gio­nal ale­mán, Lla­re­na lle­va­ría el ca­so al Tri­bu­nal de la UE, pa­ra que acla­ra­se los tér­mi­nos en los que se de­be res­pon­der a una eu­ro­or­den. Si la li­mi­ta­ción se man­tu­vie­ra, se re­ti­ra­ría la eu­ro­or­den.

En otro pun­to, Lla­re­na mues­tra sus du­das de que el tri­bu­nal ale­mán es­té en con­di­cio­nes de ha­cer un exa­men ju­rí­di­co pro­fun­do de los he­chos. «Da­do que el Es­ta­do re­que­ri­do no es­tá en con­di­cio­nes de eva­luar con com­ple­ta con­tra­dic­ción en­tre to­das las par­tes afec­ta­das una res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal que se ven­ti­la con­for­me al de­re­cho español, y cu­yas in­nu­me­ra­bles prue­bas se en­cuen­tran aquí, es por lo que la DM [De­ci­sión Mar­co que re­gu­la la eu­ro­or­den] con­di­cio­na la en­tre­ga al me­ro

jui­cio de in­cri­mi­na­ción de los he­chos en Ale­ma­nia, in­di­can­do que se ha­ga con in­de­pen­den­cia de los ele­men­tos cons­ti­tu­ti­vos o de la ca­li­fi­ca­ción que me­rez­can en Ale­ma­nia».

En el au­to de es­ta mis­ma se­ma­na en el que ra­ti­fi­ca­ba los pro­ce­sa­mien­tos, Lla­re­na men­cio­na­ba por pri­me­ra vez la op­ción de que fi­nal­men­te se acu­se por se­di­ción o por una re­be­lión pe­ro só­lo en gra­do de ten­ta­ti­va. Y re­cor­da­ba que no le co­rres­pon­de a él co­mo juez ins­truc­tor fi­jar los de­li­tos que se lle­van a jui­cio, una ta­rea que só­lo in­cum­be a las acu­sa­cio­nes. Lo que com­pe­te al ins­truc­tor es fi­jar los he­chos de­lic­ti­vos. Ese mis­mo men­sa­je de que lo im­por­tan­te es si los he­chos re­la­ta­dos son al­gún de­li­to, al mar­gen de cuál sea es­te, es el que ha tras­la­da­do a Ale­ma­nia.

El ma­gis­tra­do ins­truc­tor ha re­mi­ti­do igual­men­te acla­ra­cio­nes a la Fis­ca­lía de Bél­gi­ca, don­de se es­tu­dia la en­tre­ga de los ex con­se­je­ros Lluís Puig, To­ni Co­mín y Me­rit­xell Se­rret. Tam­bién ex­pli­ca que só­lo en­ten­de­ría una ne­ga­ti­va a en­tre­gar a Co­mín por re­be­lión si los he­chos no son nin­gún de­li­to en Bél­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.