Un arre­pen­ti­do acu­sa a Ci­fuen­tes de ma­ni­pu­lar el frau­de del Ca­nal con­tra Ig­na­cio Gon­zá­lez

Un ex di­rec­ti­vo de la em­pre­sa de aguas con­fie­sa que or­de­nó en­gor­dar la ta­sa­ción de su fi­lial en La­ti­noa­mé­ri­ca

El Mundo - - PORTADA - ES­TE­BAN URREIZTIETA

Die­go Arias, ex res­pon­sa­ble de Ne­go­cios del Ca­nal de Isa­bel II en La­ti­noa­mé­ri­ca, ha ase­gu­ra­do a la Fis­ca­lía que fue pre­sio­na­do por el Go­bierno de Ci­fuen­tes pa­ra «ma­ni­pu­lar» va­lo­ra­cio­nes con el ob­je­ti­vo de in­cri­mi­nar a Ig­na­cio Gon­zá­lez.

El ex di­rec­tor de Ne­go­cios de Inas­sa, la em­pre­sa del Ca­nal de Isa­bel II en La­ti­noa­mé­ri­ca, ha acu­sa­do al Go­bierno de Cristina Ci­fuen­tes de «ma­ni­pu­lar» las ta­sa­cio­nes de la ad­qui­si­ción de em­pre­sas pa­ra per­ju­di­car a Ig­na­cio Gon­zá­lez.

Die­go Arias, que ha de­ci­di­do co­la­bo­rar con la Jus­ti­cia pa­ra des­en­tra­ñar el pre­sun­to pa­go de co­mi­sio­nes en la ex­pan­sión de la em­pre­sa ma­dri­le­ña de aguas en La­ti­noa­mé­ri­ca, re­la­tó ha­ce va­rios me­ses a la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción que fue for­za­do por el Eje­cu­ti­vo re­gio­nal del PP que di­ri­gía Ci­fuen­tes pa­ra «ma­ni­pu­lar por un te­ma po­lí­ti­co» la va­lo­ra­ción de la em­pre­sa bra­si­le­ña Emis­sao, ad­qui­ri­da en 2013. De es­ta for­ma, siem­pre se­gún su ver­sión, se en­gor­da­ba el es­cán­da­lo.

Arias lan­za en su com­pa­re­cen­cia lo que él mis­mo de­no­mi­na co­mo una «gra­ve acu­sa­ción» con­tra el ac­tual di­rec­tor de la em­pre­sa de aguas ma­dri­le­ña, Ra­fael Prie­to, al que se­ña­la co­mo la per­so­na que le dio la or­den de ma­ni­pu­lar la ta­sa­ción a la ba­ja pa­ra apa­ren­tar que el Go­bierno que pre­si­día Gon­zá­lez ad­qui­rió la so­cie­dad con un im­por­tan­te so­bre­pre­cio.

Por su par­te, fuen­tes de la em­pre­sa de aguas ma­dri­le­ña han ne­ga­do ta­jan­te­men­te en de­cla­ra­cio­nes a es­te pe­rió­di­co que se le die­ra se­me­jan­te ins­truc­ción a Arias. Por el con­tra­rio, se­ña­lan que se tra­ta de «un de­lin­cuen­te con­fe­so», en re­fe­ren­cia a que ha ad­mi­ti­do que co­bró co­mi­sio­nes por la com­pra de Emis­sao que, por tan­to, «no tie­ne nin­gu­na cre­di­bi­li­dad» y con­si­de­ran «ló­gi­co» que arre­me­ta con­tra quie­nes han ins­ta­do su en­car­ce­la­mien­to por par­te de la Au­dien­cia Na­cio­nal.

«No sé si ac­tuó in­du­ci­do por [Án­gel] Garrido –ac­tual pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid– o por Ci­fuen­tes pa­ra ma­ne­jar un te­ma po­lí­ti­co en el pre­cio», ra­zo­nó el ex di­rec­ti­vo de la em­pre­sa pú­bli­ca ma­dri­le­ña en La­ti­noa­mé­ri­ca en re­la­ción con la pe­ti­ción que ase­gu­ra que le hi­zo Prie­to.

«Cuan­do sa­lió lo que Ca­nal es­tá di­cien­do le di­je a Ra­fael: ‘Tú sa­bes que Emis­sao no va­le eso’», ex­pli­có Arias a la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción. «A no­so­tros nues­tra va­lo­ra­ción nos da­ba al­re­de­dor de 24 mi­llo­nes de dó­la­res –el Ca­nal la com­pró en 2013 por unos 25 mi­llo­nes de eu­ros–», aña­dió. «Me lla­mó en­ton­ces el di­rec­tor fi­nan­cie­ro del Ca­nal y me di­jo: ‘Die­go, no­so­tros es­ta­mos ha­cien­do una ver­sión que nos da 10 mi­llo­nes de dó­la­res’». «¡Có­mo me vas a sa­lir con eso!», ase­gu­ra que le re­pli­có.

«Me di­je­ron que esa va­lo­ra­ción no se de­bía mo­ver de ahí por or­den de Ra­fael Prie­to por­que lo iban a man­dar al juz­ga­do y no po­dían que­dar mal». «Yo di­je: ‘No me pres­to pa­ra es­to’». Tras la dispu­ta, Arias se­ña­la que el Ca­nal con­tra­tó a De­loit­te cu­yo dic­ta­men, aña­de Arias, «tam­bién fue ma­ni­pu­la­do por Ca­nal» y «no que­rían que se vie­ra».

En re­la­ción con es­te apar­ta­do las mis­mas fuen­tes ofi­cia­les del Ca­nal de Isa­bel II con­sul­ta­das por es­te pe­rió­di­co ad­mi­ten que «hu­bo dis­cre­pan­cias en las va­lo­ra­cio­nes ini­cia­les», que téc­ni­ca­men­te se ca­li­fi­can co­mo «test de de­te­rio­ro», pe­ro que en nin­gún ca­so se le im­pu­so a Arias que fi­ja­ra una ci­fra con­cre­ta.

Arias aña­dió que Prie­to lle­gó a presentar su di­mi­sión «por­que lo es­tán pre­sio­nan­do». «Se quie­re ir», agre­gó. Al mis­mo tiem­po se­ña­ló que el di­rec­tor fi­nan­cie­ro del Ca­nal «tam­bién se quie­re ir por­que le es­tán pre­sio­nan­do».

En alu­sión a es­te úl­ti­mo, se­ña­ló que le con­fe­só en una oca­sión que ha­bía «un gru­po de in­te­lec­tua­les» que ro­dea­ban a Cristina Ci­fuen­tes. «Cua­tro ge­ren­tes que ve­nían de em­pre­sas pri­va­das y for­man un cón­cla­ve que se reúne to­das las se­ma­nas en un si­tio». «Ahí de­ci­dían la in­for­ma­ción que se man­da­ba a la pren­sa pa­ra apo­yar a la je­fa», aña­dió. «Aquí ha ha­bi­do ma­ni­pu­la­ción de in­for­ma­ción to­da la que us­ted quie­ra», apos­ti­lló el arre­pen­ti­do co­lom­biano.

Por otra par­te, des­vin­cu­ló a Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón de cual­quier irre­gu­la­ri­dad del Ca­nal y sub­ra­yó que nun­ca es­cu­chó ha­blar de él.

Arias ha ase­gu­ra­do que el ex

Sos­tie­ne que le obli­ga­ron a ta­sar Emis­sao en un ter­cio de su va­lor

res­pon­sa­ble del Ca­nal de Isa­bel II en La­ti­noa­mé­ri­ca le con­tó lo mis­mo que Ed­mun­do Ro­drí­guez So­brino re­la­tó en se­de ju­di­cial en re­la­ción con Ig­na­cio Gon­zá­lez. Es de­cir, que él mis­mo co­bró una co­mi­sión y que una par­te iba des­ti­na­da al ex pre­si­den­te ma­dri­le­ño.

Ro­drí­guez So­brino, tal y co­mo des­ve­ló EL MUN­DO, per­ci­bió 2,5 mi­llo­nes de dó­la­res de co­mi­sión y sos­tie­ne que una par­te iba des­ti­na­da a Gon­zá­lez, aun­que tam­bién ha ase­gu­ra­do que no re­ti­ró el di­ne­ro.

ÁN­GEL NA­VA­RRE­TE

La Guar­dia Ci­vil re­gis­tra la se­de del Ca­nal de Isa­bel II, en Ma­drid, en abril de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.