Fie­bre me­xi­ca­na por Ma­drid, pe­ro no por Bar­ce­lo­na

Au­men­tan los in­ver­so­res az­te­cas que com­pran vi­vien­das en los ba­rrios más ca­ros de la ca­pi­tal

El Mundo - - ECONOMÍA - MA­RÍA HER­NÁN­DEZ

Em­pre­sa­rios me­xi­ca­nos con al­to po­der ad­qui­si­ti­vo que bus­can vi­vien­das clá­si­cas con un pre­cio de en­tre dos y cua­tro mi­llo­nes de eu­ros. És­te es el per­fil de los úl­ti­mos ve­ci­nos que es­tán des­em­bar­can­do en el ma­dri­le­ño y co­ti­za­do Ba­rrio de Sa­la­man­ca y sus al­re­de­do­res. Tras la lle­ga­da de fa­mi­lias e in­ver­so­res ve­ne­zo­la­nos y co­lom­bia­nos, la úl­ti­ma ten­den­cia que se em­pie­za a ver en el re­si­den­cial de lu­jo de la ca­pi­tal es­tá pro­ta­go­ni­za­da por ciu­da­da­nos pro­ce­den­tes de Mé­xi­co que, des­de ha­ce va­rios me­ses, son ca­da vez más nu­me­ro­sos en los ba­rrios más ca­ros y lu­jo­sos de la ca­pi­tal.

«Un 18% de los com­pra­do­res de re­si­den­cial lu­jo el año pa­sa­do fue­ron la­ti­noa­me­ri­ca­nos, prin­ci­pal­men­te ve­ne­zo­la­nos y me­xi­ca­nos y, se­gún nues­tra ex­pe­rien­cia, és­tos úl­ti­mos ca­da vez com­pran más aquí», ase­gu­ra Car­los Za­mo­ra, di­rec­tor de Re­si­den­cial de la con­sul­to­ra Knight Frank, que par­ti­ci­pa en bue­na par­te de las transac­cio­nes que se lle­van a ca­bo en el sec­tor pri­me de la ciu­dad.

Les in­tere­san las vi­vien­das en fin­cas clá­si­cas a par­tir de 200 me­tros cua­dra­dos, de es­ti­lo se­ño­rial y ya re­for­ma­das y lis­tas pa­ra en­trar a vi­vir. Quie­ren tam­bién que ten­gan re­ci­bi­do­res es­pec­ta­cu­la­res, es­pa­cios am­plios, sa­lo­nes diá­fa­nos y ves­ti­do­res en lu­gar de ar­ma­rios. «Les in­tere­sa más Ma­drid que Bar­ce­lo­na, pe­ro no pre­ten­den que­dar­se aquí a vi­vir, sino te­ner un pun­to co­mo lu­gar de pa­so», ex­pli­ca An­na Mol­gó, di­rec­to­ra de Co­mu­ni­ca­ción y Re­la­cio­nes Pú­bli­cas de Bar­nes, otra de las con­sul­to­ras

Les in­tere­san vi­vien­das en fin­cas clá­si­cas, a par­tir de 200 mts. cua­dra­dos

que ges­tio­nan es­te ti­po de ope­ra­cio­nes.

La pro­xi­mi­dad cul­tu­ral con Es­pa­ña y, so­bre to­do, la ani­mad­ver­sión de Do­nald Trump ha­cia sus ve­ci­nos del sur ha acen­tua­do la lle­ga­da de es­te ti­po de in­ver­so­res a la al­men­dra de oro de Ma­drid. «An­tes se iban a Las Ve­gas o a Hous­ton y aho­ra ca­da vez más me­xi­ca­nos de­ci­den traer su di­ne­ro aquí», aña­de Mol­gó. En una es­pe­cie de efec­to lla­ma­da, mu­chos si­guen el ca­mino de fa­mi­lia­res y ami­gos que ya han com­pra­do en la ca­pi­tal bus­can­do una bue­na ca­li­dad de vi­da y tam­bién se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y per­so­nal le­jos de la si­tua­ción de su país de ori­gen.

Apun­ta Car­los Za­mo­ra que, jun­to al Ba­rrio de Sa­la­man­ca, tam­bién la zo­na de Cham­be­rí y los Je­ró­ni­mos des­pier­tan su in­te­rés. «Es­tos com­pra­do­res son cons­cien­tes de los ni­ve­les ac­tua­les de mer­ca­do y el pre­cio no es un pro­ble­ma pa­ra ellos, por­que Ma­drid si­gue sien­do com­pe­ti­ti­va fren­te a otras ca­pi­ta­les eu­ro­peas», afir­ma.

A es­tos fac­to­res se su­ma la pró­xi­ma aper­tu­ra de la Ca­sa de Mé­xi­co en la ca­pi­tal, que con­tri­bui­rá a fomentar los la­zos emo­cio­na­les con ese gru­po de población. De he­cho, Mol­gó no des­car­ta que, a la lar­ga, lo que aho­ra es una vi­vien­da de pa­so, se con­vier­ta en un ho­gar per­ma­nen­te que ha­ga que los em­pre­sa­rios trai­gan tam­bién sus ne­go­cios e in­ver­sio­nes.

«No pre­ten­den que­dar­se a vi­vir, sino te­ner un pun­to co­mo lu­gar de pa­so»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.