«Me gus­ta­ría ha­cer­lo tan bien que mi par­ti­do cre­ye­ra que pue­do ser can­di­da­to»

El Mundo - - PORTADA - POR MAR­TA BELVER Y FE­RRÁN BOIZA

Án­gel Garrido (Ma­drid, 1964) aún no se ha ins­ta­la­do en el des­pa­cho de Cristina Ci­fuen­tes. Y no lo ha­rá has­ta que el pró­xi­mo vier­nes sea in­ves­ti­do ofi­cial­men­te co­mo pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid en el Par­la­men­to re­gio­nal. Es­cru­pu­lo­so has­ta el ex­tre­mo con la cor­te­sía ins­ti­tu­cio­nal y «dis­ci­pli­na­do militante», co­mo él mis­mo se de­fi­ne, in­sis­te en que no tie­ne am­bi­ción po­lí­ti­ca pa­ra las elecciones de 2019, aun­que por pri­me­ra vez con­fie­sa que le gus­ta­ría que la di­rec­ción na­cio­nal del PP pu­die­ra ver­lo co­mo un «can­di­da­to idó­neo».

Pre­gun­ta.–Re­sul­tó lla­ma­ti­vo que no alu­die­ra a la ex pre­si­den­ta en el pri­mer dis­cur­so en el que ejer­ció co­mo sus­ti­tu­to, el pa­sa­do 2 de ma­yo.

Res­pues­ta.–De lo que to­ca­ba ha­blar era de esa fies­ta, de có­mo es­ta­mos y dón­de que­re­mos ir, y no in­tro­du­cir nin­gún otro ele­men­to que po­dría ha­ber si­do dis­tor­sio­na­dor.

Fue­ra de ese dis­cur­so ins­ti­tu­cio­nal, siem­pre he ha­bla­do bien de Cristina y de su proyecto. Han si­do tres años fan­tás­ti­cos pa­ra los ma­dri­le­ños y la­men­to pro­fun­da­men­te las ra­zo­nes por las que se ha te­ni­do que ir.

P.–¿Cuá­les son, se­gún us­ted?

R.–Se ha ido por pro­ble­mas de ca­rác­ter per­so­nal que ten­drán que di­lu­ci­dar­se ade­más en se­de ju­di­cial y no por una ma­la ges­tión ni por co­rrup­ción, lo cual es es­pe­cial­men­te do­lo­ro­so. A los po­lí­ti­cos nos eli­gen pa­ra ges­tio­nar, no pa­ra na­da más, pe­ro úl­ti­ma­men­te tam­bién pa­re­ce que te­ne­mos que te­ner una es­pe­cie de lim­pie­za de san­gre. Hay que juz­gar a las per­so­nas por lo que es­tán ha­cien­do en es­te mo­men­to y en un pe­rio­do ra­zo­na­ble que con­tex­tua­li­ce el tra­ba­jo que es­tán ha­cien­do aho­ra. Si ya hay po­cos que quie­ren ve­nir a po­lí­ti­ca, to­da­vía va a que­rer ve­nir me­nos gen­te y peor.

P.–¿Cree que a Ci­fuen­tes le ha pa­sa­do fac­tu­ra su lu­cha con­tra la co­rrup­ción, co­mo ella de­nun­cia?

R.–Es di­fí­cil de de­ter­mi­nar. Lo que es evi­den­te es que ami­gos no ha­ces cuan­do in­ten­tas ser ri­gu­ro­so en la ges­tión y en el exa­men de al­gu­nos as­pec­tos de man­da­tos an­te­rio­res que por la ra­zón que sea le­van­ta­ban al­gu­na sos­pe­cha.

P.–¿Y con­si­de­ra que es víc­ti­ma de al­gún com­por­ta­mien­to pre­sun­ta­men­te ma­fio­so en el PP?

R.–No lo sé. Pe­ro evi­den­te­men­te ella adop­tó una ac­ti­tud va­lien­te que ha­bría que ha­ber­la pues­to en va­lor mu­cho más de lo que se hi­zo.

P.–¿Te­me que aho­ra sal­ga al­go con­tra us­ted?

R.–No, por­que nun­ca he he­cho na­da ma­lo ni fue­ra de la le­ga­li­dad. Una co­sa dis­tin­ta es que al­guien pue­da in­ten­tar bus­car cosas pa­ra ter­gi­ver­sar­las o con­ver­tir­las en lo que no son. In­sis­to, des­gra­cia­da­men­te aho­ra la po­lí­ti­ca es­tá em­ba­rra­da y no só­lo ocu­rre lo que es ra­zo­na­ble, que es que si a al­guien se le des­cu­bre en al­gu­na ac­ción que des­de lue­go sea re­pro­cha­ble tan­to éti­ca co­mo le­gal­men­te se ac­túe.

P.–¿Con­si­de­ra que han si­do in­jus­tos en Gé­no­va con su in­ter­ven­ción del PP de Ma­drid?

R.–Yo con to­da sin­ce­ri­dad creo que no, por­que es­tá­ba­mos en un mo­men­to muy com­pli­ca­do. No só­lo la acep­to, sino que yo mis­mo hu­bie­ra to­ma­do esa de­ci­sión de po­ner per­so­nas dis­tin­tas pa­ra di­ri­gir la Co­mu­ni­dad de Ma­drid y el par­ti­do.

P.–La in­cor­po­ra­ción de Pa­blo Ca­sa­do al co­mi­té eje­cu­ti­vo, ¿an­ti­ci­pa la de­ci­sión pa­ra las elecciones de 2019?

R.–Es una per­so­na tan es­tu­pen­da den­tro del PP, tan sin­gu­lar, que seguramente to­do el mun­do lo que­rría ca­si pa­ra cual­quier pues­to. Yo creo que es más que ra­zo­na­ble que Pa­blo Ca­sa­do es­té en esa co­mi­sión ges­to­ra o co­mo que­ra­mos lla­mar­la, por­que es un ac­ti­vo del par­ti­do. No es­ta­mos pa­ra per­der valores, sino pa­ra su­mar es­fuer­zos de gen­te que pue­da apor­tar al­go.

P.–¿Dón­de cree que en­ca­ja­ría me­jor, co­mo can­di­da­to al Ayun­ta­mien­to de Ma­drid o a la pre­si­den­cia del Go­bierno re­gio­nal?

R.–Eso le co­rres­pon­de a la di­rec­ción na­cio­nal. En un par­ti­do se pue­de dis­cu­tir to­do, y yo he si­do per­so­na de dis­cu­tir bas­tan­tes cosas, me­nos la je­rar­quía y las com­pe­ten­cias, por­que en­ton­ces te lo car­gas.

P.–¿Y us­ted no se ve con po­si­bi­li­da­des si rea­li­za una ges­tión sol­ven­te en es­te año que tie­ne por de­lan­te?

R.–Lo que el par­ti­do di­ga es lo que voy a ha­cer siem­pre sin po­ner un pe­ro. Yo nun­ca ha­bía te­ni­do en la ca­be­za ser pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, y ha ocu­rri­do, y tam­po­co ten­go en la ca­be­za ser el can­di­da­to, no me in­tere­sa. Aho­ra, lo que sí me gus­ta­ría es ha­cer­lo ex­tra­or­di­na­ria­men­te bien, tan bien, tan bien, tan bien, que has­ta mi par­ti­do cre­ye­ra que pue­do ser el can­di­da­to idó­neo, aun­que lue­go no me pro­pon­ga.

P.–¿Le preo­cu­pa que el año que que­da de le­gis­la­tu­ra Ciu­da­da­nos, a quien ne­ce­si­ta pa­ra su in­ves­ti­du­ra, in­ten­si­fi­que su la­bor de opo­si­ción?

R.–Tam­po­co creo que sea muy dis­tin­to de es­tos tres en los que ya cla­ra­men­te Ciu­da­da­nos ha apos­ta­do por dar mu­cho más apo­yo al blo­que de la iz­quier­da que al PP. Es­to es una reali­dad cuan­ti­fi­ca­ble. Ciu­da­da­nos to­da­vía es un par­ti­do muy ines­ta­ble, no tie­ne for­ja­da una ideo­lo­gía, ni si­quie­ra un mí­ni­mo idea­rio. Yo creo que en Ma­drid hay una ma­yo­ría so­cial de cen­tro-de­re­cha y si Ciu­da­da­nos jue­ga a pa­re­cer más de iz­quier­das se va a equi­vo­car. Por mí, en­can­ta­do de que se equi­vo­que.

P.–¿Tie­nen mar­gen pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za de los vo­tan­tes que pier­den se­gún to­dos los son­deos?

R.–Las úl­ti­mas en­cues­tas es­ta­ban ab­so­lu­ta­men­te con­ta­mi­na­das por un he­cho muy con­cre­to, gra­ve y tras­cen­den­te co­mo es la di­mi­sión de la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad. Aun así ten­go que de­cir que los da­tos, sien­do ma­los, no eran desas­tro­sos.

P.–En la ela­bo­ra­da por Sig­ma Dos pa­ra EL MUN­DO el PP per­día la mi­tad de los votos de 2015...

R.–Pe­ro te­ne­mos tiem­po pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za de los ciu­da­da­nos. ¿Có­mo? Ha­cien­do lo que sa­be­mos ha­cer y ade­más muy bien, que es ges­tio­nar y lle­gan­do al fi­nal del man­da­to con los de­be­res cum­pli­dos y dos cosas esen­cia­les: de­jar me­nos pro­ble­mas de los que nos en­con­tra­mos cuan­do lle­ga­mos y de­jar una so­cie­dad más cohe­sio­na­da. Ciu­da­da­nos, co­mo Po­de­mos, es­tá su­frien­do un pro­ce­so de bur­bu­ja pro­por­cio­na­da por la tran­qui­li­dad que te da el no te­ner que go­ber­nar y to­mar de­ci­sio­nes. Lo ma­lo de las bur­bu­jas es que sue­len es­tar lle­nas de ai­re y cuan­do se pin­chan se que­dan en na­da. Eso en par­te le pa­só a Po­de­mos y a Ciu­da­da­nos le pue­de pa­sar lo mis­mo si no es ca­paz de ad­mi­nis­trar con una cier­ta hu­mil­dad los éxi­tos.

P.–¿Qué au­to­crí­ti­ca ha­ce de lo que va de le­gis­la­tu­ra y, en par­ti­cu­lar, de la ges­tión del ca­so Más­ter?

R.–A toro pa­sa­do, to­dos ha­ría­mos las cosas de otra ma­ne­ra o hu­bié­ra­mos cam­bia­do cosas, pe­ro ese ti­po de ejer­ci­cios só­lo con­du­cen a la me­lan­co­lía y yo pro­cu­ro no ha­cer­los. Yo ha­go au­to­crí­ti­ca per­ma­nen­te, pe­ro en ge­ne­ral creo que se han he­cho las cosas bien.

P.–¿Hu­bie­ra acep­ta­do ser el nú­me­ro dos de Ci­fuen­tes ha­ce tres años si hu­bie­ra in­tui­do que aca­ba­ría sus­ti­tu­yén­do­la?

R.-No, des­de lue­go que no.

P.–¿Có­mo va a com­pa­ti­bi­li­zar el car­go de pre­si­den­te con la cus­to­dia com­par­ti­da de sus tres hi­jos?

R.–Siem­pre he tra­ta­do, y lo voy a se­guir ha­cien­do, de ir­me an­tes la se­ma­na que ten­go a mis hi­jos. Nin­gún tra­ba­jo te pue­de obli­gar a re­nun­ciar a ser pa­dre o ma­dre. Eso se­ría no só­lo in­jus­to, se­ría sui­ci­da pa­ra la so­cie­dad. Nues­tra re­la­ción fa­mi­liar nos per­mi­te eso que lla­ma­mos car­gar las pi­las, ver las cosas que de ver­dad im­por­tan, y vol­ver con más cla­ri­dad de ideas al tra­ba­jo y to­mar de­ci­sio­nes con más acier­to seguramente que si no ha­ces eso.

P.–Así que us­ted se irá de va­ca­cio­nes, no co­mo Ci­fuen­tes...

R.–Ca­da uno tie­ne si­tua­cio­nes per­so­na­les dis­tin­tas. Pe­ro yo sí me voy a co­ger va­ca­cio­nes.

P.–Y se­gui­rá su­frien­do con el Atlé­ti­co de Ma­drid.

R.–Sí, sí, que tam­bién ayu­da a crear­te un ca­rác­ter dis­tin­to, por­que ya lo has pa­sa­do tan­tas ve­ces mal...

CI­FUEN­TES «Se ha ido por pro­ble­mas per­so­na­les; es do­lo­ro­so»

CO­RRUP­CIÓN «Ami­gos no ha­ces cuan­do in­ten­tas ser ri­gu­ro­so en la ges­tión»

CIU­DA­DA­NOS «Lo ma­lo de las bur­bu­jas es que sue­len es­tar lle­nas de ai­re»

ÁN­GEL GARRIDO Pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid

AL­BER­TO DI LOLLI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.