Tar­je­tas ‘black’ y pros­tí­bu­los del je­fe de cur­sos pa­ra pa­ra­dos de la Jun­ta

El Mundo - - PORTADA - POR CHEMA RO­DRÍ­GUEZ

La fundacion Faf­fe, que for­ma­ba a los de­sem­plea­dos, un nido de co­rrup­ción con 50 en­chu­fa­dos

Y la sin­ver­gon­zo­ne­ría en que se con­vir­tió ‘el Fon­do’, co­mo se co­no­cía a la Fun­da­ción crea­da en An­da­lu­cía pa­ra or­ga­ni­zar y dar cur­sos de for­ma­ción a pa­ra­dos. Ter­mi­nó ma­ne­jan­do di­ne­ro a es­puer­tas y con 50 en­chu­fa­dos del PSOE, in­clui­da la mu­jer del al­cal­de. Vi­llén era el je­fe

El pub Don An­ge­lo es hoy una som­bra de lo que fue. Los ja­ra­ma­gos cre­cen en la par­ce­la en la que se le­van­ta un cha­lé se­ño­rial de prin­ci­pios del si­glo XX que al­ber­gó uno de los clu­bes de al­ter­ne más co­no­ci­dos de Sevilla y ubi­ca­do en una zo­na pri­vi­le­gia­da, en la ave­ni­da Ma­nuel Siu­rot, muy cer­ca del par­que de Ma­ría Luisa. Las juer­gas en el Don An­ge­lo, cuen­tan, eran inol­vi­da­bles. En­tre sus clien­tes ha­bi­tua­les sos­pe­cha la Guar­dia Ci­vil que es­ta­ba Fer­nan­do Vi­llén Rue­da, quien du­ran­te ca­si una dé­ca­da hi­zo y des­hi­zo a su an­to­jo en la fun­da­ción que en 2003 creó la Jun­ta de An­da­lu­cía pa­ra for­mar a los pa­ra­dos de esa co­mu­ni­dad. Se lla­ma­ba Fun­da­ción An­da­lu­za Fon­do de For­ma­ción y Em­pleo (Faf­fe), aun­que quie­nes tra­ba­ja­ron en ella la de­no­mi­nan de otro mo­do: el Fon­do, un nom­bre que evo­ca el fa­mo­so «fon­do de rep­ti­les», la partida pre­su­pues­ta­ria de la que se nu­trían los ERE frau­du­len­tos por los que se juz­ga a 22 ex al­tos car­gos de la Jun­ta, in­clui­dos los ex pre­si­den­tes Cha­ves y Gri­ñán.

Co­mo en la de los ERE, co­mo en cual­quier his­to­ria de co­rrup­ción, en la de la Faf­fe ha­bía di­ne­ro a es­puer­tas que se per­día en las ca­ñe­rías más in­sos­pe­cha­das, pro­ta­go­nis­tas sin es­crú­pu­los, mu­cho ami­go­te y una do­sis con­si­de­ra­ble de vis­ta gor­da de quien de­bía con­tro­lar. No fal­ta­ba ni el pu­ti­club. En el Don An­ge­lo, Fer­nan­do Vi­llén usó la tar­je­ta de cré­di­to de la que dis­po­nía co­mo di­rec­tor ge­ren­te de es­ta fun­da­ción pú­bli­ca, de acuer­do con el ras­tro que ha se­gui­do la Guar­dia Ci­vil. Una tar­je­ta opa­ca, que na­die con­tro­la­ba y por la que a na­die ren­día cuen­tas y que, siem­pre se­gún la lí­nea de in­ves­ti­ga­ción, se ha­bría usa­do no en uno sino en al me­nos otros tres clu­bes de al­ter­ne. En el su­ma­rio abierto en el Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 6 de Sevilla, el de los ERE, apa­re­ce una em­pre­sa de­di­ca­da a la «ges­tión de sa­las de es­pec­tácu­los», en la que tam­bién se in­ves­ti­gan pa­gos con la black de Vi­llén.

Ofi­cial­men­te, la Faf­fe se en­car­ga­ba de or­ga­ni­zar cur­sos con el ob­je­ti­vo de re­du­cir la al­tí­si­ma ta­sa de des­em­pleo en An­da­lu­cía, la más al­ta de to­do el país con al­re­de­dor de un mi­llón de pa­ra­dos. Pe­ro de puer­tas pa­ra den­tro, y es­pe­cial­men­te en los des­pa­chos de la cú­pu­la de la en­ti­dad, los ca­si 10 años de vi­da de es­ta fun­da­ción fue­ron prác­ti­ca­men­te una fies­ta en la que sus di­rec­ti­vos, con Vi­llén al fren­te, dis­fru­ta­ron de sueldos en­vi­dia­bles, co­ches ofi­cia­les, co­mi­das, via­jes... y po­der. El que da­ba con­tro­lar una or­ga­ni­za­ción con 1.700 tra­ba­ja­do­res, que ges­tio­nó 300 mi­llo­nes de eu­ros y que fun­cio­nó, a to­dos los efec­tos, co­mo una agen­cia de co­lo­ca­ción pa­ra pa­rien­tes, ami­gos y, so­bre to­do, car­gos y fa­mi­lia­res del PSOE an­da­luz.

Co­mo má­xi­mo di­rec­ti­vo del Fon­do, Vi­llén te­nía a su dis­po­si­ción una tar­je­ta de cré­di­to con un lí­mi­te de gas­to de 3.000 eu­ros, aso­cia­da pri­me­ro a una cuen­ta de la ex­tin­ta Ca­ja San Fer­nan­do y lue­go a Uni­ca­ja. Era una tar­je­ta opa­ca, una black al más pu­ro es­ti­lo de las que lle­va­ron en su car­te­ra los miem­bros del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de Ban­kia, y con ella pa­ga­ba co­mi­das en res­tau­ran­tes ca­ros, ho­te­les, la fac­tu­ra del ta­ller me­cá­ni­co y, se­gún la in­ves­ti­ga­ción que de la Faf­fe lle­va a ca­bo la Uni­dad Cen­tral Ope­ra­ti­va (UCO) de la Guar­dia Ci­vil, sus vi­si­tas a clu­bes de al­ter­ne co­mo el Don An­ge­lo. La UCO sos­pe­cha que la de Vi­llén no era la úni­ca black en la Faf­fe y que otros di­rec­ti­vos te­nían igual­men­te tar­je­tas «de re­pre­sen­ta­ción», co­mo las de­fi­ne una ex tra­ba­ja­do­ra in­te­rro­ga­da; en­tre cua­tro y cin­co. A los in­ves­ti­ga­do­res es­ta tes­ti­go les dio ade­más la cla­ve pa­ra ex­pli­car por qué los gas­tos en clu­bes de al­ter­ne, y pro­ba­ble­men­te otros igual­men­te es­can­da­lo­sos, no apa­re­cen en las li­qui­da­cio­nes de las tar­je­tas que la Jun­ta ha he­cho pú­bli­cas tras el es­cán­da­lo.

Es sen­ci­llo. El ras­tro se ha­bría bo­rra­do, los pa­gos se anu­la­ron y el di­ne­ro se re­em­bol­só. Es­ta téc­ni­co ha­bla en su de­cla­ra­ción de «erro­res» que se co­rri­gie­ron y cuen­ta que no eran ais­la­dos y que su im­por­te su­pe­ra­ba en no po­cas oca­sio­nes los 500 eu­ros.

Pe­ro el cho­llo de la Faf­fe no aca­ba­ba en las tar­je­tas black. Ni en los sueldos de su cú­pu­la, que os­ci­la­ba en­tre los ca­si 80.000 eu­ros que se em­bol­sa­ba Fer­nan­do Vi­llén y los 70.000 eu­ros del di­rec­ti­vo que me­nos co­bra­ba. Más allá de eso, la fun­da­ción que teó­ri­ca­men­te tra­ba­ja­ba por y pa­ra los pa­ra­dos an­da­lu­ces se con­vir­tió en ser­vi­cio de em­pleo del que se be­ne­fi­cia­ban, ex­clu­si­va­men­te, quie­nes te­nían el car­né del Par­ti­do So­cia­lis­ta o es­ta­ban em­pa­ren­ta­dos con los di­rec­ti­vos del Fon­do.

Vi­llén y los su­yos en­chu­fa­ron a al­re­de­dor de me­dio cen­te­nar de per­so­nas, en­tre las que se cuen­tan nu­me­ro­sos fa­mi­lia­res. Pe­ro tam­bién hay hi­jos, her­ma­nos, so­bri­nos o es­po­sas de di­ri­gen­tes del PSOE an­da­luz y de car­gos pú­bli­cos de es­te par­ti­do a los que el di­rec­tor ge­ren­te de la Faf­fe ha­cía el fa­vor de co­lo­car. Eso ex­pli­ca el po­der que llegaron a te­ner y que du­ran­te años fue­ran con­si­de­ra­dos in­to­ca­bles den­tro de la Jun­ta an­da­lu­za y del PSOE, de cu­ya eje­cu­ti­va Fer­nan­do Vi­llén fue du­ran­te años se­cre­ta­rio de Em­pleo. Pre­ci­sa­men­te, con Jo­sé An­to­nio Gri­ñán co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral.

El mis­mo her­mano del di­rec­tor ge­ren­te, Ma­nuel Vi­llén, en­ca­be­za la lis­ta de en­chu­fa­dos de la Faf­fe. En el or­ga­ni­gra­ma apa­re­cía co­mo di­rec­tor de Ac­ti­vi­dad, lo que en la prác­ti­ca su­po­nía que era el nú­me­ro tres de la en­ti­dad. Con­cep­ción Ben, la mu­jer de Fer­nan­do, es­ta­ba igual­men­te en nó­mi­na de la fun­da­ción, lo mis­mo que la her­ma­na de és­ta, Ro­sa­rio Ben. No ocu­pa­ban un pues­to cual­quie­ra: la pri­me­ra em­pe­zó a tra­ba­jar en la se­de de Cá­diz pe­ro rá­pi­da­men­te as­cen­dió a los ser­vi­cios cen­tra­les de Sevilla, mien­tras que su her­ma­na fue pro­mo­cio­na­da a ge­ren­te en Huel­va. Un so­brino, Ma­nuel Vi­llén No­gués, tam­bién en­con­tró un hue­co a me­di­da en la plan­ti­lla de la Faf­fe. El nú­me­ro dos, Joa­quín Mo­ra­les, no se que­dó atrás y en­chu­fó a su cu­ña­do y a su pro­pia her­ma­na, Ara­ce­li, po­nién­do­la al fren­te de la se­de de Má­la­ga.

Con to­do, el grue­so del me­dio cen­te­nar de co­lo­ca­dos te­nían otro ti­po de la­zos con la cú­pu­la: las si­glas del PSOE, que du­ran­te la ma­yor par­te de la exis­ten­cia del Fon­do fue­ron el sal­vo­con­duc­to que per­mi­tía en­trar en la fun­da­ción in­clu­so en los años en los que la cri­sis eco­nó­mi­ca ya era más que una reali­dad y An­da­lu­cía, por en­ci­ma de otras re­gio­nes, su­fría las con­se­cuen­cias en for­ma de un ín­di­ce de pa­ro des­bo­ca­do (lle­gó a su­pe­rar el mi­llón de pa­ra­dos).

En esos años de de­pre­sión tra­ba­ja­ban al

res­guar­do de la fun­da­ción pú­bli­ca de­ce­nas de so­cia­lis­tas o fa­mi­lia­res su­yos. En el lis­ta­do al que ha ac­ce­di­do Cró­ni­ca apa­re­cen nom­bres muy co­no­ci­dos, co­mo el al­cal­de de Sevilla, Juan Es­pa­das, cu­ya es­po­sa, Car­men Iban­co, era em­plea­da de la Faf­fe. Tam­bién fi­gu­ra el ex se­cre­ta­rio de Es­ta­do y ex con­se­je­ro de la Jun­ta Gas­par Za­rrías, que te­nía a dos so­bri­nas co­lo­ca­das en el Fon­do; el ex con­se­je­ro Luis Pi­za­rro, con un so­brino; el ex con­se­je­ro Jo­sé Luis Blan­co, con otro so­brino; el hi­jo de la ex pre­si­den­ta de la Dipu­tación de Huel­va, Pe­tro­ni­la Gue­rre­ro; la mu­jer del pre­si­den­te de la Dipu­tación de Jaén, Fran­cis­co Re­yes… y así has­ta me­dio cen­te­nar de nom­bres.

Men­ción apar­te me­re­cen cua­tro ex al­cal­des so­cia­lis­tas de la pro­vin­cia de Sevilla que se que­da­ron sin car­go pú­bli­co y a los que se bus­có aco­mo­do, y un suel­do más que digno, en la en­ti­dad. Des­de 1.300 eu­ros en el ca­so del ex al­cal­de de la lo­ca­li­dad cor­do­be­sa de Es­pe­jo a los 3.200 eu­ros que le pa­ga­ron al de Le­bri­ja (Sevilla), An­to­nio To­rres. El col­mo del dis­pa­ra­te lo re­pre­sen­ta es­te úl­ti­mo, que se em­bol­só en el tiem­po que es­tu­vo con­tra­ta­do por la Faf­fe 553.452,64 eu­ros sin dar un pa­lo al agua. Ni apa­re­cía por el des­pa­cho, se­gún se ha sa­bi­do des­pués por los tes­ti­mo­nios de los em­plea­dos que sí tra­ba­ja­ban.

UN AVIÓN DE OCHO MI­LLO­NES

La ba­rra li­bre de fon­dos pú­bli­cos con la que fun­cio­na­ba la en­ti­dad da­ba pa­ra es­to y pa­ra mu­cho más. Aun­que la ma­yo­ría de la plan­ti­lla, los téc­ni­cos ra­sos, co­bra­ba sueldos que a du­ras pe­nas pa­sa­ban de los 1.000 eu­ros.

El di­ne­ro se iba por otros agu­je­ros y la in­ves­ti­ga­ción de la Guar­dia Ci­vil ha pues­to al des­cu­bier­to to­do un ro­sa­rio de des­pro­pó­si­tos que in­clu­ye las black y los 50 en­chu­fa­dos del PSOE, así co­mo enor­mes can­ti­da­des de di­ne­ro que sa­lían de la ca­ja de la Faf­fe pa­ra pa­gar con­tra­tos que se ad­ju­di­ca­ban a de­do a em­pre­sa­rios ami­gos. Has­ta 8.844 con­tra­tos irre­gu­la­res de­tec­tó, só­lo en los años 2009, 2010 y 2011, una au­di­to­ría en­car­ga­da por la Jun­ta de An­da­lu­cía y de la que úni­ca­men­te se han he­cho pú­bli­cas 56 de sus 220 pá­gi­nas. El 60% de los con­tra­tos se hi­zo sin pu­bli­ci­dad.

Pe­ro si hay un ca­so que sim­bo­li­za có­mo fun­cio­na­ba la Fun­da­ción An­da­lu­za Fon­do de For­ma­ción y Em­pleo es el de un avión mi­li­tar que la mul­ti­na­cio­nal Air­bus re­ga­ló pa­ra que fue­se la es­tre­lla del cen­tro de for­ma­ción ae­ro­náu­ti­ca que mon­tó la en­ti­dad en La Rin­co­na­da, en Sevilla. Era un C212, con un pre­cio en ca­tá­lo­go de ocho mi­llo­nes de dó­la­res y al que la pro­pia Jun­ta va­lo­ró, por su an­ti­güe­dad y es­ta­do de aban­dono, en 400.000 dó­la­res.

El di­rec­tor ge­ren­te de la Faf­fe re­ci­bió en per­so­na las lla­ves del avión en un ac­to ce­le­bra­do a bom­bo y pla­ti­llo en fe­bre­ro de 2011, pe­ro por aquel en­ton­ces el des­con­trol de la fun­da­ción era tal que en la pro­pia Jun­ta de­ci­die­ron li­qui­dar­la.

El avión ape­nas se usó unos me­ses y lue­go, ab­sor­bi­da la Faf­fe por el Ser­vi­cio An­da­luz de Em­pleo (SAE), per­ma­ne­ció des­mon­ta­do y muy de­te­rio­ra­do en un al­ma­cén, has­ta que el Go­bierno de Su­sa­na Díaz aca­bó ce­dién­do­se­lo al Ayun­ta­mien­to de La Rin­co­na­da. Allí —un mu­ni­ci­pio go­ber­na­do des­de siem­pre por el PSOE y con un al­cal­de muy cer­cano a la pre­si­den­ta— el avión no ser­vi­rá tam­po­co pa­ra for­mar a los pa­ra­dos. El des­tino que le aguar­da es ador­nar una ro­ton­da. Di­cen en La Rin­co­na­da que se­rá un «ho­me­na­je» al sec­tor ae­ro­náu­ti­co, pe­ro bien po­dría ser un ho­me­na­je al des­pro­pó­si­to de la fun­da­ción que de­bía for­mar a los de­sem­plea­dos an­da­lu­ces y que ter­mi­nó con­ver­ti­da en un chi­rin­gui­to en el que el car­né del PSOE ase­gu­ra­ba la ba­rra li­bre.

10 AÑOS DE DES­CON­TROL. Fer­nan­do Vi­llén fue des­de 2003 a 2013 di­rec­tor de la fun­da­ción que da­ba cur­sos a los pa­ra­dos an­da­lu­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.