Más ten­sión geo­po­lí­ti­ca pa­ra en­ca­re­cer un ba­rril ya al al­za

La cri­sis con Irán lle­ga en pleno des­ajus­te del mer­ca­do por la me­nor ofer­ta de pe­tró­leo

El Mundo - - ECONOMÍA - P. PAR­DO CO­RRES­PON­SAL

La cri­sis desata­da en­tre EEUU e Irán lle­ga jus­to en el mo­men­to per­fec­to pa­ra em­pu­jar al al­za el pre­cio del cru­do, que, por si fue­ra po­co, ya ha­bía pul­ve­ri­za­do en lo que va de año las pre­vi­sio­nes de la ma­yo­ría de los ana­lis­tas.

El mer­ca­do es­ta­ba mar­ca­do por mu­cha de­man­da y po­ca ofer­ta, al­go tí­pi­co en los ci­clos del pe­tró­leo, don­de la in­ver­sión se dis­pa­ra cuan­do el pre­cio es­tá al­to has­ta que el mer­ca­do se sa­tu­ra. En­ton­ces, los pre­cios caen, y las em­pre­sas y los Es­ta­dos de­jan de in­ver­tir, con lo que el pre­cio vuel­ve a su­bir. Ésa es la si­tua­ción del mer­ca­do.

Pe­ro a eso se su­ma­ban, en­ci­ma, ries­gos re­gu­la­to­rios, y el co­lap­so de la pro­duc­ción de Ve­ne­zue­la, un país que ha­ce dos años bom­bea­ba 2,25 mi­llo­nes de ba­rri­les dia­rios y aho­ra no lle­ga a los 1,5 mi­llo­nes. Y, en me­dio de es­te es­ce­na­rio, el mer­ca­do se en­cuen­tra con la po­si­ble re­ti­ra­da de en­tre 200.000 y 500.000 ba­rri­les de pro­duc­ción ira­ní de aquí a fi­nal de año.

Ara­bia Sau­dí es­tá dis­pues­ta a au­men­tar su pro­duc­ción pa­ra com­pen­sar la des­apa­ri­ción del pe­tró­leo ira­ní del mer­ca­do, por

PEN­DIEN­TES DE QUE TRUMP DI­GA QUÉ ES «SIG­NI­FI­CA­TI­VO»

La cla­ve de la re­ins­tau­ra­ción de las san­cio­nes de EEUU con­tra Irán se re­du­ce a una pa­la­bra: in­cer­ti­dum­bre. Y eso es con­se­cuen­cia de que las san­cio­nes es­tán co­di­fi­ca­das en el apar­ta­do D de la Ley pa­ra la Li­ber­tad y la No Pro­li­fe­ra­ción de Irán de 2012, cu­ya cla­ri­dad es li­ge­ra­men­te in­fe­rior a la de me­dio de la ex­plo­ta­ción de sus re­ser­vas y de las que tie­ne en la Zo­na Neu­tral que comparte con Irak. Pe­ro, co­mo ex­pli­ca el ana­lis­ta Mi­chael Wa­rren, in­clu­so aun­que lo lo­gre, no se­rá al­go in­me­dia­to.

Otro país que tam­bién tie­ne ex­ce­so de ca­pa­ci­dad es Irak. El pro­ble­ma, se­gún el mis­mo ana­lis­ta, es que, pa­ra bom­bear más, el Go­bierno de Bag­dad de­be lle­gar a acuer­dos con los kur­dos que con­tro­lan de fac­to los ya­ci­mien­tos

El au­ge del ‘frac­king’ ha sa­tu­ra­do los oleo­duc­tos de EEUU y fre­na­do su desa­rro­llo

del nor­te del país.

Des­con­ta­dos esos dos paí­ses, no pa­re­ce que que­de de­ma­sia­do por dón­de sa­car más pe­tró­leo. En Es­ta­dos Uni­dos, la pro­duc­ción de cru­do por me­dio del frac­king se ha dis­pa­ra­do, gra­cias en par­te a la subida del pre­cio. Pe­ro el pro­ble­ma los mo­nó­lo­gos del fa­lle­ci­do An­to­nio Ozo­res. Na­da me­nos que on­ce ve­ces apa­re­ce la pa­la­bra «sig­ni­fi­ca­ti­vo» en las 18 pá­gi­nas del do­cu­men­to, pa­ra re­fe­rir­se al pun­to a par­tir del cual el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos de­ci­di­rá que el blo­queo eco­nó­mi­co es su­fi­cien­te. En otras pa­la­bras: to­do depende de lo que Do­nald Trump de­ci­da que es «sig­ni­fi­ca­ti­vo».

El ejem­plo más ob­vio es el del pe­tró­leo. Oba­ma de­ci­dió que «sig­ni­fi­ca­ti­vo» era que los paí­ses re­cor­ta­ran en un 20% sus im­por­ta­cio­nes de cru­do ira­ní. Por aho­ra, ése es el por­cen­ta­je que Was­hing­ton man­tie­ne. Pe­ro, con Trump, las cosas pue­den cam­biar. Y es, una vez más, la fal­ta de in­ver­sión. Los pe­tro­le­ros es­ta­dou­ni­den­ses no tie­ne oleo­duc­tos ni in­fra­es­truc­tu­ra por­tua­ria su­fi­cien­te co­mo pa­ra sa­car al mer­ca­do to­da su pro­duc­ción. «Hay re­cur­sos de so­bra. Lo que no hay es in­fra­es­truc­tu­ra. Co­mo con­se­cuen­cia, la ofer­ta y la de­man­da no es­tán sin­cro­ni­za­das», ex­pli­ca Step­hen Jo­nes, de la con­sul­to­ra pe­tro­le­ra Ar­gus Me­dia. Esos cos­tes pue­den ser, de he­cho, abru­ma­do­res. «Un oleo­duc­to pue­de co­brar has­ta 6 dó­la­res por ba­rril pa­ra sa­car pe­tró­leo al mer­ca­do des­de Al­ber­ta, en Ca­na­dá», re­cal­ca Jo­nes.

EEUU no ten­drá oleo­duc­tos y ter­mi­na­les de ex­por­ta­ción su­fi­cien­tes has­ta fi­na­les de 2019, por lo que el au­men­to de su pro­duc­ción no va a sa­lir al ex­te­rior. Mien­tras tan­to, las em­pre­sas del país que pre­si­de Do­nald Trump es­tán reac­ti­van­do una tác­ti­ca que em­plea­ron ha­ce cin­co años, en otro mo­men­to en el que el bom­beo de cru­do por me­dio de frac­king lle­gó a tal ni­vel que tam­bién co­lap­só los oleo­duc­tos: lle­var por tren el pe­tró­leo a las re­fi­ne­rías de la Cos­ta Es­te de EEUU. «Eso pue­de re­du­cir las im­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses de pe­tró­leo de Áfri­ca Oc­ci­den­tal lo que, a su vez, au­men­ta­ría la ofer­ta mun­dial», ex­pli­ca Jo­nes.

Pe­ro en to­do el de­ba­te so­bre qué pa­sa­rá con el pe­tró­leo ira­ní hay que con­si­de­rar que los prin­ci­pa­les com­pra­do­res no son paí­ses oc­ci­den­ta­les, sino, por es­te or­den, In­dia, Chi­na, Co­rea del Sur, y Tur­quía. Al­guno de es­tos paí­ses –so­bre to­do Tur­quía– pue­den sim­ple­men­te ig­no­rar las san­cio­nes y per­mi­tir el con­tra­ban­do a gran es­ca­la a tra­vés de su fron­te­ra co­mún con Irán.

Y lue­go es­tá Chi­na, que tie­ne un con­tra­to de pe­tró­leo en ren­mim­bi, su di­vi­sa na­cio­nal, en lu­gar de en dó­la­res. El pro­ble­ma es que na­die pa­re­ce sa­ber con cer­te­za si ese con­tra­to es­tá te­nien­do acep­ta­ción en­tre las pe­tro­le­ras mu­cho. Co­mo ex­pli­ca a EL MUN­DO An­toi­ne Halff, di­rec­tor del Pro­gra­ma de Pe­tró­leo del Cen­tro de Es­tu­dios de Po­lí­ti­ca Ener­gé­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, «las san­cio­nes dan una dis­cre­cio­na­li­dad in­men­sa a Es­ta­dos Uni­dos». Es al­go in­ten­cio­nal. Co­mo ex­pli­ca una no­ta los clien­tes de la con­sul­to­ra Tren­dMa­cro, «es­tas san­cio­nes son ex­tre­ma­da­men­te com­ple­jas y pa­re­cen des­ti­na­das de for­ma in­ten­cio­na­da a que sean chi­nas o no. Ade­más, las com­pras chi­nas a Tehe­rán han cam­bia­do. «En 2012, du­ran­te la an­te­rior ron­da de san­cio­nes, Pe­kín com­pra­ba pe­tró­leo ira­ní por me­dio de sus tres gran­des pe­tro­le­ras es­ta­ta­les», de­cla­ra el di­rec­tor del Pro­gra­ma de Pe­tró­leo del Cen­tro de Es­tu­dios de Po­lí­ti­ca Ener­gé­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, im­po­si­bles cum­plir». Uno de los coau­to­res del tex­to, Mi­chael Wa­rren, da más de­ta­lles a EL MUN­DO: «En 2012, Es­ta­dos Uni­dos lo­gró una re­duc­ción del 20%, pe­ro por­que ha­bía un con­sen­so bas­tan­te ge­ne­ra­li­za­do en apli­car las san­cio­nes. Pe­ro aho­ra no sé có­mo lo va a con­se­guir». To­do depende, así pues, de que Trump de­ci­da que se ha he­cho lo su­fi­cien­te o no.

Y ése es un ma­tiz im­por­tan­te. Por­que las san­cio­nes son ab­so­lu­ta­men­te fé­rreas. Afec­tan al con­jun­to de la eco­no­mía ira­ní: des­de las ex­por­ta­cio­nes de pis­ta­chos y An­toi­ne Halff. «Aho­ra, una pro­por­ción cre­cien­te de esas ope­ra­cio­nes co­rre a cuen­ta de re­fi­ne­rías tea­pot», ex­pli­ca, en alu­sión a las pe­que­ñas plan­tas de re­fino in­de­pen­dien­tes que es­tán pro­li­fe­ran­do en el gi­gan­te asiá­ti­co.

Chi­na ha dis­pa­ra­do su ca­pa­ci­dad de re­fino has­ta el pun­to de caer en el pro­ble­ma ha­bi­tual de esa eco­no­mía: el ex­ce­so de ca­pa­ci­dad. Es­to, uni­do a la caí­da de su pro­duc­ción lo­cal de pe­tró­leo, ha dis­pa­ra­do sus com­pras de cru­do en el ex­te­rior, aun­que una par­te de esas im­por­ta­cio­nes son re­ex­por­ta­das.

Al fi­nal, el pro­ble­ma no es so­lo de mer­ca­do sino, tam­bién, de ries­go po­lí­ti­co. En pa­la­bras de Jo­nes, «es­ta­mos en­tran­do en un nue­vo pe­rio­do de tre­men­da in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca, en el que se es­tán com­bi­nan­do to­dos los ries­gos en ese ám­bi­to». Por­que, aun­que la rup­tu­ra del acuer­do con Irán no ten­ga un efec­to dra­má­ti­co en el mer­ca­do, sí acen­túa el ries­go de ten­sio­nes –o, in­clu­so, ac­cio­nes ar­ma­das– en el Gol­fo Pér­si­co que po­drían ten­sio­nar aún más los pre­cios.

A eso se su­ma, se­gún Jo­nes, una lar­ga lis­ta de ele­men­tos de in­cer­ti­dum­bre re­gu­la­to­ria: des­de la con­tro­ver­sia po­lí­ti­ca so­bre la cons­truc­ción de oleo­duc­tos en Ca­na­dá, has­ta las elecciones en Mé­xi­co, que pue­den al­te­rar la li­be­ra­li­za­ción del sec­tor pe­tro­le­ro en ese país desata­da por el Go­bierno del pre­si­den­te sa­lien­te, En­ri­que Pe­ña-Nie­to. Por no ha­blar, co­mo re­cuer­da Wa­rren, de la po­si­bi­li­dad de que EEUU im­pon­ga san­cio­nes al pe­tró­leo ve­ne­zo­lano des­pués de las elecciones le­gis­la­ti­vas de ese país del do­min­go que vie­ne. de ca­viar del Cas­pio has­ta el sis­te­ma de pa­gos ban­ca­rios SWIFT. En 2013 y 2014, Irán lle­gó a rea­li­zar true­que de pe­tró­leo con Chi­na, a la que en­tre­gó cru­do a cam­bio de equi­pos in­dus­tria­les.

Apar­te, es­tá la cues­tión de la pre­ci­sión de las es­ti­ma­cio­nes de las ven­tas de pe­tró­leo de Irán. Ésa es una cues­tión téc­ni­ca, pe­ro muy im­por­tan­te. Y, ade­más, sin con­sen­so in­ter­na­cio­nal, pa­re­ce po­co pro­ba­ble que to­dos los paí­ses le den da­tos a Was­hing­ton, lo que, en teo­ría, abre la puer­ta a to­do ti­po de con­tra­ban­do y ope­ra­cio­nes al mar­gen de los ca­na­les nor­ma­les. El ries­go, sin em­bar­go, pue­de ser de­ma­sia­do gran­de si Es­ta­dos Uni­dos de­ci­de lle­var a ca­bo más san­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.