UNA CA­BI­NA RO­JA, UN SE­ÑOR DE NE­GRO Y UN VE­RANO AZUL

Mue­re el ci­neas­ta An­to­nio Mer­ce­ro. Co­lo­ris­ta, bien hu­mo­ra­do, bueno... De­ma­sia­do po­pu­lar pa­ra el ci­ne de au­tor y muy au­tor pa­ra la te­le­vi­sión... An­to­nio Mer­ce­ro de­jó al­gu­nas pe­lí­cu­las no­ta­bles y las se­ries más icó­ni­cas de nues­tra TV

El Mundo - - PORTADA - POR JA­VIER MEMBA

Mue­re a los 82 años el di­rec­tor de ci­ne y guio­nis­ta gui­puz­coano, au­tor de se­ries icó­ni­cas que son his­to­ria de la te­le­vi­sión en Es­pa­ña

Ha si­do un ca­pí­tu­lo in­dis­cu­ti­ble de la his­to­ria de la te­le­vi­sión en Es­pa­ña, pe­ro no por ello hay que ol­vi­dar que An­to­nio Mer­ce­ro tam­bién fue un ci­neas­ta de gran­des au­dien­cias. Fa­lle­ci­do ayer, tras años de su­frir una en­fer­me­dad, el Alz­hei­mer, que mar­có su re­ti­ro de la vi­da pú­bli­ca en 2006, en su pal­ma­rés des­ta­ca el Go­ya de Ho­nor que le con­ce­dió la Aca­de­mia en 2010. Pe­ro tam­bién un Emmy, de la Aca­de­mia Na­cio­nal de Cien­cias de la Te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se, que le fue en­tre­ga­do en 1972, en Nue­va York, por La ca­bi­na, aquel in­quie­tan­te acer­ca­mien­to a la claus­tro­fo­bia me­dian­te la de­ses­pe­ra­ción de un usua­rio –en­car­na­do por Jo­sé Luis Ló­pez Váz­quez en uno de sus gran­des per­so­na­jes– que se que­da en­ce­rra­do en un te­lé­fono pú­bli­co.

An­to­nio Mer­ce­ro na­ció en La­sar­te (Gui­púz­coa) en 1936. Seis me­ses des­pués de su na­ci­mien­to, su pa­dre fue ase­si­na­do por los re­pu­bli­ca­nos. De ahí que sor­pren­da el es­pí­ri­tu con­ci­lia­dor y to­le­ran­te que re­zu­ma La ho­ra de los va­lien­tes (1998), su acer­ca­mien­to al con­flic­to a tra­vés de aque­llos que sal­va­ron pa­ra la his­to­ria y el fu­tu­ro del país en­te­ro al­gu­nas obras del Mu­seo del Pra­do. Hom­bre de bue­na vo­lun­tad a car­ta ca­bal, si hu­bo al­go, que, por en­ci­ma del sus­pen­se y los por­me­no­res de ca­da tra­ma, pre­si­dió su fil­mo­gra­fía, eso fue ese buen ta­lan­te, su afán de agra­dar, de con­tar una his­to­ria bo­ni­ta.

Es­tu­dian­te de De­re­cho en la pos­gue­rra a ins­tan­cias de su ma­dre, Mer­ce­ro ob­tu­vo la li­cen­cia­tu­ra en 1959. Con to­do, su ver­da­de­ra vo­ca­ción es­ta­ba en el ci­ne. Aque­lla in­quie­tud por la pan­ta­lla no tar­dó en ver­se plas­ma­da en un pri­mer cor­to­me­tra­je: La ove­ja ne­gra. Ma­tri­cu­la­do con pos­te­rio­ri­dad en la le­gen­da­ria Es­cue­la Ofi­cial de Ci­ne de la ma­dri­le­ña Dehe­sa de la Vi­lla, su se­gun­do cor­to­me­tra­je, Lec­cio­nes de ar­te (1962), fue me­re­ce­dor de la Con­cha de Oro en el Fes­ti­val de San Se­bas­tián de aquel año.

Re­cién li­cen­cia­do en la Es­cue­la Ofi­cial de Ci­ne, lle­ga su pri­mer lar­go­me­tra­je: Se ne­ce­si­ta chi­co (1963). Sin em­bar­go, el des­tino más in­me­dia­to del ci­neas­ta es­ta­ba en la rea­li­za­ción te­le­vi­si­va. Co­mo tan­tos com­pa­ñe­ros de pro­mo­ción, tras su pri­me­ra pe­lí­cu­la y has­ta 1970 se em­pleó con asi­dui­dad co­mo do­cu­men­ta­lis­ta te­le­vi­si­vo.

La ca­bi­na –ba­sa­da en un ar­gu­men­to de Jo­sé Luis Gar­ci, por cier­to–, cons­ti­tu­yó un éxito sin pre­ce­den­tes en la épo­ca. Ca­si po­dría de­cir­se que la te­le­vi­sión de au­tor lle­gó con ella a nues­tra an­te­na. Sin em­bar­go, la fil­mo­gra­fía de Mer­ce­ro ha­bría de des­pren­der­se de las su­pues­tas ín­fu­las que los más pers­pi­ca­ces hu­bie­ran po­di­do en­con­trar en aquel le­gen­da­rio cor­to­me­tra­je. Si aca­so, vol­vie­ron a aso­mar en Don Juan, mi que­ri­do fan­tas­ma (1990), una re­vi­sión des­mi­ti­fi­ca­do­ra del se­duc­tor por an­to­no­ma­sia.

Mien­tras La ca­bi­na se con­ver­tía en to­do un or­gu­llo de TVE, Mer­ce­ro era uno de los rea­li­za­do­res que se apli­ca­ban en la di­rec­ción de Cró­ni­cas de un pue­blo (1971-1973), una se­rie que tam­bién ha­bría de ha­cer his­to­ria. Sur­gi­da a ins­tan­cias del al­mi­ran­te Ca­rre­ro Blan­co –en aque­llos días el pre­si­den­te del Go­bierno y nos­tál­gi­co de esa Es­pa­ña ru­ral, que inexo­ra­ble­men­te es­ta­ba que­dan­do atrás–, la pro­pues­ta re­fle­ja­ba la vi­da co­ti­dia­na en un su­pues­to pue­blo de Cas­ti­lla La Vie­ja – así se lla­ma­ba en­ton­ces–, Pue­bla Nue­va del Rey San­cho. Con guio­nes de Juan Fa­rias y Juan Alar­cón Be­ni­to, Ju­lio Coll, Mi­guel Pi­ca­zo y Mi­guel Lluch fue­ron los otros rea­li­za­do­res.

Sor­pren­de en­con­trar en un ci­neas­ta co­mo el res­pon­sa­ble de Ve­rano azul

(1981-1982) una cin­ta con tra­zas de gia­llo. Sin em­bar­go, ahí es­tá Man­chas de san­gre so­bre un co­che nue­vo, un re­la­to cri­mi­nal pro­ta­go­ni­za­do por Lu­cía Bo­sé y Jo­sé Luis Ló­pez Váz­quez, di­ri­gi­do por Mer­ce­ro en 1975. Ló­pez Váz­quez tam­bién fue el se­ñor de ne­gro alu­di­do en el tí­tu­lo de Es­te se­ñor de ne­gro (1975-1976), la nue­va pro­pues­ta te­le­vi­si­va del ci­neas­ta. Su re­gre­so al ci­ne coin­ci­dió con el des­ta­pe. Aun­que nun­ca se en­con­tró a gus­to en él, ro­dó Las de­li­cias de los ver­des años

(1976), una co­me­dia me­die­val a la ma­yor glo­ria de las de­li­cias de sus ac­tri­ces.

El ver­da­de­ro éxito del rea­li­za­dor en la Tran­si­ción fue La gue­rra de pa­pá

(1977). Ba­sa­da en una no­ve­la de Mi­guel De­li­bes, El prín­ci­pe des­tro­na­do (1973), con­ta­ba la his­to­ria de un ni­ño que, al sen­tir­se des­pla­za­do por su her­ma­na pe­que­ña, co­mien­za a ha­cer to­do ti­po de dia­blu­ras pa­ra vol­ver a lla­mar la aten­ción de sus pa­dres. Fue uno de los ma­yo­res éxi­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos del gui­puz­coano, que en aque­lla oca­sión tam­bién fue a des­cu­brir a uno de los úl­ti­mos ni­ños pro­di­gio de nues­tra pan­ta­lla: Lo­lo Gar­cía. El pe­que­ño in­tér­pre­te vol­vió a ga­nar­se al pú­bli­co en To­bi (1978), pe­ro ya no se­ría lo mis­mo.

Mer­ce­ro ha­bría de es­cu­char su nue­vo aplau­so en la pe­que­ña pan­ta­lla.

Ve­rano azul, su si­guien­te se­rie, mar­có un nue­vo ja­lón en la his­to­ria del me­dio. Am­bien­ta­da en la lo­ca­li­dad ma­la­gue­ña de Ner­ja, fue to­da una ele­gía a los ve­ra­nos en pan­di­lla de la ado­les­cen­cia. Dulce co­mo una no­ve­la de Enid Blyton – en cu­ya es­te­la hay que si­tuar­la– mar­có de for­ma in­de­le­ble a ge­ne­ra­cio­nes de es­tu­dian­tes de la EGB. Re­pues­ta en in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes, cons­ti­tu­ye en sí mis­ma un ca­pí­tu­lo apar­te en la his­to­ria del me­dio.

Bue­nas no­ches, se­ñor mons­truo (1982) fue una in­só­li­ta co­la­bo­ra­ción con Paul Naschy en la gran pan­ta­lla y Turno de ofi­cio (1986-1987) su úl­ti­ma se­rie pa­ra TVE. Es­pé­ra­me en el cie­lo (1988) fue un acer­ca­mien­to al su­pues­to do­ble de Fran­cis­co Fran­co en una co­me­dia sen­ti­men­tal que cuen­ta en­tre lo me­jor de su pro­duc­ción.

Ya con la lle­ga­da de las te­le­vi­sio­nes pri­va­das, Mer­ce­ro en­con­tró aco­mo­do en An­te­na 3. Allí vol­vió a co­brar po­pu­la­ri­dad con Far­ma­cia de guar­dia. Pro­ta­go­ni­za­da por Con­cha Cue­tos y Car­los La­rra­ña­ga, su aven­tu­ra es­tá con­si­de­ra­da la te­le­se­rie más vis­ta de

‘VE­RANO AZUL’ VE­NÍA DE LAS NO­VE­LAS DE ENID BLYTON Y DE LA NOS­TAL­GIA POR LOS VE­RA­NOS DE PAN­DI­LLA

to­da la his­to­ria del país.

Ya en el oto­ño de su fil­mo­gra­fía se acer­có a la en­fer­me­dad en Plan­ta 4, don­de Juan Jo­sé Ba­lles­ta re­crea­ba a un jo­ven em­pe­ña­do en ser fe­liz in­gre­sa­do en un hos­pi­tal. Vol­ve­ría a acer­car­se a la in­fan­cia, uno de sus te­mas fa­vo­ri­tos en Ma­no­li­to

ga­fo­tas (2004), su úl­ti­ma se­rie. En aque­lla oca­sión, adap­tó a un per­so­na­je de Elvira Lindo. ¿Y quién eres?

(2007) fue un acer­ca­mien­to al dra­ma del Alz­hei­mer, ya pre­sin­tien­do su pro­pia suer­te. Ha que­da­do co­mo su tes­ta­men­to fíl­mi­co.

Miem­bro de las aca­de­mias de la te­le­vi­sión y del ci­ne, en­tre sus hi­jos, des­ta­can el ce­le­bra­do guio­nis­ta An­to­nio San­tos Mer­ce­ro y el pro­duc­tor Ig­na­cio Mer­ce­ro.

AN­TO­NIO MER­CE­RO

BE­GO­ÑA RIVAS

An­to­nio Mer­ce­ro, ci­neas­ta y pro­duc­tor y di­rec­tor de te­le­vi­sión.

2. VE­RANO AZUL. 19 ca­pí­tu­los de una ho­ra, ro­da­dos en ve­rano (1981) y emi­ti­dos, por pri­me­ra vez, en in­vierno. Des­de la sin­to­nía has­ta su desen­la­ce, un hi­to. 2

1. LA CA­BI­NA. Un en­car­go de TVE, un guion de Gar­ci, un pa­pe­lón de Ló­pez Váz­quez... Era 1972 y An­to­nio Mer­ce­ro aca­ba­ba de in­ven­tar la te­le­vi­sión de au­tor. 1

3. FAR­MA­CIA DE GUAR­DIA. La se­rie más vis­ta de la his­to­ria de la te­le­vi­sión en Es­pa­ña au­na­ba la pi­car­día y la bon­dad de to­da la obra de Mer­ce­ro. 3

4. PLAN­TA 4. Juan Jo­sé Ba­lles­ta se afei­tó la ca­be­za e in­gre­só en la plan­ta de on­co­lo­gía pa­ra pro­ta­go­ni­zar la pe­lí­cu­la más vi­ta­lis­ta de 2003. 4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.