Nues­tro Jörg Hai­der

El dis­cur­so su­pre­ma­cis­ta y na­cio­na­lis­ta de To­rra es ho­mo­lo­ga­ble al de Bos­si o al de la ul­tra­de­re­cha aus­tria­ca

El Mundo - - ESPAÑA - RA­FA LA­TO­RRE

Quim To­rra in­vi­ta a la ca­ri­ca­tu­ra. Los pe­rió­di­cos ha­blan de él co­mo de un tí­te­re, una ma­rio­ne­ta o un hom­bre de pa­ja. Cuen­tan que Car­les

Puig­de­mont le ha im­pe­di­do ocu­par su des­pa­cho y que ado­só a su no­mi­na­ción la eti­que­ta de pro­vi­sio­nal en un ví­deo hu­mi­llan­te. Pa­re­cie­ra que To­rra comparte la vo­ca­ción de aquel pe­lo­ta cor­po­ra­ti­vo de los Pan­to­mi­ma Full: «Sí, sí, me han as­cen­di­do, las con­di­cio­nes son las mis­mas pe­ro me dan más res­pon­sa­bi­li­dad».

Por el mo­men­to To­rra es el que se pres­tó a la in­dig­ni­dad que Elsa Ar­ta­di no pu­do acep­tar, pe­ro la ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca in­vi­ta a la pru­den­cia. Hay de­ma­sia­dos ejem­plos de tí­te­res que ter­mi­na­ron eman­ci­pán­do­se de su ti­ti­ri­te­ro. Un ejem­plo muy pró­xi­mo es Puig­de­mont, un pre­si­den­te cir­cuns­tan­cial que ter­mi­nó con­ver­ti­do en providencial. Hay ca­sos más gran­dio­sos, co­mo el de Vla­di­mir Pu­tin, que en­car­ce­ló a to­dos los oli­gar­cas que vie­ron en él a un mu­lli­do hom­bre de pa­ja. El car­go con­ce­de po­der a la fir­ma y la ten­ta­ción es po­de­ro­sa.

To­mar­se en se­rio a To­rra es to­mar­se en se­rio sus tex­tos y eso, más que gro­tes­co, re­sul­ta ate­rra­dor. Su pro­sa es in­ter­cam­bia­ble con la de un Um­ber­to Bos­si, fun­da­dor de la Li­ga Nor­te ita­lia­na. Se ins­cri­be en la peor tra­di­ción po­lí­ti­ca del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán, y es­to es de­cir mu­cho, la que pro­ce­de de las Fue­ta­das –la­ti­ga­zos de odio, an­te­ce­den­tes del tuit– que Vi­ce­nç Al­bert Ba­lles­ter, pa­dre de la es­te­la­da, pu­bli­ca­ba en La Tra­lla a prin­ci­pios del si­glo

XX ba­jo el seu­dó­ni­mo Vic y Me, apó­co­pe de

Vi­va la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña y mue­ra

Es­pa­ña. La con­cep­ción de la con­vi­ven­cia, la po­lí­ti­ca y la vi­da de Quim To­rra es la que per­mi­te a la siem­pre sen­si­ble pren­sa eu­ro­pea ti­tu­lar alar­ma­da Au­ge de la ul­tra­de­re­cha cuan­do un Jörg Hai­der ga­na las elecciones en la re­gión aus­tria­ca de Ca­rin­tia. Am­bos, To­rra y el fa­lle­ci­do Hai­der, com­par­ten idén­ti­co odio al bi­lin­güis­mo.

En Es­pa­ña, don­de aca­ba de di­sol­ver­se el úl­ti­mo gru­po te­rro­ris­ta et­ni­cis­ta de Eu­ro­pa, el um­bral de la to­le­ran­cia con las pe­da­go­gías del odio es­tá le­jí­si­mos, co­mo de­mues­tra la res­pe­ta­bi­li­dad cul­tu­ral y po­lí­ti­ca de la que ha go­za­do el na­cio­na­lis­mo. La idea que Jor­di

Pujol guar­da de los an­da­lu­ces co­mo «se­res des­trui­dos» se des­pa­chó co­mo una ex­tra­va­gan­cia, igual que la gra­ve­dad de los desaho­gos su­pre­ma­cis­tas de Abe­rri Egu­na de Joseba Egi­bar eran re­ba­ja­dos con aque­llo de «son men­sa­jes de con­su­mo in­terno».

Quim To­rra cree que los es­pa­ño­les son su­cios, lo­cos, va­gos y ex­po­lia­do­res. Con­si­de­ra, ade­más, que son in­fec­cio­sos pa­ra la ra­za ca­ta­la­na, es­for­za­da y cum­pli­do­ra. Hay dos ideas esen­cia­les en su dis­cur­so: na­da de­be sus­traer­se al he­cho na­cio­nal y no bas­ta con vi­vir, ni si­quie­ra con ha­ber na­ci­do, en Ca­ta­lu­ña pa­ra ser ca­ta­lán. To­rra cree que en Ca­ta­lu­ña con­vi­ven dos reali­da­des na­cio­na­les y que ha de ser la ca­ta­la­na la que pre­va­lez­ca, por más que, se­gún su con­cep­ción, los ca­ta­la­nes son muy mi­no­ri­ta­rios en Ca­ta­lu­ña. Es­tos dos vec­to­res de su pen­sa­mien­to po­lí­ti­co es­tán per­fec­ta­men­te con­cen­tra­dos en una fra­se de un ar­tícu­lo su­yo pu­bli­ca­do en 2012 en un me­dio di­gi­tal: «Cuan­do se de­ci­de no ha­blar en ca­ta­lán se es­tá de­ci­dien­do dar la espalda a Ca­ta­lu­ña». El idio­ma es un triun­fo de la vo­lun­tad, igual que la ex­tran­je­ría es su de­rro­ta. El fas­cis­mo se pa­re­ce a es­to. Hoy es un buen día pa­ra que la pren­sa eu­ro­pea re­cu­pe­re los ti­tu­la­res con los que re­ci­bía a Hai­der.

El dis­cur­so del Pleno de in­ves­ti­du­ra de ayer fue una de­cla­ra­ción de gue­rra al Es­ta­do: «Se­re­mos lea­les al man­da­to del 1 de oc­tu­bre, cons­truir un Es­ta­do in­de­pen­dien­te en Ca­ta­lu­ña». Com­pá­re­se lo di­cho por Quim To­rra des­de la tri­bu­na con el dis­cur­so de la in­ves­ti­du­ra frus­tra­da de Jor­di Tu­rull pa­ra ad­ver­tir la di­men­sión del en­vi­te. «No ten­dre­mos nin­gu­na ex­cu­sa pa­ra no tra­ba­jar sin des­can­so por la re­pú­bli­ca», ase­gu­ró To­rra an­tes de ex­pre­sar su vo­ca­ción de mar­ti­rio.

A Jean-Clau­de Junc­ker le gus­ta bro­mear con los ele­men­tos más ra­di­ca­les que ha de so­bre­lle­var en las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas. Ha­ce unos días sa­lu­da­ba a la ro­ma­na al hún­ga­ro Or­ban y lo anun­cia­ba co­mo «ahí vie­ne el dic­ta­dor», po­co des­pués pro­ta­go­ni­za­ba una di­ver­ti­da es­ce­na con

Fa­ra­ge en los es­ca­ños del Eu­ro­par­la­men­to. Quim To­rra di­ri­gió una par­te de su dis­cur­so al pre­si­den­te de la Co­mi­sión. Aquí tie­ne Junc­ker a uno más del di­ver­ti­do club de los ul­tras.

AN­TO­NIO MO­RENO

Quim To­rra (cen­tro), acom­pa­ña­do de Fran­cesc de Dal­ma­ses (iz­da.) y Eduard Pujol, tam­bién dipu­tados de JxCat, ayer tras su pri­mer dis­cur­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.