El te­rro­ris­ta de París era de ori­gen che­cheno y es­ta­ba fi­cha­do des­de 2016

• El te­rro­ris­ta, de 21 años, na­ció en Che­che­nia y se ha­bía na­cio­na­li­za­do fran­cés en 2010 • La ul­tra­de­re­cha y los con­ser­va­do­res de­nun­cian la «inac­ción» del pre­si­den­te Ma­cron

El Mundo - - PORTADA - BEA­TRIZ JUEZ PARÍS

La opo­si­ción cri­ti­ca a Ma­cron su «inac­ción» fren­te al yiha­dis­mo

Fran­cia se vis­te de nue­vo de lu­to tras el ata­que con cu­chi­llo per­pe­tra­do el sá­ba­do por la no­che en el co­ra­zón de París por un pre­sun­to te­rro­ris­ta del Es­ta­do Is­lá­mi­co de ori­gen che­cheno. El jo­ven de 21 años apu­ña­ló a cin­co pea­to­nes, de­jan­do un ba­lan­ce de un muer­to y cua­tro heridos. Ar­ma­do con un cu­chi­llo, Kham­zat Azi­mov, na­cio­na­li­za­do fran­cés en 2010, sem­bró el pá­ni­co en el dis­tri­to II, cer­ca de la Ópera Gar­nier, una zo­na muy con­cu­rri­da de la ca­pi­tal fran­ce­sa pla­ga­da de tea­tros, ba­res, res­tau­ran­tes y te­rra­zas.

El jo­ven, que no te­nía an­te­ce­den­tes ju­di­cia­les, fi­gu­ra­ba des­de el ve­rano de 2016 en el co­no­ci­do co­mo fi­che­ro S, de per­so­nas sus­cep­ti­bles de re­pre­sen­tar un peligro pa­ra la se­gu­ri­dad del Es­ta­do por su ra­di­ca­li­za­ción is­la­mis­ta. Ha­bía si­do aña­di­do por su cer­ca­nía a un hom­bre que es­tu­vo en Si­ria. Azi­mov tam­bién es­ta­ba in­clui­do en el FSPRT, el fi­che­ro pa­ra la pre­ven­ción de la ra­di­ca­li­za­ción is­la­mis­ta de ca­rác­ter te­rro­ris­ta.

El par­ti­do ul­tra­de­re­chis­ta Fren­te Na­cio­nal (FN) y el con­ser­va­dor Los Re­pu­bli­ca­nos, el gran par­ti­do de la de­re­cha fran­ce­sa, cri­ti­ca­ron ayer el he­cho de que el pre­sun­to te­rro­ris­ta es­tu­vie­ra en el ra­dar de las au­to­ri­da­des fran­ce­sas. «Nos en­te­ra­mos de nue­vo que el te­rro­ris­ta fi­gu­ra­ría en el fi­che­ro S. ¿Pa­ra qué sir­ve ese fi­che­ro S si no pue­de evi­tar que esas bom­bas de re­lo­je­ría da­ñen nues­tro país?», se pre­gun­tó en Twit­ter Ma­ri­ne Le Pen, lí­der del Fren­te Na­cio­nal.

Por su par­te, Lau­rent Wauquiez , pre­si­den­te de Los Re­pu­bli­ca­nos, re­pro­chó al pre­si­den­te, Em­ma­nuel Ma­cron, su «inac­ción» fren­te al te­rro­ris­mo. «En la gue­rra con­tra el te­rro­ris­mo, las pa­la­bras no bas­tan, ha­cen fal­ta he­chos», tui­teó Wauquiez, quien re­cla­mó el en­car­ce­la­mien­to pre­ven­ti­vo de los in­di­vi­duos fi­cha­dos más pe­li­gro­sos.

Un jo­ven de 29 años mu­rió en el ata­que y cua­tro per­so­nas, con eda­des com­pren­di­das en­tre los 26 y 54 años, re­sul­ta­ron he­ri­das de di­fe­ren­te con­si­de­ra­ción, aun­que se en­cuen­tran fue­ra de peligro. La rá­pi­da ac­tua­ción de los agen­tes evi­tó que hu­bie­ra más víc­ti­mas. La po­li­cía re­ci­bió una pri­me­ra lla­ma­da a las 20:47 (ho­ra lo­cal) y, nue­ve mi­nu­tos más tar­de, el agre­sor era aba­ti­do por los agen­tes.

Se­gún la pren­sa lo­cal, un po­li­cía in­ten­tó en un prin­ci­pio con­tro­lar al pre­sun­to te­rro­ris­ta con una tá­ser o ar­ma de elec­tro­cho­que, pe­ro otro miem­bro de las fuer­zas de se­gu­ri­dad le dis­pa­ró dos ve­ces, pro­vo­can­do su muer­te. El pre­sun­to te­rro­ris­ta ha­bía ame­na­za­do a los po­li­cías con ma­tar­los.

La sec­ción an­ti­te­rro­ris­ta de la Fis­ca­lía de París asu­mió la in­ves­ti­ga­ción del ata­que des­pués de que va­rios tes­ti­gos ase­gu­ra­ran que Azi­mov gri­tó «Alá Ak­bar» (Alá es gran­de) en el mo­men­to de la agre­sión. Por el mo­men­to, los car­gos son por «aso­cia­ción de mal­he­cho­res con fi­nes te­rro­ris­tas pa­ra pre­pa­rar la co­mi­sión de crí­me­nes con­tra las per­so­nas» y por «ase­si­na­to y ten­ta­ti­va de ase­si­na­to so­bre per­so­nas de­po­si­ta­rias de la au­to­ri­dad pú­bli­ca con fi­nes te­rro­ris­tas».

El ata­que fue reivin­di­ca­do po­co des­pués por el au­to­de­no­mi­na­do Es­ta­do Is­lá­mi­co (IS, por sus si­glas en in­glés). En una breve no­ta pu­bli­ca­da a tra­vés de su agen­cia de no­ti­cias Al Amaq, la or­ga­ni­za­ción yiha­dis­ta ase­gu­ró que Azi­mov era un «sol­da­do» del gru­po que ha per­pe­tra­do el ata­que en re­pre­sa­lia por las ac­cio­nes de los paí­ses que for­man par­te de la coa­li­ción in­ter­na­cio­nal con­tra el IS, en­tre los que se en­cuen­tra Fran­cia.

«Fran­cia vuel­ve a pa­gar el pre­cio de la san­gre pe­ro no ce­de ni una pul­ga­da a los enemi­gos de la li­ber­tad», di­jo a tra­vés de Twit­ter po­co des­pués del ata­que el pre­si­den­te Ma­cron.

La po­li­cía arres­tó ayer en Es­tras­bur­go (no­res­te de Fran­cia) a un ami­go del pre­sun­to te­rro­ris­ta, de su mis­ma edad. Los pa­dres de Azi­mov tam­bién fue­ron in­te­rro­ga­dos y pues­tos ayer ba­jo cus­to­dia po­li­cial.

Azi­mov, na­ci­do en 1997 en Che­che­nia, se ha­bía na­cio­na­li­za­do fran­cés en 2010 a raíz de la na­tu­ra­li­za­ción de su ma­dre. Se­gún in­for­ma­ba la pren­sa lo­cal, cre­ció en el seno de una fa­mi­lia de re­fu­gia­dos en Es­tras­bur­go (es­te de Fran­cia), en el ba­rrio po­pu­lar de El­sau, don­de vi­ven mu­chos miem­bros de la co­mu­ni­dad che­che­na.

La zo­na que es­co­gió pa­ra el ata­que –que in­clu­ye las ca­lles Sain­tA­gus­tin (pun­to en el que Azi­mov em­pe­zó a apu­ña­lar a los vian­dan­tes) y Mon­signy (don­de fue aba­ti­do por la po­li­cía)– se en­con­tra­ba ayer al me­dio­día más al­te­ra­da de lo ha­bi­tual, so­bre­to­do de­bi­do a la fuer­te pre­sen­cia de pe­rio­dis­tas y cá­ma­ras de te­le­vi­sión.

En­tre los cu­rio­sos se en­con­tra­ban Mat­hieu, un es­tu­dian­te pa­ri­sino, que ha­bía sa­li­do a ha­cer com­pras. «No te­ne­mos que cam­biar nues­tros há­bi­tos por esa gen­te, pe­ro lo su­ce­di­do crea cier­to ma­les­tar y va­mos a tra­tar en un prin­ci­pio de sa­lir me­nos por los ba­rrios más fre­cuen­ta­dos», ex­pli­ca­ba es­te pa­ri­sino a EL MUN­DO.

En la pla­za de la Ópera Gar­nier, a cin­co mi­nu­tos ca­mi­nan­do de la ca­lle Mon­signy, mu­chos tu­ris­tas tran­si­ta­ban aje­nos al dra­ma que se ha­bía vi­vi­do la no­che an­te­rior en la zo­na. Los au­to­bu­ses tu­rís­ti­cos cir­cu­la­ban con nor­ma­li­dad y los vi­si­tan­tes se ha­cían fo­tos fren­te a la Ópera.

La ar­gen­ti­na Ly­da Rudhy Pérez se en­te­ró del ata­que por­que sus hi­jos la avi­sa­ron con un men­sa­je de mó­vil. «Ca­da uno sien­te el mie­do y el te­mor de di­fe­ren­te ma­ne­ra. El te­rro­ris­mo es in­ter­na­cio­nal y siem­pre es­tás ex­pues­to, ya sea en tu país o fue­ra de él», afir­ma­ba es­ta turista ar­gen­ti­na dis­pues­ta a se­guir con sus vi­si­tas.

París ha pa­de­ci­do des­de 2015 va­rios ata­ques mor­ta­les de ca­rác­ter yiha­dis­ta, en­tre los que des­ta­can el aten­ta­do con­tra el se­ma­na­rio sa­tí­ri­co Char­lie Heb­do (que aca­bó con la vi­da de 12 per­so­nas) en enero de 2015 o la ca­de­na de aten­ta­dos en no­viem­bre de ese año en la sa­la de con­cier­tos Ba­ta­clan, el bu­le­var Vol­tai­re y Saint-De­nis (con 130 víc­ti­mas mor­ta­les). Des­de 2015, 246 per­so­nas han muer­to en aten­ta­dos te­rro­ris­tas en Fran­cia.

AFP

El im­pac­to de una ba­la, vis­to ayer en la ven­ta­na de un ca­fé en­tre las ca­lles Saint-Au­gus­tin y Mon­signy (París).

AFP

Kham­zat Azi­mov.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.