«No ten­dre­mos du­das pa­ra go­ber­nar con el PSOE, he­mos apren­di­do»

El Mundo - - PORTADA - Á. CAR­VA­JAL / R. BÉCARES

Pre­gun­ta.– Ciu­da­da­nos pa­re­ce ren­ta­bi­li­zar me­jor la cri­sis del PP y Ci­fuen­tes en Ma­drid. ¿Por qué las pers­pec­ti­vas no son tan bue­nas pa­ra la iz­quier­da en to­das las en­cues­tas?

Res­pues­ta.– En el país ha cam­bia­do el nú­cleo de las preo­cu­pa­cio­nes de la gen­te y se ha des­pla­za­do el pe­so del mar­co po­lí­ti­co don­de se es­tá desa­rro­llan­do ma­yor pro­ta­go­nis­mo. Eso no sig­ni­fi­ca que va­ya a ser el re­sul­ta­do fi­nal. Hay mu­chí­si­mo par­ti­do y tra­ba­ja­mos pa­ra abrir más cam­po y que nues­tras pri­ma­rias sean el pri­mer pa­si­to de la re­mon­ta­da.

P.– Pa­ra eso es im­por­tan­te la mo­vi­li­za­ción. ¿Cree que la ma­la re­la­ción en­tre PSOE y Po­de­mos ha des­ani­ma­do a gen­te y la ha des­co­nec­ta­do?

R.– La re­pe­ti­ción del Go­bierno de Ra­joy ha des­ani­ma­do a gen­te. Es­to es así, y creo que la sen­sa­ción de que es­tu­vi­mos muy cer­ca y que no ter­mi­na­mos de en­trar en to­das las ins­ti­tu­cio­nes en las que era ne­ce­sa­rio en­trar ha des­ani­ma­do al­go. Tam­bién creo que aho­ra las mo­vi­li­za­cio­nes fe­mi­nis­tas y des­cu­brir que Ciu­da­da­nos es­tá dis­pues­to a fir­mar un che­que en blan­co al PP ca­da vez que se lo pi­de, por más que jue­guen a Pim­pi­ne­la, es­tá re­ani­man­do a mu­cha gen­te. En la cam­pa­ña de nues­tras pri­ma­rias ca­da vo­to es un pa­si­to más pa­ra esa re­mon­ta­da. Ca­da vo­ti­to es un pa­si­to que nos van ha­cer acer­car­nos a un cam­bio de ese am­bien­te o de esa per­cep­ción de cier­to desáni­mo.

P.– Cuá­les son los in­gre­dien­tes de esa re­mon­ta­da de la que ha­bla.

R.– Uno, ce­rrar un tiem­po de di­vi­sión y abrir un tiem­po de uni­dad en Po­de­mos. Dos, que hay una can­di­da­tu­ra plu­ral y que tie­ne vo­ca­ción de su­mar aún más gen­te. Y tres, que ca­da vo­to que con­se­gui­mos es un ciu­da­dano de un mu­ni­ci­pio que se su­ma a un proyecto glo­bal en la re­gión.

P.– Pa­ra la can­di­da­tu­ra de Erre­jón, ¿cuál de­be­ría ser a par­tir de aho­ra la re­la­ción con el PSOE?

R.– De­be­mos es­ta­ble­cer en Ma­drid una re­la­ción de com­pe­ten­cia vir­tuo­sa. Es evi­den­te que so­mos pro­yec­tos dis­tin­tos, te­ne­mos un proyecto más am­bi­cio­so que el PSOE, pe­ro tam­bién es evi­den­te que la su­ma pue­de que sea ne­ce­sa­ria pa­ra go­ber­nar. To­dos te­ne­mos que te­ner cla­ro que no va­mos a te­ner nin­gu­na du­da de que si se su­ma hay que go­ber­nar.

P.– ¿En­ton­ces van a ser más fle­xi­bles a la ho­ra de pactar con ellos?

R.– Va­mos a es­for­zar­nos mu­cho más en te­ner un re­sul­ta­do que nos per­mi­ta desa­rro­llar al má­xi­mo nues­tro proyecto y cuan­do lle­gue le di­ré có­mo de fle­xi­bles va­mos a ser, por­que depende del res­pal­do. Em­pie­za un pro­ce­so lar­go de un año en el que ca­da co­sa va a ir con­tan­do pa­ra la su­ma fi­nal. Es­te ti­po de pre­gun­tas son fu­tu­ri­bles y depende mu­cho de los equi­li­brios. Des­de lue­go que he­mos apren­di­do de las ex­pe­rien­cias que he­mos te­ni­do en es­te tiem­po y lo fun­da­men­tal es que no va­mos a te­ner du­da de que hay que go­ber­nar.

P.– Ha­bla de «ex­pe­rien­cias», ¿se re­fie­re a la in­ves­ti­du­ra de Sán­chez?

R.– Yo no só­lo vi­vo del Con­gre­so. Hay mu­chos mu­ni­ci­pios en los que hay ex­pe­rien­cias de las que apren­der. Unas bue­nas y otras ma­las.

P.– Se pre­sen­ta co­mo nú­me­ro dos de Erre­jón en un pac­to con Es­pi­nar. ¿Ha ter­mi­na­do la gue­rra in­ter­na?

R.– Sí, pe­ro la con­fron­ta­ción de pro­yec­tos no es una gue­rra. Qui­zá ha si­do de­ma­sia­do ex­hi­bi­cio­nis­ta pe­ro bien es­tá lo que bien aca­ba. Es­ta can­di­da­tu­ra es un ejer­ci­cio de res­pon­sa­bi­li­dad. Aho­ra pe­di­mos a los ins­cri­tos que se su­men a es­te proyecto y a ce­rrar cual­quier he­ri­da.

P.– ¿Có­mo ex­pli­ca­ría su trán­si­to de pa­sar del círculo de Igle­sias a asu­mir aho­ra las te­sis de Erre­jón?

R.– Cuan­do uno ha ex­pre­sa­do ya sus visiones y se han vo­ta­do, a par­tir de ahí no hay dos pro­yec­tos ni dos al­mas. Hay un Po­de­mos de to­dos.

P.– ¿Es cons­cien­te de que hay gen­te den­tro de Uni­dos Po­de­mos que no la quie­re ver en nin­gún pues­to tan des­ta­ca­do? ¿Pue­de per­ju­di­car­le?

R.– Lle­vo tres años tra­ba­jan­do en Po­de­mos. Me he so­me­ti­do a dos pri­ma­rias y he te­ni­do un am­plio res­pal­do. En un ca­so fui la más vo­ta­da tras la Eje­cu­ti­va y, en el otro, la cuar­ta de los que nos pre­sen­tá­ba­mos. Los vier­nes que pue­do ba­jo a mi círculo y ha­go mu­chos ac­tos en mu­ni­ci­pios. Ja­más he per­ci­bi­do eso. Ha­brá gen­te con otra opi­nión pe­ro el tono ge­ne­ral es to­do lo con­tra­rio.

P.– ¿Su pre­sen­cia co­mo nú­me­ro dos es un pro­ble­ma pa­ra pactar con IU, don­de aún es­cue­ce su mar­cha?

R.– No po­de­mos per­mi­tir que ca­si un 5% del vo­to pro­gre­sis­ta se que­de fue­ra del Par­la­men­to. Y que su­pon­ga no su­mar lo su­fi­cien­te pa­ra go­ber­nar. Des­de el 26-J se lle­va tra­ba­jan­do en co­mún y no va a ser un pro­ble­ma, por­que hay una vo­lun­tad que es­tá por en­ci­ma. Ha­brá gen­te que se­gui­rá en­fa­da­da, no lo du­do, pe­ro en ge­ne­ral no se­rá un pro­ble­ma.

P.– ¿Ha si­do un error ha­ber ex­clui­do a An­ti­ca­pi­ta­lis­tas de la lis­ta?

R.– Erre­jón in­vi­tó a Lo­re­na Rui­zHuer­ta a for­mar par­te de la can­di­da­tu­ra y ha­bló de la po­si­bi­li­dad de in­cor­po­rar más per­fi­les. Es­ta­mos abier­tos a que en el fu­tu­ro con­si­ga­mos in­cor­po­rar­los por una vía o por otra. Se quie­re con­tar con ellos.

P.– Si los mi­li­tan­tes cam­bian la lis­ta y de­ja de ser la dos, ¿se­gui­rá?

R.– Cla­ro, nun­ca me ha im­por­ta­do la po­si­ción in­di­vi­dual que ocu­po en los pro­yec­tos co­lec­ti­vos. Íñigo es­tá pi­dien­do al­go que tie­ne sen­ti­do: un aval pa­ra el con­jun­to de la lis­ta en el or­den en el que la ha pre­sen­ta­do, por­que uno re­fle­ja sus equi­pos de la ma­ne­ra que quie­re re­fle­jar­los. Lo que es­ta­mos pi­dien­do to­do el mun­do es que se vo­te la lis­ta tal cual es­tá.

P.– Ha ha­bi­do mo­vi­mien­tos en re­des pi­dien­do ba­jar de po­si­ción a los erre­jo­nis­tas al vo­tar. ¿Cree que hay al­go or­ques­ta­do por el pa­blis­mo?

R.– Es­pi­nar ha lla­ma­do al vo­to con­jun­to de to­da la lis­ta y a la uni­dad. Así que asu­mo que no. Hay una lis­ta uni­ta­ria que re­fle­ja un pro­ce­so ce­rra­do y pe­di­mos co­lec­ti­va­men­te que se vo­te es­ta lis­ta. Ca­da vo­to es una ti­ri­ta pa­ra he­ri­das pa­sa­das.

«La re­pe­ti­ción de Ra­joy des­ani­mó a la gen­te pe­ro po­de­mos cam­biar el am­bien­te»

«Ha­brá gen­te en IU en­fa­da­da con­mi­go, pe­ro no se­rá pro­ble­ma pa­ra po­der pactar»

«Nues­tras pri­ma­rias son el pri­mer pa­so a la re­mon­ta­da, hay par­ti­do en Ma­drid»

«Pe­di­mos vo­tar la lis­ta tal cual pe­ro se­gui­ría aun­que no fue­ra la ‘nú­me­ro dos’»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.