La CUP per­mi­te in­ves­tir a To­rra pa­ra que «ha­ga efec­ti­va la re­pú­bli­ca»

Los an­ti­sis­te­ma se abs­ten­drán hoy y exi­gi­rán al ‘pre­si­dent’ «he­chos» pa­ra lo­grar la in­de­pen­den­cia

El Mundo - - PORTADA - JA­VIER OMS BAR­CE­LO­NA

La CUP, la for­ma­ción in­de­pen­den­tis­ta y an­ti­ca­pi­ta­lis­ta, de­ci­dió ayer que sus cua­tro dipu­tados se abs­ten­drán hoy en el pleno de in­ves­ti­du­ra de Quim To­rra pa­ra fa­ci­li­tar­le su elec­ción co­mo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat. La de­ci­sión de la for­ma­ción an­ti­sis­te­ma ha con­ta­do con nu­me­ro­sas crí­ti­cas in­ter­nas. No obs­tan­te, la CUP ad­vir­tió de que man­ten­drá una «opo­si­ción ac­ti­va» pa­ra ga­ran­ti­zar que To­rra no prac­ti­que una po­lí­ti­ca «au­to­no­mis­ta» y «ha­ga efec­ti­va la re­pú­bli­ca» ca­ta­la­na.

La CUP evi­tó ayer re­pe­tir el pa­pel de ver­du­go que ju­gó con Ar­tur Mas y con­fir­mó que Quim To­rra se­rá el pró­xi­mo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat. Los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas man­ten­drán du­ran­te la se­gun­da vo­ta­ción de in­ves­ti­du­ra –hoy, a las 10.30 ho­ras– la abs­ten­ción de sus cua­tro dipu­tados y per­mi­ti­rán que, tras más de me­dio año de apli­ca­ción del 155, se des­blo­quee la for­ma­ción de un Go­vern.

Bas­ta­rán los 66 votos fa­vo­ra­bles de Junts per Ca­ta­lun­ya (JxCat) y ERC fren­te a los 65 en con­tra de la opo­si­ción pa­ra des­bro­zar de obs­tácu­los la nue­va le­gis­la­tu­ra. En pa­ra­le­lo, co­mo evi­den­ció la pro­pia CUP y au­gu­ran to­dos los par­ti­dos con­tra­rios a la se­ce­sión, comenzará una nue­va eta­pa de ten­sión en un Par­la­ment pro­fun­da­men­te di­vi­di­do y con un pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat que, de for­ma inau­di­ta en la his­to­ria de cual­quier país, se re­co­no­ce co­mo me­ro ins­tru­men­to de las de­ci­sio­nes de su an­te­ce­sor.

La can­di­da­tu­ra de To­rra des­agra­da a la CUP. Lo ad­mi­tie­ron al co­no­cer­se el nom­bre del ele­gi­do por Car­les Puig­de­mont y ayer no lo es­con­die­ron du­ran­te la rue­da de pren­sa pa­ra dar a co­no­cer el re­sul­ta­do de su asam­blea. «Es un re­tro­ce­so en nues­tros ob­je­ti­vos [de desa­rro­llar la Re­pú­bli­ca]», ad­mi­tió en Cer­ve­ra (Lérida) su por­ta­voz, Lluc Sa­le­llas, quien re­cor­dó que su can­di­da­to siem­pre fue Puig­de­mont por el desafío que su­po­nía a la le­ga­li­dad es­pa­ño­la. Sin em­bar­go, has­ta una for­ma­ción au­to­con­si­de­ra­da an­ti­sis­te­ma op­tó ayer por re­cu­rrir al prag­ma­tis­mo de la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal: ava­lar con su abs­ten­ción a un can­di­da­to del que des­con­fían pa­ra que li­de­re una in­ves­ti­du­ra que no se pre­sen­ta co­mo ellos que­rrían. «En el con­tex­to ac­tual he­mos de­ci­di­do no blo­quear la in­ves­ti­du­ra», re­su­mió Sa­le­llas en re­fe­ren­cia a la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 o el en­car­ce­la­mien­to de los ex miem­bros del Go­vern.

Pa­ra com­pen­sar el ba­lón de oxí­geno lan­za­do a la de­re­cha so­be­ra­nis­ta –JxCat– y a sus so­cios de ERC, la CUP ase­gu­ró que no ser­vi­rá de mu­le­ta pa­ra el Go­vern co­mo en la an­te­rior le­gis­la­tu­ra. Da­rán el sal­to a la opo­si­ción ac­ti­va pa­ra lo­grar «po­lí­ti­cas re­pu­bli­ca­nas» y evi­tar el re­gre­so al «au­to­no­mis­mo». Tam­bién cri­ti­ca­ron a las dos for­ma­cio­nes ma­yo­ri­ta­rias en el in­de­pen­den­tis­mo, a las que acu­sa­ron de ha­ber re­cu­la­do en los úl­ti­mos me­ses en su en­ves­ti­da con­tra el Es­ta­do pa­ra avan­zar ha­cia la se­ce­sión. Pe­se a ello, dan su be­ne­plá­ci­to al proyecto.

La im­pre­vi­si­bi­li­dad de las asam­bleas de la CUP no per­mi­tía co­no­cer a cien­cia cier­ta cuál se­ría el re­sul­ta­do de la cum­bre ur­gen­te con­vo­ca­da ayer. Sin em­bar­go, y en un in­ten­to de fa­ci­li­tar su abs­ten­ción, el pro­pio To­rra ra­di­ca­li­zó li­ge­ra­men­te su dis­cur­so el sá­ba­do du­ran­te el de­ba­te de in­ves­ti­du­ra pa­ra tra­tar de con­ven­cer­les. Sur­tió efec­to, por­que Sa­le­llas ayer ad­mi­tió que la CUP to­mó no­ta de sus pa­la­bras, so­bre to­do las re­fe­ren­tes a cum­plir con «el man­da­to» que creen te­ner en las ma­nos pa­ra desa­rro­llar la Re­pú­bli­ca.

La CUP trabajará, en to­do ca­so, «pa­ra que no sean pa­la­bras que se las lle­ve el vien­to, sino que sean he­chos lo más pron­to po­si­ble». En sus ob­je­ti­vos pri­mor­dia­les se si­túan la pues­ta en mar­cha de po­lí­ti­cas al mar­gen del Es­ta­do pa­ra «ha­cer efec­ti­va una Re­pú­bli­ca que ga­ran­ti­ce los de­re­chos so­cia­les y po­lí­ti­cos en Ca­ta­lu­ña».

Pa­ra avan­zar ha­cia la in­de­pen­den­cia, la CUP ya pre­sen­tó ayer va­rias de sus reivin­di­ca­cio­nes prác­ti­cas. En­tre otras, im­pul­sar un «pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te» a tra­vés de or­ga­nis­mos al­ter­na­ti­vos al sis­te­ma au­to­nó­mi­co le­gal. Pa­ra los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas, el Es­ta­do de las au­to­no­mías es ya un me­ca­nis­mo «va­cío» que hay que sus­ti­tuir por «una ins­ti­tu­cio­na­li­dad al­ter­na­ti­va que res­pon­da a la so­be­ra­nía del pue­blo y a la le­gi­mi­ti­dad de la vo­lun­tad po­pu­lar». Di­chas pro­pues­tas, aun­que con dis­tin­tas pa­la­bras, ya fue­ron re­co­gi­das en el dis­cur­so de To­rra, quien ase­gu­ró que trabajará pa­ra ela­bo­rar una cons­ti­tu­ción ca­ta­la­na. Puig­de­mont, quien des­de Ber­lín man­ten­drá su in­fluen­cia so­bre el nue­vo pre­si­dent, tam­bién tra­ba­ja en la crea­ción de una suer­te de con­se­jo «re­pu­bli­cano» al­ter­na­ti­vo en el ex­tran­je­ro.

EFE

Ma­ria Sir­vent y Lluc Sa­le­llas, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.