«Nos fal­ta un po­co de suer­te y de ca­li­dad»

El Mundo - - DEPORTES - CAR­LOS GUISASOLA

Só­lo hay una per­so­na ca­paz de po­ner di­ques al ím­pe­tu de Saúl (El­che, 1994): Si­meo­ne, su en­tre­na­dor. Bueno, tam­bién los fi­sios del Atlé­ti­co que, en el Me­dia Day pre­vio a la fi­nal de la Eu­ro­pa Lea­gue, re­tra­san su ate­rri­za­je en la gra­da del Wan­da Me­tro­po­li­tano pa­ra el en­cuen­tro con EL MUN­DO. «¡Va­mos, va­mos!», su­gie­re en plan tor­be­llino, co­mo si es­tu­vie­ra en me­dio de un par­ti­do ani­man­do a sus com­pa­ñe­ros. Pu­ro ner­vio. Tan­to que du­ran­te una en­tre­vis­ta es ca­paz de man­dar al sue­lo la gra­ba­do­ra de un ma­no­ta­zo y sol­tar­le un be­rri­do a su com­pa­ñe­ro Lu­cas («¡Lu­cas, Lu­cas!»), unas butacas más allá. En Lyon pue­de con­quis­tar por pri­me­ra vez un pe­da­zo de Eu­ro­pa.

Pre­gun­ta.– Hay po­cos que du­den de que el Atlé­ti­co es fa­vo­ri­to pa­ra la fi­nal an­te el Olym­pi­que de Mar­se­lla. ¿Qué es lo que pien­sa Saúl?

Res­pues­ta.– Sin­ce­ra­men­te creo que aho­ra mis­mo no. La co­sa es­tá al 50%. Pe­ro es ver­dad que el equi­po tie­ne una ilu­sión tre­men­da. Tie­ne que que­dar cla­ro des­de el pri­mer ins­tan­te de la fi­nal que que­re­mos ga­nar­la.

P.– Y eso que hu­bo no­ches en las que la Eu­ro­pa Lea­gue fue una pe­sa­di­lla. In­clu­so «una mier­da»...

R.– Aque­llo que di­jo Ga­bi fue un ca­len­tón. Aca­bá­ba­mos de fa­llar en dos par­ti­dos [an­te el Qa­ra­bag] que eran vi­ta­les y es nor­mal que nos sin­tié­ra­mos frus­tra­dos. No es­tu­vi­mos acer­ta­dos o en las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra afron­tar esos due­los. Pe­ro tam­po­co pu­si­mos ex­cu­sas. Por eso cuan­do caí­mos en la Eu­ro­pa Lea­gue ha­bla­mos to­dos y di­ji­mos: ‘Es­ta com­pe­ti­ción nos ha da­do mu­cho y no es al­go me­nor’. Y aquí es­ta­mos.

P.– Te­nía só­lo 17 años cuan­do de­bu­tó con aque­llos seis mi­nu­tos an­te el Be­sik­tas en la Eu­ro­pa Lea­gue. ¿Qué que­da hoy de aquel chi­co lla­ma­do Saúl?

R.– Que­dan mu­chas cosas. La ilu­sión, las ga­nas de que­rer triun­far aquí, de que­rer se­guir cre­cien­do. Creo que soy la mis­ma per­so­na de siem­pre, pe­ro me­jor ju­ga­dor. La ex­pe­rien­cia te da mu­cho y la con­fian­za del mís­ter ha si­do cla­ve pa­ra dis­fru­tar de una tran­qui­li­dad que an­tes no te­nía pa­ra afron­tar las cosas. Aun­que aún ten­go que me­jo­rar mu­cho esos úl­ti­mos pa­ses por­que es lo que me va a dar un sal­to de ca­li­dad en mi jue­go. Y va a ser un sal­to gran­de.

P.– ¿Tan mal lo pa­só Saúl en el arran­que de tem­po­ra­da? Tras mar­car al Bar­ce­lo­na di­jo que ha­bía sen­ti­do «una li­be­ra­ción».

R.– Pues la ver­dad es que sí. Ha­bía te­ni­do un par de oca­sio­nes muy cla­ras [se re­fie­re a Ro­ma] pe­ro me fal­tó suer­te. Sa­bía so­bre to­do que en un par­ti­do de la Cham­pions es im­por­tan­te em­pe­zar ga­nan­do y te­ner bue­nas sen­sa­cio­nes, pe­ro no pu­di­mos mar­car. En ese mo­men­to sen­tí que nos pe­na­li­zó mu­cho el em­pa­te en Ro­ma. No es al­go que fue­ra só­lo mío, pe­ro me sen­tí cul­pa­ble por las oca­sio­nes que tu­ve aque­lla no­che.

P.– ¿En qué po­si­ción es­tá hoy el Atlé­ti­co res­pec­to a Ma­drid y Ba­rça?

R.– Es­tá cla­ro que a ni­vel eco­nó­mi­co son muy su­pe­rio­res, pe­ro es­ta­mos me­jo­ran­do y tra­ba­ja­mos pa­ra al­gún día es­tar a su ni­vel. Aho­ra mis­mo es­tán un pel­da­ño por en­ci­ma. En lo eco­nó­mi­co son muy su­pe­rio­res, pe­ro en otras mu­chas cosas so­mos igua­les o me­jo­res que ellos.

P.– ¿Y en­ton­ces qué le pue­de ofre­cer el Atlé­ti­co a un ju­ga­dor im­por­tan­te que no ten­gan ellos?

R.– Aquí vas a te­ner una tre­men­da com­pe­ten­cia por to­do. Al fi­nal la lí­nea en­tre ga­nar o per­der es muy fi­na. Lo es­ta­mos vien­do en las fi­na­les de es­tos úl­ti­mos años, don­de pe­lea­mos por to­das las com­pe­ti­cio­nes. Nos fal­ta un pe­que­ño sal­to de suer­te y de ca­li­dad. Al­go pa­ra po­der ser cla­ra­men­te can­di­da­tos a to­do.

P.– Si es­tán en la fi­nal de Lyon es tam­bién gra­cias a aquel for­mi­da­ble ejer­ci­cio de su­per­vi­ven­cia en el Emi­ra­tes con uno me­nos ca­si to­do el par­ti­do en las se­mi­fi­na­les. ¿Qué ha­bla­ron pa­ra sa­car aque­lla no­che ade­lan­te?

R.– Real­men­te no hu­bo un men­sa­je ti­po: ‘¡Jo­der, te­ne­mos que sa­car es­to ade­lan­te!’. Sim­ple­men­te nos men­ta­li­za­mos de que ha­bía que es­tar más jun­ti­tos que nun­ca y tan fuer­tes co­mo siem­pre. Sa­bía­mos que íba­mos a de­fen­der bien, por­que al fi­nal con el 4–4–1 no se ha­ce mal, só­lo que el ba­lón ape­nas tie­ne sa­li­da. Se vio el com­pro­mi­so de to­do el equi­po. De ju­ga­do­res que tie­nen que cam­biar de po­si­ción (Tho­mas o Griez­mann) y si­guen ha­cién­do­lo bien. Eso es lo que te da el Atlé­ti­co, por ejem­plo. Cual­quier ju­ga­dor es­tá a dis­po­si­ción del gru­po. Y si com­pe­ti­mos con Ma­drid y Ba­rça es por­que aquí na­die pien­sa en sí mis­mo, só­lo pien­sa en el equi­po.

P.– Es­te año ha ju­ga­do de ca­rri­le­ro y ya le han pues­to has­ta de cen­tral. Pe­ro, ¿de qué jue­ga Saúl?

R.– Yo soy un me­dio­cen­tro con li­ber­tad pa­ra po­der lle­gar al área. Aun­que al fi­nal, si el mís­ter o el equi­po te ne­ce­si­tan en otro lu­gar, vas allí y lo in­ten­tas ha­cer lo me­jor po­si­ble. Hay ve­ces que no pue­do ren­dir al me­jor ni­vel por­que son otras po­si­cio­nes y tra­tas de ayu­dar sin más. In­ten­tas no pen­sar en des­ta­car tú so­lo pa­ra ha­cer­lo de ma­ne­ra co­lec­ti­va.

P.– Qué cur­so tan ra­ro, ¿no? Que si el cam­bio de es­ta­dio, que si la san­ción. Y aho­ra Griez­mann...

R.– A no­so­tros lo de An­toi­ne no nos afec­ta. Él es­tá con no­so­tros y no hay na­da más. Sí que es ver­dad que pen­sá­ba­mos que iba a ser un año un po­co te­mi­ble por to­dos los cam­bios y al fi­nal no ha es­ta­do tan mal. A ver qué ocu­rre el miér­co­les, pe­ro en lo de­por­ti­vo creo que ha si­do bas­tan­te bueno. El equi­po ha te­ni­do una gran reac­ción y la afi­ción le ha da­do una bien­ve­ni­da tre­men­da al es­ta­dio. Así to­do es más fá­cil.

P.– Dí­ga­me sin­ce­ra­men­te qué le pa­re­ce el Wan­da Me­tro­po­li­tano.

R.– Hay que de­cir­lo cla­ro: te­ne­mos un es­ta­dio que es la hos­tia. Por su­pues­to, le fal­ta his­to­ria, pe­ro eso só­lo se lo­gra par­ti­do a par­ti­do. Ire­mos crean­do esa ma­gia, esa his­to­ria que te­nía­mos en el Cal­de­rón.

P.– ¿Qué va a per­der us­ted con la mar­cha de Fer­nan­do To­rres?

R.– Fer­nan­do me ha da­do una es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal muy gran­de. Des­de que vol­vió fue un gran apo­yo den­tro y fue­ra. Con él he apren­di­do de to­do, a pe­sar de que no que­de con él pa­ra to­mar co­pas, o ca­fé o lo que sea. No só­lo de fút­bol sino de la vi­da. Cuan­do con­vi­ves con tu ído­lo, es­tás pen­dien­te de to­do lo que te di­ce. Siem­pre trans­mi­te ese buen ro­llo que me gus­ta y va a ser muy du­ro pa­ra mí cuan­do se va­ya.

P.– ¿Ima­gi­na un Atlé­ti­co sin Ga­bi?

R.– Ga­bi es in­com­bus­ti­ble, su fi­nal aún es­tá le­jos. Tie­ne un don es­pe­cial pa­ra con­ta­giar al equi­po. Cuan­do jue­ga a tu la­do y le ves co­rrer, no te que­da otra que imi­tar­le. Igual te di­ce que es­tá can­sa­do y si­gue apre­tan­do 90 mi­nu­tos más. Es una co­sa so­bre­hu­ma­na lo que co­rre es­te hom­bre.

P.– ¿Qué te­men del Mar­se­lla?

R.– Te­mer no te­me­mos na­da. Pe­ro ha­brá que ha­cer un buen par­ti­do pa­ra ga­nar el tí­tu­lo.

P.– Suer­te el miér­co­les.

R.– Y ca­be­za. Mu­cha ca­be­za.

«No tu­vi­mos suer­te en las úl­ti­mas fi­na­les, por eso es­ta­mos tan ilu­sio­na­dos con Lyon»

«Com­pe­ti­mos con Ma­drid y Bar­ce­lo­na por­que aquí na­die pien­sa en sí mis­mo»

«To­rres me ha da­do es­ta­bi­li­dad. Con él he apren­di­do no só­lo de fút­bol sino de la vi­da»

ÁN­GEL NA­VA­RRE­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.