Ha­mil­ton, con el mar­ti­llo

El lí­der del Mun­dial abru­ma en Mont­me­ló, don­de Sainz y Alon­so si­guie­ron pro­gre­san­do

El Mundo - - DEPORTES - MI­GUEL A. HERGUEDAS

La llu­via, siem­pre ca­pri­cho­sa, em­pe­zó a caer ayer man­sa­men­te so­bre Mont­me­ló cuan­do Le­wis Ha­mil­ton des­cor­chó una bo­te­lla de cham­pag­ne so­bre to­do el equi­po Mer­ce­des. Jus­to de­lan­te, en la des­po­bla­da tri­bu­na de me­ta, cua­tro aficionados in­gle­ses des­ple­ga­ban el le­ma de su pan­car­ta: Ham­mer Ti­mes. El Mun­dial vol­vía ayer a los Tiem­pos del Mar­ti­llo. Y no se tra­ta­ba de una sim­ple ame­na­za.

La llu­via, in­go­ber­na­ble, apa­re­ció cuan­do Fer­nan­do Alon­so ya no la ne­ce­si­ta­ba pa­ra na­da. De he­cho, ha­bía de­ja­do de pre­gun­tar por ella ha­cía un buen ra­to. Al otro la­do del pit la­ne, en el co­rra­li­to de la FIA, el as­tu­riano se li­mi­ta­ba a ofre­cer el ges­to más ama­ble. «Da­do el desa­rro­llo de las pri­me­ras vuel­tas, el oc­ta­vo pues­to me sa­be es­tu­pen­do. Lo úni­co, que los tres equi­pos de arri­ba si­guen en otra li­ga», re­la­ta­ba tras su oc­ta­va ci­ta con­se­cu­ti­va en los pun­tos, si in­clui­mos las tres úl­ti­mas de 2017.

Su pro­gre­sión, sin em­bar­go, se vio fre­na­da ayer de­ma­sia­do pron­to. Un li­ge­ro to­que con Car­los Sainz en la Cur­va 2. Des­pués, un vo­lan­ta­zo ca­si a la de­ses­pe­ra­da pa­ra es­qui­var a Ro­main Gros­jean. Del oc­ta­vo al un­dé­ci­mo pues­to. De una es­tra­te­gia a la con­tra­ria. De la pre­vi­sión de llu­via al as­fal­to se­co has­ta el fi­nal.

Cuan­do fal­ta­ban 12 vuel­tas, Fer­nan­do im­plo­ró a sus in­ge­nie­ros si ha­bía al­gún cam­bio en el par­te me­teo­ro­ló­gi­co. Era su úni­ca es­pe­ran­za pa­ra se­guir pro­gre­san­do. Pa­ra ol­vi­dar tan­tas vuel­tas a la es­te­la de Char­les Le­clerc. Era le­gí­ti­mo el an­he­lo, por­que la no­che an­te­rior ha­bía es­cu­cha­do el agua tras los cris­ta­les. In­clu­so le ha­bían con­ta­do al­go de la ca­rre­ra de GP3, dispu­tada so­bre mo­ja­do. Pe­ro las nu­bes ne­gras so­bre el ho­ri­zon­te só­lo des­car­ga­ron agua blan­da cuan­do Mer­ce­des se ba­ña­ba en las bur­bu­jas. Ha­bía que fes­te­jar a lo gran­de el cam­bio de ten­den­cia en el Mun­dial.

Ha­mil­ton no ten­drá pie­dad con los dé­bi­les a par­tir de aho­ra. Tras cua­tro ca­rre­ras de la­men­tos, in­se­gu­ri­da­des y me­lan­co­lías, el ti­rano ha re­gre­sa­do con to­da su ira. Con el mis­mo ar­te­fac­to ba­jo el tra­se­ro, ama­só una ven­ta­ja de 20 se­gun­dos so­bre Bot­tas. «Sen­tí esa si­ner­gia es­pe­cial con el co­che que no ha­bía po­di­do vi­vir has­ta aho­ra», avi­só ayer, na­da más ba­jar­se del W09.

A mi­tad de ca­rre­ra, ya ha­bía do­bla­do a Alon­so. Sin el in­cor­dio del vien­to, so­bre el ter­so as­fal­to de Mont­me­ló, Le­wis im­pu­so un rit­mo in­abor­da­ble pa­ra el res­to. Co­mo en los vie­jos tiem­pos. Lo que no ne­ce­si­ta­ba el cam­peón era la ines­pe­ra­da ayu­da de Ferrari. Ni la ro­tu­ra de Ki­mi Raik­ko­nen en la vuel­ta 25, ni el gro­se­ro error con Se­bas­tian Vet­tel, el úni­co de los can­di­da­tos que en­tró dos ve­ces a cam­biar neu­má­ti­cos. Na­die com­pren­dió se­me­jan­te es­tra­te­gia. El ren­di­mien­to de los in­ter­me­dios de las go­mas Pi­re­lli, con una tem­pe­ra­tu­ra tan sua­ve, so­bra­ba pa­ra al­can­zar la me­ta por de­lan­te de Max Vers­tap­pen. Sin em­bar­go, la pa­ra­da en la vuel­ta 41, ali­ña­da ade­más con la len­ti­tud de los me­cá­ni­cos del equi­po, en­tre­gó el po­dio con la­ci­to al pi­lo­to neer­lan­dés.

Por de­trás, en la arre­bu­ja­da pe­lea de la cla­se me­dia se co­ló Ke­vin Mag­nus­sen. El día en que to­dos mon­ta­ban sus fla­man­tes con­fi­gu­ra­cio­nes ae­ro­di­ná­mi­cas en sus pro­to­ti­pos, Haas re­pli­có ayer a su tra­di­cio­nal ma­ne­ra. De he­cho, en el seno del equi­po se son­ríen por lo ba­jo si al­guien les si­gue mi­ran­do co­mo a una ma­la imi­ta­ción del Ferrari 2017. De no

ha­ber si­do por ellos, el fin de se­ma­na de Car­los Sainz hu­bie­se si­do per­fec­to.

Al fin por de­lan­te de Ni­co Hul­ken­berg en la pa­rri­lla, el ma­dri­le­ño se be­ne­fi­ció tam­bién de la des­gra­cia de su com­pa­ñe­ro en la pri­me­ra vuel­ta. Pe­se a al­gún ti­tu­beo an­te Mar­cus Erics­son a fi­nal de recta, su tono ge­ne­ral fue muy cer­cano al so­bre­sa­lien­te. Una

prue­ba más de su idi­lio con es­ta pis­ta, don­de ya en 2017, pe­se a par­tir muy re­tra­sa­do, re­mon­tó cin­co po­si­cio­nes pa­ra aca­bar sép­ti­mo. To­do un lo­gro en el Cir­cuit de Mont­me­ló. Ayer, co­mo úl­ti­ma es­ta­dís­ti­ca, ape­nas se con­ta­ron 18 ade­lan­ta­mien­tos, 10 de ellos con la ayu­da del po­lé­mi­co DRS. Nin­guno, so­bra de­cir­lo, en la pe­lea por el li­de­ra­to.

REUTERS

El Mer­ce­des de Le­wis Ha­mil­ton, por de­lan­te de Valt­te­ri Bot­tas, Se­bas­tian Vet­tel y Ki­mi Raik­ko­nen, du­ran­te la pri­me­ra vuel­ta de ayer en el GP de Es­pa­ña.

ERROR Y SAN­CIÓN. Ro­main Gros­jean (Haas) par­ti­rá en Mó­na­co con tres po­si­cio­nes de san­ción en la pa­rri­lla tras el in­ci­den­te cau­sa­do en la pri­me­ra vuel­ta. En la se­cuen­cia de imá­ge­nes, el co­che del fran­cés en­vuel­to en pol­vo y cho­can­do con Hul­ken­berg y Gasly.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.