To­rra pla­nea un Go­vern re­bel­de

• El pre­si­den­te elec­to de la Ge­ne­ra­li­tat quie­re for­mar un Eje­cu­ti­vo con con­se­je­ros en­car­ce­la­dos o hui­dos de la Jus­ti­cia • Ade­más ac­ti­va­rá un Par­la­ment pa­ra­le­lo pa­ra se­guir avan­zan­do ha­cia la «na­ción ple­na»

El Mundo - - ESPAÑA - VÍC­TOR MON­DE­LO

El Par­la­ment de­po­si­tó ayer su con­fian­za en un pre­si­dent dis­pues­to a sus­ti­tuir la Cá­ma­ra ca­ta­la­na por una asam­blea de car­gos in­de­pen­den­tis­tas sin atri­bu­cio­nes re­co­no­ci­das por la ley, a en­tre­gar las rien­das de la Ge­ne­ra­li­tat a un fu­ga­do de la Jus­ti­cia es­pa­ño­la y a for­mar un Go­bierno con con­se­je­ros pro­ce­sa­dos por re­be­lión que, o bien se en­cuen­tran ya en pri­sión, o bien han es­ca­pa­do al ex­tran­je­ro pa­ra evi­tar la cár­cel.

Con es­tas cre­den­cia­les, y la fo­bia ha­cia to­do lo es­pa­ñol co­mo es­tan­dar­te, Quim To­rra con­si­guió su­pe­rar ayer la in­ves­ti­du­ra por un so­lo vo­to de di­fe­ren­cia –66 fren­te a 65–, gri­tó «Vis­ca Ca­ta­lun­ya Lliu­re» y aban­do­nó el He­mi­ci­clo ca­mino a Ber­lín co­mo el pri­mer pre­si­den­te elec­to de la Ge­ne­ra­li­tat que no as­pi­ra a go­ber­nar­la. Sus pri­me­ras pa­la­bras, tras ser un­gi­do, fue­ron pa­ra pro­me­ter a Car­les Puig­de­mont que de­di­ca­rá sus días en el car­go a con­se­guir in­ves­tir­lo y su pri­mer ac­to ofi­cial con­sis­ti­rá en acom­pa­ñar al pró­fu­go en una rue­da de pren­sa que ser­vi­rá pa­ra que el pa­trón de la cau­sa in­de­pen­den­tis­ta de­ta­lle có­mo pien­sa go­ber­nar Ca­ta­lu­ña des­de la ca­pi­tal ale­ma­na.

To­rra ya ofre­ció nu­me­ro­sas pis­tas du­ran­te su se­gun­do y de­fi­ni­ti­vo dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra. El sir­vien­te del pre­si­dent en la som­bra anun­ció que de­le­ga­rá tan­to en el Con­se­jo de la Re­pú­bli­ca, el or­ga­nis­mo que Puig­de­mont pre­si­di­rá des­de el «exi­lio», co­mo en la Asam­blea de Car­gos Elec­tos, una suer­te de Par­la­ment pa­ra­le­lo for­ma­do por con­ce­ja­les, dipu­tados, se­na­do­res y eu­ro­dipu­tados se­pa­ra­tis­tas que, al mar­gen de la Cá­ma­ra ca­ta­la­na, se pro­po­nen di­se­ñar la im­ple­men­ta­ción efec­ti­va de la re­pú­bli­ca au­to­pro­cla­ma­da el pa­sa­do 27 de oc­tu­bre. En­tre sus fun­cio­nes po­dría es­tar la ela­bo­ra­ción de una Cons­ti­tu­ción ca­ta­la­na, ob­je­ti­vo que To­rra se­ña­ló co­mo pri­mor­dial en la pri­me­ra se­sión de in­ves­ti­du­ra, ce­le­bra­da el sá­ba­do.

La Asam­blea de Car­gos Elec­tos es un ins­tru­men­to idea­do por la ANC pa­ra «asu­mir la má­xi­ma re­pre­sen­ta­ción le­gí­ti­ma, so­be­ra­na e ins­ti­tu­cio­nal de Ca­ta­lu­ña pa­ra com­ple­tar el pro­ce­so de in­de­pen­den­cia, la con­fec­ción, apro­ba­ción y san­ción de las nor­mas ju­rí­di­cas de la nue­va le­ga­li­dad y la con­vo­ca­to­ria in­me­dia­ta de elec­cio­nes cons­ti­tu­yen­tes», en ca­so de que el Go­vern o el Par­la­ment sean in­ter­ve­ni­dos e in­ha­bi­li­ta­dos por el Es­ta­do pa­ra im­pe­dir la se­ce­sión uni­la­te­ral, tal y co­mo sos­tie­ne la or­ga­ni­za­ción in­de­pen­den­tis­ta en su ho­ja de ru­ta pa­ra 2018. Es­te en­te no lle­gó a po­ner­se en mar­cha tras la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, pe­ro aho­ra To­rra se pro­po­ne re­cu­pe­rar­lo pa­ra «cons­truir la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na» y avan­zar ha­cia la «na­ción ple­na».

Aten­ta a las pro­me­sas de To­rra, la pre­si­den­ta de la ANC, Eli­sen­da Pa­lu­zie, re­cla­mó ayer des­de los pa­si­llos del Par­la­ment ac­ti­var de in­me­dia­to es­ta cá­ma­ra de re­pre­sen­tan­tes no ofi­cial pa­ra que «in­vis­ta» a Puig­de­mont co­mo pre­si­den­te de su Con­se­jo de la Re­pú­bli­ca, a la es­pe­ra de que pue­da ser «res­ti­tui­do» co­mo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat en sus­ti­tu­ción de To­rra «cuan­do se abra una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer­lo».

El su­ce­sor pro­vi­sio­nal de Puig­de­mont tam­bién tie­ne en men­te otro mé­to­do pa­ra se­guir ten­sio­nan­do la re­la­ción con el Es­ta­do. En cuan­to to­me po­se­sión –al­go que po­dría ocu­rrir ma­ña­na–, To­rra se pro­po­ne for­mar un Go­vern que cuen­te en­tre sus miem­bros con con­se­je­ros acu­sa­dos por re­be­lión. Con­cre­ta­men­te, el hoy pre­si­den­te elec­to de la Ge­ne­ra­li­tat quie­re que Jor­di Tu­rull, Jo­sep Rull y Lluís Puig re­cu­pe­ren las car­te­ras de las que fue­ron ce­sa­dos en apli­ca­ción del 155, es de­cir las de Pre­si­den­cia, Te­rri­to­rio y Cul­tu­ra, a pe­sar de que los dos pri­me­ros se en­cuen­tran en pri­sión pro­vi­sio­nal y que el ter­ce­ro es­tá hui­do en Bru­se­las y com­pa­re­ce ma­ña­na an­te el juez pa­ra que de­ter­mi­ne si lo ex­tra­di­ta.

La «res­ti­tu­ción del Go­vern le­gí­ti­mo» era una de las pro­me­sas elec­to­ra­les con las que Junts per Ca­ta­lun­ya se pre­sen­tó a las elec­cio­nes del 21-D y quie­re cum­plir­la por lo me­nos par­cial­men­te, des­pués de no ha­ber po­di­do de­vol­ver al Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat a Puig­de­mont. La lis­ta in­de­pen­den­tis­ta más vo­ta­da es cons­cien­te de que tres de sus con­se­je­ros po­drían ser sus­pen­di­dos en breve por el Tri­bu­nal Su­pre­mo, lo que obli­ga­ría a sus­ti­tuir­los al po­co de ha­ber si­do nom­bra­dos. Ese he­cho per­mi­ti­ría a To­rra y a Puig­de­mont vol­ver a denunciar la «per­se­cu­ción ju­di­cial» del mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta y el ata­que a la «so­be­ra­nía» del Go­vern, co­mo ya hi­cie­ron en su día cuan­do la Jus­ti­cia im­pi­dió la in­ves­ti­du­ra del pro­pio ex pre­si­dent, la de Tu­rull o las dos de Jor­di Sàn­chez.

A pe­sar de que ayer pro­pi­ció la elec­ción del más ra­di­cal de los dipu­tados de Junts per Ca­ta­lun­ya, ERC no co­mul­ga con es­ta es­tra­te­gia. Los re­pu­bli­ca­nos ocu­pa­rán el 50% del Go­vern que les co­rres­pon­de en vir­tud del acuer­do al­can­za­do con Puig­de­mont con car­gos no en­cau­sa­dos,

La Abo­ga­cía del Es­ta­do ya es­tu­dia ac­cio­nes con­tra las ini­cia­ti­vas ile­ga­les

To­rra de­ta­lla­rá hoy con Puig­de­mont des­de Ber­lín su desafío al Es­ta­do

co­mo las has­ta aho­ra dipu­tadas del Con­gre­so, Es­ter Ca­pe­lla o Te­re­sa Jor­dà –que pa­sa­rán a ser las ti­tu­la­res de Jus­ti­cia y de Agri­cul­tu­ra– o Pe­re Ara­go­nès, que os­ten­ta­rá la Vi­ce­pre­si­den­cia y la car­te­ra de Eco­no­mía.

Tal y co­mo acla­ró ayer, To­rra ba­rrun­ta pro­vo­car la con­fron­ta­ción con el Go­bierno cen­tral por una ter­ce­ra vía, la de la re­vo­ca­ción de las me­di­das to­ma­das du­ran­te la intervención de la Ge­ne­ra­li­tat. El pre­si­den­te elec­to ci­fró en 16 las le­yes sus­pen­di­das por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal que el Go­vern se pro­po­ne re­cu­pe­rar e hi­zo es­pe­cial én­fa­sis en la ne­ce­si­dad de vol­ver a to­mar el con­trol de los Mos­sos d’Es­qua­dra «pa­ra que ejer­zan co­mo la po­li­cía in­te­gral de Ca­ta­lu­ña en pleno ejer­ci­cio de sus com­pe­ten­cias». El in­de­pen­den­tis­mo desea au­men­tar la to­le­ran­cia de la po­li­cía autonómica ha­cia los CDR, co­mo evi­den­ció ayer al cen­su­rar la de­ten­ción a ma­nos de los Mos­sos de va­rios miem­bros de es­tos gru­púscu­los ra­di­ca­les afi­nes a la CUP que se pro­du­cía du­ran­te la in­ves­ti­du­ra.

Con es­tos ar­gu­men­tos, el por­ta­voz de Junts per Ca­ta­lun­ya, Eduard Pu­jol, so­li­ci­tó ayer al Go­bierno «día y ho­ra pa­ra le­van­tar el 155». El Es­ta­do res­pon­dió de nue­vo con la ley: la Abo­ga­cía del Es­ta­do ya es­tu­dia hi­po­té­ti­cas ac­cio­nes ile­ga­les que To­rra pue­da co­me­ter, co­mo el nom­bra­mien­to de con­se­je­ros en­cau­sa­dos.

T. ALBIR / EFE

Joa­quim To­rra e Inés Arri­ma­das cru­zan sus mi­ra­das du­ran­te la se­gun­da se­sión del Pleno de in­ves­ti­du­ra, en la que el dipu­tado de Junts per Ca­ta­lun­ya fue un­gi­do pre­si­den­te elec­to de la Ge­ne­ra­li­tat.

EL MUN­DO

TV3 emi­tió una ima­gen de Puig­de­mont si­guien­do el Pleno mien­tras To­rra pro­nun­cia­ba su dis­cur­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.