Arrian­do

El Mundo - - OPINIÓN - AR­CA­DI ES­PA­DA

LÓ­GI­CA­MEN­TE, mu­chos in­tere­sa­dos se pre­gun­tan en qué mo­men­to es­ta­mos del Pro­ce­so, aho­ra que han nom­bra­do al Va­li­do del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­dad. Yo eli­jo pa­ra ex­pli­car­lo la tar­de del vier­nes 27 de oc­tu­bre de 2017. Po­co des­pués de las tres la pre­si­den­ta del Par­la­men­to, Car­me For­ca­dell, anun­ció la pro­cla­ma­ción de la Re­pú­bli­ca da­da la vo­ta­ción ma­yo­ri­ta­ria que ha­bía te­ni­do lu­gar po­co an­tes. Ca­si al mis­mo tiem­po el Se­na­do au­to­ri­za­ba al Go­bierno a apli­car el ar­tícu­lo 155. Y cer­ca de las ocho y me­dia de la tar­de el pre­si­den­te Ra­joy da­ba a co­no­cer la des­ti­tu­ción del Go­bierno au­to­nó­mi­co y la di­so­lu­ción del Par­la­men­to. En­tre un he­cho y otro pa­sa­ron cin­co ho­ras. TV3 no de­jó de re­trans­mi­tir en di­rec­to. La pla­za de Sant Jau­me, don­de iba au­men­tan­do pau­la­ti­na­men­te el nú­me­ro de ce­le­bran­tes de la nue­va Re­pú­bli­ca, era uno de los es­ce­na­rios fa­vo­ri­tos. Y en ese es­ce­na­rio se re­pe­tía ob­se­si­va­men­te un plano: la ban­de­ra es­pa­ño­la on­dean­do jun­to a la cú­pu­la del Pa­la­cio de la Ge­ne­ra­li­dad. El plano re­pe­tía lo que los ma­ni­fes­tan­tes co­rea­ban: fue­ra esa ban­de­ra. Pe­ro la ban­de­ra no se arrió. Si­gue on­dean­do mien­tras es­cri­bo.

De mo­do que don­de es­ta­mos es, exac­ta­men­te, en ese plano te­le­vi­si­vo. El Va­li­do pro­nun­ció ayer el pri­mer dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra de la Re­pú­bli­ca. Su ig­no­ran­cia del mar­co le­gal au­to­nó­mi­co fue ab­so­lu­ta. Así

«A pe­sar del tono gra­ve, el Va­li­do no dio se­ña­les con­vin­cen­tes de mo­ver­se en otro te­rri­to­rio que no fue­ra el de la fic­ción»

con­cep­tos co­mo ne­go­cia­ción es­tu­vie­ron au­sen­tes. Ca­ta­lun­ya ya no tie­ne que ne­go­ciar na­da con na­die. Ni si­quie­ra con los catalanes. Muy ani­mo­so, el Va­li­do di­jo que en­tre sus prio­ri­da­des es­ta­ba la cons­truc­ción del co­rre­dor me­di­te­rrá­neo y la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co en la que Ca­ta­lu­ña ya era pio­ne­ra. A pe­sar del tono gra­ve y a ra­tos so­lem­ne con que iba des­gra­nan­do sus pro­pues­tas y de los sor­pren­den­tes es­fuer­zos de la opo­si­ción por to­már­se­las en se­rio el Va­li­do no dio se­ña­les con­vin­cen­tes de mo­ver­se en otro te­rri­to­rio que no fue­ra el de la fic­ción. O si se quie­re al­go mas so­fis­ti­ca­do: adop­tan­do un en­fo­que fun­cio­na­lis­ta co­mo si fue­ra, en efec­to, el Va­li­do del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Sin em­bar­go, aho­ra tie­ne una opor­tu­ni­dad in­dis­cu­ti­ble de de­mos­trar que la Re­pú­bli­ca y él mis­mo exis­ten, ofre­cien­do a la te­le­vi­sión pú­bli­ca, y con ella al an­cho mun­do, la ima­gen fun­da­cio­nal del nue­vo ré­gi­men. Den­tro de po­cas ho­ras el 155 de­cae­rá por el au­to­ma­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal es­pa­ñol. Se­rá en­ton­ces el mo­men­to de que el Va­li­do de­mues­tre que es­tá bien de la azo­tea y jus­to allí arríe la ban­de­ra es­pa­ño­la del más­til.

Mien­tras tan­to, unos mi­nu­tos de pu­bli­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.