Com­po­nen­das

El Mundo - - OPINIÓN - DA­VID GISTAU

EN SEN­TI­DO es­tric­to, la Tran­si­ción fue una com­po­nen­da. Que sa­lie­ra bien, que de he­cho que­da­ra con­sa­gra­da por el nar­ci­sis­mo de­mo­crá­ti­co co­mo el mo­men­to fun­da­cio­nal de la me­jor de las Es­pa­ñas po­si­bles, in­tro­du­jo ese hábito en to­das las ges­tio­nes pos­te­rio­res de pro­ble­mas. La cin­tu­ra de Zapatero. El bor­bo­neo del Rey an­te­rior. El ca­ta­lán en la in­ti­mi­dad de Az­nar. Las con­ce­sio­nes de to­do ti­po al na­cio­na­lis­mo a cam­bio de es­ta­bi­li­dad y de es­ca­ños pro­té­si­cos cuan­do los pro­pios no al­can­za­ban. Or­te­ga lo ha­bría lla­ma­do «con­lle­van­cia». Pe­ro eran com­po­nen­das que pos­ter­ga­ban los pro­ble­mas, no una ge­ne­ra­ción, sino una le­gis­la­tu­ra más. Es­pa­ña per­ma­ne­cía in­con­clu­sa por­que la prio­ri­dad era la su­per­vi­ven­cia de día a día en el bos­que, co­mo en Ram­bo. Ma­los acuer­dos jus­ti­fi­ca­dos por el pa­vor a una ta­rea de­ma­sia­do du­ra de cum­plir.

La lle­ga­da de To­rra, ac­tual pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­dad y fu­tu­ro pró­fu­go, tie­ne co­mo úni­ca ven­ta­ja la cons­ta­ta­ción de que, in­clu­so al otro la­do del 155, es­te tiem­po es­pa­ñol no se re­sol­ve­rá con la com­po­nen­da. Por más in­dig­na que fue­ra la dis­po­si­ción a tro­car ren­di­cio­nes por es­ta­bi­li­dad. De los per­so­na­jes pú­bli­cos, el pri­me­ro que pa­re­ció comprender es­to fue el Rey FB6, que por ello arries­gó con un dis­cur­so en el que se cerró el mar­gen de ma­nio­bra pa­ra la com­po­nen­da que su pa­dre ha­bría man­te­ni­do abier­to con la re­tó­ri­ca ha­bi­tual de «ha­blan­do se en­tien­de la gen­te». Tam­bién lo ha en­ten­di­do Arri­ma­das, se­gún se in­fie­re de sus discursos con­ce­bi­dos ba­jo los efec­tos de la ha­li­to­sis del úni­co na­cio­na­lis­mo ul­tra en el co­ra­zón de Eu­ro­pa que no ha si­do de­tec­ta­do co­mo pe­li­gro re­gre­si­vo gra­cias a su fo­to­gé­ni­ca con­tra­po­si­ción al mi­to fol­cló­ri­co de la Es­pa­ña fran­quis­ta por de­fi­ni­ción. El que no lo ha com­pren­di­do es Ra­joy, cu­ya men­ta­li­dad es­tá tan en­tre­na­da por el tiem­po en que com­po­nen­da y de­mo­cra­cia se con­vir­tie­ron en si­nó­ni­mos que no con­ci­be otra co­sa. Bás­te­se ob­ser­var el no­ci­vo acuer­do de pre­su­pues­tos al­can­za­do con el na­cio­na­lis­mo vas­co a cam­bio de unos me­se­ci­llos más de su­per­vi­ven­cia per­so­nal en el co­ta­rro y de blo­queo de las fuer­zas su­ce­so­rias. Que tam­bién son pa­ra que Dios nos pi­lle con un plan de emi­gra­ción a Pa­rís, to­do hay que de­cir­lo.

Pre­ci­sa­men­te por­que se es­bo­zan tre­men­dos, los me­ses fu­tu­ros se­rán pur­ga­ti­vos y pe­na­li­za­rán a quie­nes só­lo as­pi­ren a sal­var el pro­pio cu­lo me­dian­te la com­po­nen­da. Pos­ter­guen has­ta nue­vo avi­so la fan­ta­sía de vi­vir en una so­cial­de­mo­cra­cia es­can­di­na­va. Aquí se nos ha le­van­ta­do el no-muer­to del na­cio­na­lis­mo y los des­ti­nos sa­gra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.