La em­ba­ja­da de Trump en Jerusalén se bau­ti­za en san­gre

• Tro­pas is­rae­líes ma­tan a de­ce­nas de pa­les­ti­nos y de­jan más de 2.000 he­ri­dos al re­pri­mir la pro­tes­ta en Ga­za • Is­rael ata­ca ob­je­ti­vos de Ha­mas en la peor jor­na­da des­de la gue­rra de 2014

El Mundo - - MUNDO - SAL EMERGUI JERUSALÉN

Do­nald Trump inau­gu­ró ayer la nue­va em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos en Jerusalén mien­tras Ga­za se inun­da­ba de san­gre. La fron­te­ra en­tre Is­rael y la Fran­ja vi­vió la jor­na­da más vio­len­ta des­de la gue­rra de 2014, que se sal­dó con al me­nos 52 pa­les­ti­nos muer­tos y más de 2.000 he­ri­dos por las tro­pas is­rae­líes en­car­ga­das de re­pri­mir las pro­tes­tas.

La aper­tu­ra de la po­lé­mi­ca em­ba­ja­da en la dispu­tada Jerusalén; los lla­ma­mien­tos de Ha­mas a «vol­ver a ca­sa» en nue­vas edi­cio­nes de la Mar­cha del Re­torno ini­cia­da el 30 de mar­zo; las ad­ver­ten­cias de Is­rael –que re­for­zó la fron­te­ra con Ga­za pa­ra evi­tar in­fil­tra­cio­nes–, la

Nak­ba –o ca­tás­tro­fe, jor­na­da en que los pa­les­ti­nos re­cuer­dan la crea­ción de Is­rael ha­ce 70 años y que se con­me­mo­ra hoy– y el pri­mer vier­nes del Ra­ma­dán an­ti­ci­pa­ban una de las se­ma­nas más ten­sas en la úl­ti­ma dé­ca­da. Las pre­vi­sio­nes más pe­si­mis­tas no tar­da­ron en cum­plir­se.

A me­di­da que se acercaba la ho­ra de la so­lem­ne inau­gu­ra­ción de la sede di­plo­má­ti­ca en el ba­rrio de Ar­no­na, to­ma­do por de­ce­nas de fun­cio­na­rios y agen­tes es­ta­dou­ni­den­ses en Jerusalén, au­men­ta­ba el nú­me­ro de muer­tos pa­les­ti­nos por dis­pa­ros is­rae­líes en una do­ce­na de pun­tos fron­te­ri­zos.

El mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad del te­rri­to­rio con­tro­la­do por Ha­mas in­for­mó de al me­nos 52 muer­tos y 2.000 he­ri­dos en una jor­na­da que aca­bó con ata­ques aé­reos is­rae­líes con­tra ba­ses de Ha­mas y la Yihad Is­lá­mi­ca. Se­gún fuen­tes pa­les­ti­nas, al me­nos 10 muer­tos eran miem­bros de los ór­ga­nos de se­gu­ri­dad de Ha­mas. Otras nue­ve víc­ti­mas mor­ta­les eran ni­ños.

La de­ci­sión de Trump, vis­ta por los pa­les­ti­nos co­mo una «agre­sión», fue la me­cha que in­cen­dió un te­rreno que ya de por sí pre­sen­ta­ba un enor­me po­ten­cial ex­plo­si­vo de­bi­do a ele­men­tos in­fla­ma­bles, co­mo la Mar­cha del Re­torno en ple­na Nak­ba –en re­cuer­do a los 700.000 pa­les­ti­nos que hu­ye­ron o fue­ron ex­pul­sa­dos de sus tie­rras en la gue­rra de 1948–, la pau­pé­rri­ma si­tua­ción eco­nó­mi­ca de Ga­za –ais­la­da por Is­rael y Egip­to– y el pro­fun­do cis­ma in­terno en­tre Ha­mas y Al Fa­tah. Una bom­ba de re­lo­je­ría. «Es una ho­rri­ble ma­sa­cre», de­nun­ció el Go­bierno pa­les­tino des­de Ra­ma­la mien­tras el pre­si­den­te de la Au­to­ri­dad Na­cio­nal Pa­les­ti­na (ANP), Abu Ma­zen, de­cre­ta­ba tres días de due­lo. La por­ta­voz de la OLP, Ha­nan Ash­ra­wi, aña­dió: «Ha­ce­mos un lla­ma­mien­to ur­gen­te a to­dos los miem­bros de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal pa­ra fre­nar el de­rra­ma­mien­to de san­gre con­tra los ha­bi­tan­tes de Ga­za. Es­ta ma­sa­cre de­li­be­ra­da, así co­mo otras ma­sa­cres co­me­ti­das por Is­rael, no de­be­ría que­dar im­pu­ne». An­to­nio Gu­te­rres, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, se re­co­no­ció «pro­fun­da­men­te alar­ma­do» por la reacción de Is­rael.

Ha­mas acu­só a los sol­da­dos de «dis­pa­rar de for­ma in­dis­cri­mi­na­da y cri­mi­nal» en una jor­na­da que no tie­ne na­da que ver con lo ocu­rri­do en las úl­ti­mas ocho se­ma­nas en cues­tión de con­se­cuen­cias e in­ten­si­dad de los cho­ques.

Tras anun­ciar que con­ti­nua­rán sus pro­tes­tas en la fron­te­ra, el di­ri­gen­te is­la­mis­ta Ja­lil al Ja­ya acu­só a Is­rael de dis­pa­rar a «ma­ni­fes­tan­tes des­ar­ma­dos» y pi­dió una nue­va In­ti­fa­da, en un lla­ma­mien­to a des­per­tar la ira de Cis­jor­da­nia, que ayer se man­tu­vo re­la­ti­va­men­te en cal­ma. La Mar­cha del Re­torno se­gui­rá has­ta prin­ci­pios de ju­nio, cuan­do se con­me­mo­re la gue­rra de 1967, anun­ció.

Egip­to, a tra­vés de su je­fe de In­te­li­gen­cia, Ab­bas Ka­mal, ha in­ten­ta­do en los úl­ti­mos días con­ven­cer al lí­der de Ha­mas, Is­mail Ha­ni­ya, pa­ra que or­de­na­ra el ce­se de las pro­tes­tas a cam­bio de me­di­das pa­ra ali­viar la dra­má­ti­ca si­tua­ción eco­nó­mi­ca en Ga­za. De mo­men­to, su me­dia­ción ha fra­ca­sa­do. «Es me­jor mo­rir co­mo már­ti­res que no hu­mi­lla­dos en nues­tras ca­mas en Ga­za», di­jo la se­ma­na pa­sa­da el di­ri­gen­te de Ha­mas Yahi­ya Sin­war, pi­dien­do a los su­yos que cru­za­ran en ma­sa la fron­te­ra is­rae­lí.

Is­rael, por su par­te, de­nun­ció a Ha­mas por «em­plear una vio­len­cia sin pre­ce­den­tes en es­tas úl­ti­mas se­ma­nas y pa­gar 100 dó­la­res a ca­da fa­mi­lia que acu­die­ra a la fron­te­ra pa­ra usar­las co­mo es­cu­do hu­mano».

«Is­rael, que avi­só a los pa­les­ti­nos de no acer­car­se a la ver­ja fron­te­ri­za, tie­ne la obli­ga­ción de de­fen­der sus fron­te­ras. He­mos vis­to tres co­man­dos con te­rro­ris­tas ar­ma­dos que dis­pa­ra­ron, in­ten­tos de co­lo­car ex­plo­si­vos y pe­ne­tra­ción en Is­rael, tal co­mo ha­bía avi­sa­do el pro­pio Ha­ni­yah. No com­préis que se tra­ta de una ma­ni­fes­ta­ción pa­cí­fi­ca», pi­dió el por­ta­voz mi­li­tar Ro­nen Ma­ne­lis a los pe­rio­dis­tas en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca. Así­mis­mo, acu­só a Ha­mas de «ac­tuar con­tra sus ha­bi­tan­tes y la prue­ba es el re­cien­te ata­que con­tra el pues­to fron­te­ri­zo is­rae­lí de Ke­rem Sha­lom por el que lle­ga la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria a los ha­bi­tan­tes de Ga­za».

Le­jos de la fron­te­ra, EEUU ofi­cia­li­za­ba la de­ci­sión de Trump en el blin­da­do ba­rrio de Ar­no­na, si­tua­do en un pun­to in­ter­me­dio en­tre la par­te oc­ci­den­tal y orien­tal de Jerusalén. Has­ta la fe­cha, la em­ba­ja­da rea­li­za­ba fun­cio­nes con­su­la­res y a par­tir de hoy com­par­ti­rá la­bo­res y mi­sio­nes con la em­ba­ja­da en Tel Aviv. El ob­je­ti­vo es cons­truir un edi­fi­cio en los pró­xi­mos años.

Cin­co me­ses y una se­ma­na des­pués de su po­lé­mi­co anun­cio, Trump apa­re­ció en la pan­ta­lla de la em­ba­ja­da en Jerusalén. «Te­nía que ha­ber ocu­rri­do ha­ce mu­cho tiem­po. Jus­to des­pués de la crea­ción de Is­rael en 1948 (…) . Is­rael es una na­ción so­be­ra­na que, co­mo cual­quier otra, tie­ne de­re­cho a de­ci­dir cuál es su ca­pi­tal», afir­mó Trump en un men­sa­je gra­ba­do, an­te los 1.000 in­vi­ta­dos en el ac­to de Jerusalén don­de se re­cor­dó la ley apro­ba­da en el Con­gre­so es­ta­dou­ni­den­se por de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos en 1995.

«A di­fe­ren­cia de Clin­ton, Bush y Oba­ma, Trump ha cum­pli­do su pro­me­sa con una de­ci­sión que no es­ta­ble­ce cuá­les se­rán las fron­te­ras de Jerusalén», co­men­tó a EL MUN­DO un miem­bro de la co­mi­ti­va en la que Ivan­ka Trump y su ma­ri­do y asesor, Ja­red Kush­ner, aca­pa­ra­ron

Só­lo cua­tro de los 28 em­ba­ja­do­res de la UE en Is­rael asis­tie­ron al ac­to pre­vio

Gu­te­rres, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la ONU, ase­gu­ra sen­tir­se «muy alar­ma­do»

«La em­ba­ja­da de EEUU es una co­lo­nia ame­ri­ca­na», de­nun­cia Abú Ma­zen

«Cual­quier país tie­ne de­re­cho a de­fen­der su fron­te­ra», afir­ma Ben­ja­min Ne­tan­yahu

to­das las mi­ra­das en un ac­to en el que na­die era ajeno a las in­for­ma­cio­nes lle­ga­das des­de la fron­te­ra con Ga­za.

Trump in­ten­tó un men­sa­je con­ci­lia­dor ha­cia los pa­les­ti­nos: «Nues­tra prin­ci­pal as­pi­ra­ción es lo­grar la paz. EEUU con­ti­núa com­pro­me­ti­do en la asis­ten­cia pa­ra lo­grar­la. Se­gui­mos apo­yan­do el sta­tu quo de los Lu­ga­res San­tos de Jerusalén in­clu­yen­do el Mon­te del Tem­plo, tam­bién lla­ma­do Ha­ram al Sha­rif».

Pa­ra los is­rae­líes, la de­ci­sión de Trump es jus­ta y es el me­jor co­lo­fón a las ce­le­bra­cio­nes del 70 aniver­sa­rio de la crea­ción del Es­ta­do ju­dío. Pa­ra los pa­les­ti­nos es una de­ci­sión in­jus­ta co­mo preám­bu­lo de la con­me­mo­ra­ción de la Nak­ba. El tras­la­do pro­vi­sio­nal tie­ne un va­lor más sim­bó­li­co que prác­ti­co en una zo­na don­de el sim­bo­lis­mo lo es ca­si to­do.

«El pre­si­den­te Trump ha he­cho His­to­ria al re­co­no­cer la His­to­ria. Gra­cias pre­si­den­te por man­te­ner tu pro­me­sa. Es­ta­mos muy agradecidos y emo­cio­na­dos. No te­ne­mos me­jor ami­go que Es­ta­dos Uni­dos y Es­ta­dos Uni­dos no tie­ne me­jor ami­go que Is­rael. Es un día his­tó­ri­co», se­ña­ló el pri­mer mi­nis­tro Ben­ja­mín Ne­tan­yahu, que en­vió un men­sa­je a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal pa­ra que si­ga el ejemplo de Trump: «La paz se­rá po­si­ble si se ba­sa en la ver­dad. Y la ver­dad es que Jerusalén es la ca­pi­tal del pue­blo ju­dío en los úl­ti­mos 3.000 años, y la ca­pi­tal del Es­ta­do de Is­rael en los úl­ti­mos 70 años». Pe­ro la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal se des­mar­ca de for­ma cla­ra. Un re­fle­jo de ello es que só­lo cua­tro de los 28 em­ba­ja­do­res de la UE en Is­rael asis­tie­ron al ac­to de la no­che an­te­rior en Jerusalén.

Cons­cien­te de la crí­ti­ca in­ter­na­cio­nal an­te el ele­va­do nú­me­ro de muer­tos en Ga­za, Ne­tan­yahu reac­cio­nó ano­che: «Cual­quier país tie­ne la obli­ga­ción de de­fen­der sus fron­te­ras y sus ciu­da­da­nos. Ha­mas de­cla­ra su in­ten­ción de des­truir a Is­rael y en­vía a mi­les pa­ra cru­zar la ver­ja fron­te­ri­za y ata­car­nos».

En Ra­ma­la, la ira era si­mi­lar a la mos­tra­da po­co des­pués del po­lé­mi­co anun­cio en di­ciem­bre en la Ca­sa Blan­ca. «La em­ba­ja­da es una co­lo­nia ame­ri­ca­na», se­ña­ló Abu Ma­zen. «Ne­tan­yahu y Trump ce­le­bran hoy el en­te­rra­mien­to del pro­ce­so de paz ba­sa­do en dos Es­ta­dos. El sig­ni­fi­ca­do es que em­pu­jan a is­rae­líes y pa­les­ti­nos a un en­fren­ta­mien­to eterno», de­nun­ció el di­ri­gen­te pa­les­tino Saeb Ere­kat. «La Ad­mi­nis­tra­cion Trump pro­mue­ve la anar­quía in­ter­na­cio­nal apo­yan­do a Is­rael y sus fla­gran­tes y sis­te­má­ti­cas de las re­so­lu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les», con­clu­yó el que fue­ra je­fe ne­go­cia­dor pa­les­tino, des­car­tan­do com­ple­ta­men­te cual­quier me­dia­ción fu­tu­ra de EEUU en un pro­ce­so de paz es­tan­ca­do des­de ha­ce cua­tro años.

Pa­ra Ha­mas, el tras­la­do de la em­ba­ja­da es sen­ci­lla­men­te un «cri­men con­tra la hu­ma­ni­dad y con­tra Al Quds». Kush­ner mos­tró su es­pe­ran­za que el pa­so sea el ini­cio «del ca­mino a la paz», pi­dió un acuer­do en­tre is­rae­líes y pa­les­ti­nos y cri­ti­có a Ha­mas: «Los que pro­vo­can pro­ble­mas co­mo he­mos vis­to hoy en Ga­za son par­te del pro­ble­ma y no de la so­lu­ción». Al ano­che­cer, la de­le­ga­ción de Es­ta­dos Uni­dos aban­do­na­ba la zo­na, que hoy vol­ve­rá a te­ner sus mi­ra­das con­cen­tra­das en la Fran­ja de Ga­za.

MOHAM­MED ABED / AFP

Ma­ni­fes­tan­tes ga­za­tíes, ba­jo el gas lan­za­do por dro­nes is­rae­líes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.