LA LU­NA EU­RO­PA SU­MA PUN­TOS PA­RA SER HABITABLE

Un mun­do he­la­do. Un nue­vo estudio con­fir­ma la exis­ten­cia de géi­se­res en es­te satélite de Jú­pi­ter, uno de los me­jo­res can­di­da­tos pa­ra te­ner vi­da mi­cro­bia­na

El Mundo - - PAPEL - POR TE­RE­SA GUERRERO

Cuan­do en 1610, Ga­li­leo Ga­li­lei des­cu­brió con su te­les­co­pio una nue­va lu­na de Jú­pi­ter, di­fí­cil­men­te pu­do pen­sar que cua­tro si­glos des­pués es­te pe­que­ño satélite, bau­ti­za­do con el nom­bre de Eu­ro­pa, aca­ba­ría con­vir­tién­do­se en uno de los lu­ga­res más pro­me­te­do­res del sis­te­ma so­lar pa­ra bus­car vi­da ex­tra­te­rres­tre.

Des­de ha­ce unos años, Eu­ro­pa ocu­pa un lu­gar des­ta­ca­do en el ránking de prio­ri­da­des de las agen­cias es­pa­cia­les. Los da­tos re­ca­ba­dos por las mi­sio­nes que la han es­tu­dia­do apun­tan a que, ade­más de te­ner un gran océano de agua lí­qui­da ba­jo su su­per­fi­cie he­la­da, apa­ren­te­men­te reúne las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que allí vi­van mi­cro­or­ga­nis­mos. Un nue­vo estudio ba­sa­do en ob­ser­va­cio­nes rea­li­za­das en los años 90 por la na­ve es­pa­cial de la NA­SA Ga­li­leo apor­tó ayer más prue­bas so­bre el po­ten­cial de es­te mun­do pa­ra al­ber­gar vi­da.

Las ob­ser­va­cio­nes rea­li­za­das con el te­les­co­pio es­pa­cial Hub­ble en­tre 2012 y 2016 mos­tra­ron lo que pa­re­cían ser géi­se­res de ma­te­rial ema­nan­do del in­te­rior de

Eu­ro­pa, un fenómeno que res­pal­da­ba la exis­ten­cia del océano sub­te­rrá­neo de agua lí­qui­da que los as­tro­fí­si­cos creen que hay en su in­te­rior, va­rios ki­ló­me­tros por de­ba­jo de su sue­lo he­la­do.

Aho­ra, la re­vi­sión y aná­li­sis de los da­tos re­co­gi­dos en 1997 por la na­ve Ga­li­leo du­ran­te su ma­yor apro­xi­ma­ción a Eu­ro­pa, cuan­do se si­tuó a me­nos de 400 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, con­fir­ma­rían la exis­ten­cia de es­tos géi­se­res (tam­bién lla­ma­dos plu­mas) que trans­por­tan ma­te­rial des­de el in­te­rior.

Se­gún ex­pli­can los au­to­res del estudio, li­de­ra­dos por Xianz­he Jia, de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan, los cam­bios que han ob­ser­va­do en el cam­po mag­né­ti­co y en el plas­ma al­re­de­dor de Eu­ro­pa son fá­cil­men­te ex­pli­ca­bles por la pre­sen­cia de un géi­ser. Re­cons­tru­ye­ron la tra­yec­to­ria se­gui­da por la son­da Ga­li­leo y se­ña­la­ron la lo­ca­li­za­ción del géi­ser en la su­per­fi­cie de la lu­na. Ese lu­gar coin­ci­día con una re­gión en la que ha­bían de­tec­ta­do tem­pe­ra­tu­ras anó­ma­las de­bi­do al ca­lor pro­ce­den­te del in­te­rior.

Se tra­ta­ría, por tan­to, de una prue­ba in­de­pen­dien­te de la re­co­gi­da por el te­les­co­pio Hub­ble de que es­ta ac­ti­vi­dad se es­tá pro­du­cien­do en es­ta lu­na. «Sa­be­mos que Eu­ro­pa tie­ne mu­chos de los in­gre­dien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra que exis­ta vi­da co­mo la co­no­ce­mos, co­mo agua lí­qui­da o ener­gía», se­ña­ló ayer Eli­za­beth Turtle, de la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins, du­ran­te la rue­da de pren­sa or­ga­ni­za­da por la NA­SA pa­ra ex­pli­car el ha­llaz­go, coin­ci­dien­do con la pu­bli­ca­ción del estudio en Na­tu­re As­tro­nomy. No obs­tan­te, se­gún Xianz­he Jia, su estudio no per­mi­te de­ter­mi­nar la com­po­si­ción de los géi­se­res.

«El gran ali­cien­te del des­cu­bri­mien­to de los géi­se­res ra­di­ca en que la fuen­te de los ma­te­ria­les po­dría ser el océano glo­bal exis­ten­te de­ba­jo de la cor­te­za he­la­da del satélite de Jú­pi­ter», ex­pli­ca Ol­ga Prie­to Ba­lles­te­ros, geó­lo­ga pla­ne­ta­ria del Cen­tro de As­tro­bio­lo­gía (CAB/CSICINTA), sin vin­cu­la­ción con la in­ves­ti­ga­ción. «Es­te tra­ba­jo nos ofre­ce una prue­ba que apo­ya la hi­pó­te­sis de que Eu­ro­pa es una lu­na ac­ti­va que su­fre erup­cio­nes de ma­te­ria­les de ma­ne­ra fre­cuen­te», afir­ma Prie­to.

RE­CO­GI­DA DE MUES­TRAS

La exis­ten­cia de es­tos géi­se­res, ar­gu­men­tan los au­to­res del estudio, fa­ci­li­ta­rían la re­co­gi­da de mues­tras de ma­te­rial pues, en lu­gar de una mi­sión que ta­la­dra­ra la su­per­fi­cie he­la­da (que se­ría muy ca­ra y téc­ni­ca­men­te muy com­ple­ja), una son­da or­bi­ta­do­ra po­dría re­co­ger­las de for­ma más sen­ci­lla pa­ra de­ter­mi­nar así si ese océano sub­te­rrá­neo es habitable.

Su su­per­fi­cie pa­re­ce de­ma­sia­do ins­hós­pi­ta pa­ra que pue­da so­bre­vi­vir al­gún or­ga­nis­mo pues, ade­más de las gé­li­das tem­pe­ra­tu­ras (por de­ba­jo de los -170ºC) cuen­ta con una at­mós­fe­ra muy fi­na, por lo que la ra­dia­ción que lle­ga de­be ser muy in­ten­sa.

Los as­tro­fí­si­cos es­tán im­pa­cien­tes por po­der to­mar mues­tras del con­te­ni­do de es­tos géi­se­res. En la ho­ja de ru­ta de las agen­cias es­pa­cia­les hay en mar­cha va­rias mi­sio­nes pa­ra co­no­cer me­jor el sis­te­ma de Jú­pi­ter, aun­que aún ha­brá que es­pe­rar bas­tan­tes años.

Las son­das JUICE (JU­pi­ter ICy moons Ex­plo­rer), de la Agencia Es­pa­cial Eu­ro­pea (ESA), y Eu­ro­pa Clip­per, de la NA­SA, se­rán lan­za­das en 2022 pa­ra ex­plo­rar es­te frío mun­do. Eu­ro­pa Clip­per ha­rá 44 so­bre­vue­los del satélite he­la­do, uno de ellos a só­lo 25 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia: «Es­ta mi­sión de la NA­SA cuen­ta con ins­tru­men­tos pa­ra ana­li­zar la com­po­si­ción de la exos­fe­ra, in­clu­yen­do las emi­sio­nes de las plu­mas si se tie­ne la suer­te de coin­ci­dir con la ac­ti­vi­dad», se­ña­la Prie­to.

Ade­más de in­ves­ti­gar Eu­ro­pa (a la que so­bre­vo­la­rá en dos oca­sio­nes), Juice, cu­ya lle­ga­da al sis­te­ma de Jú­pi­ter es­tá pre­vis­ta pa­ra 2029, es­tu­dia­rá otras dos lu­nas, Ga­ní­me­des y Ca­lis­to, y

Jú­pi­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.