«Pu­si­mos amor y re­bel­día, pe­ro no nos bas­tó»

El ‘Pa­to’ Fi­llol y Qui­que Se­tién re­vi­ven la fi­nal de la Re­co­pa del 86 que el Atlé­ti­co per­dió en Lyon: «Nos ava­sa­lla­ron», di­cen so­bre el Di­na­mo de Kiev

El Mundo - - DEPORTES - CAR­LOS GUISASOLA MA­DRID

Cuan­do Ma­til­do Ubal­do Fi­llol (San Mi­guel del Mon­te, Ar­gen­ti­na, 1950) pi­só el cés­ped del Sta­de Ger­land de Lyon, aún no te­nía del to­do cla­ro que su aven­tu­ra en el Atlé­ti­co iba a con­cluir an­tes de tiem­po. «Fue una derrota que a mí me gol­peó mu­cho. Yo to­da­vía lu­cha­ba con po­der que­dar­me en el Atlé­ti­co», re­cuer­da te­le­fó­ni­ca­men­te a EL MUN­DO des­de Bue­nos Ai­res El Pa­to. Un por­te­ro de guan­tes fir­mes y una es­tre­lla (ga­nó el Mun­dial de 1978 en su país) por el que Pe­pe Navarro, ex guar­da­me­ta atlé­ti­co, y Ja­vier Cas­te­do, vi­ce­pre­si­den­te con Vi­cen­te Cal­de­rón, via­ja­ron has­ta Sao Paulo y pa­ga­ron al­go más de 20 mi­llo­nes de pe­se­tas al Fla­men­go pa­ra traer­le a Eu­ro­pa (él iba a co­brar cer­ca de 12 en dos tem­po­ra­das con aquel con­tra­to). Me­ses des­pués, po­co pu­do ha­cer an­te la ava­lan­cha que aque­lla tar­de de ma­yo se le vino en­ci­ma. «Fui­mos su­pe­ra­dos por­que eran uno de los me­jo­res equi­pos de Eu­ro­pa. Te­nían gen­te im­pre­sio­nan­te. Eran prác­ti­ca­men­te la se­lec­ción com­ple­ta de la URSS», re­pa­sa con nos­tal­gia Fi­llol, que so­lía lu­cir un cu­rio­so 1 en su pan­ta­lón, es­cri­to en nú­me­ro ro­mano. Se re­fie­re a aquel tre­men­do Di­na­mo de Kiev que les arre­ba­tó la Re­co­pa de 1986. Du­ran­te un cuar­to de si­glo (has­ta la fi­nal de la Eu­ro­pa Lea­gue en Ham­bur­go 2010), Lyon fue el do­lo­ro­so re­cuer­do de un lu­gar mal­di­to. Hoy, tras Lis­boa y Mi­lán, es só­lo uno más.

A Qui­que Se­tién (San­tan­der, 1958), ca­si una ge­ne­ra­ción por de­trás, le to­có arran­car la fi­nal des­de el ban­qui­llo. «Me do­lió mu­cho cuan­do Luis dio la ali­nea­ción ini­cial y no es­ta­ba por­que es­pe­ra­ba sa­lir de ini­cio», cuen­ta a es­te pe­rió­di­co el hoy téc­ni­co de un Be­tis cla­si­fi­ca­do de for­ma bri­llan­te pa­ra com­pe­ti­cio­nes eu­ro­peas. «Re­cuer­do que Lan­dá­bu­ru me pu­so la mano en­ci­ma del hom­bro cuan­do subimos al au­to­bús, ca­mino del es­ta­dio, y me di­jo: ‘Tran­qui­lo, seguro que aca­ba­rás ju­gan­do’». Y así ocu­rrió. De he­cho fue el úni­co cam­bio que hi­zo Luis Ara­go­nés en to­do el par­ti­do. Es­tu­vo me­dia ho­ra so­bre el cés­ped fran­cés y tu­vo tiem­po de po­ner­le un ba­lón im­pe­ca­ble a Ro­ber­to Simón Ma­ri­na. «Pu­do ha­ber si­do el em­pa­te». Por­que Qui­que, uno de los má­xi­mos go­lea­do­res del Atlé­ti­co en aque­lla Re­co­pa, lle­gó a la fi­nal ca­si de mi­la­gro. Ha­bía su­fri­do una im­por­tan­te le­sión de ro­di­lla a prin­ci­pios de mar­zo, un par de eliminatorias an­tes (en cuar­tos de fi­nal, an­te el Es­tre­lla Ro­ja), y tu­vo que es­tar un mes es­ca­yo­la­do. Aque­llo ca­si le apar­ta no só­lo de la fi­nal sino tam­bién del Mun­dial de Mé­xi­co.

«Luis nos ha­bló de lo que era el Di­na­mo de Kiev. Nos hi­zo prác­ti­ca­men­te una ra­dio­gra­fía al de­ta­lle de lo que eran aquellos pi­bes», evo­ca Fi­llol, su­mer­gi­do en un tre­men­do ca­ta­rro que ape­nas le de­ja ha­blar con cal­ma. «Nos pi­dió que hi­cié­ra­mos un es­fuer­zo su­pre­mo por­que íba­mos a en­trar en la his­to­ria. Es im­po­si­ble ol­vi­dar aque­lla emo­ti­va aren­ga pre­via su­ya. No só­lo nos ha­bló de fút­bol, sino que lo­gró to­car nues­tro amor pro­pio. Lás­ti­ma que les aga­rrá­se­mos en el to­pe de su ren­di­mien­to. Pu­si­mos mu­cha re­bel­día y amor, pe­ro no nos al­can­zó. Aún así, mo­ri­mos de pie». Por­que el en­ton­ces con­jun­to so­vié­ti­co se ade­lan­tó pron­to (a los cin­co mi­nu­tos) pe­ro no fir­mó la sen­ten­cia has­ta el fi­nal, al con­tra­gol­pe, con el Atlé­ti­co vol­ca­do en bus­ca de un mi­la­gro que na­die en la aba­rro­ta­da gra­da cre­yó po­si­ble.

«Ha­bía­mos vis­to to­dos los par­ti­dos que ha­bían ido ju­gan­do y pa­sa­ron a la ma­yo­ría de los ri­va­les por en­ci­ma. Es­ta­ban Blok­hin, Be­la­nov, Dem­ya­nen­ko, Za­va­rov... Ha­bía unos fut­bo­lis­tas in­creí­bles. Eran unas má­qui­nas», re­vi­ve en voz al­ta Se­tién, que fue fi­cha­do esa mis­ma tem­po­ra­da pro­ce­den­te del Ra­cing de San­tan­der. «La su­pe­rio­ri­dad que de­mos­tra­ron en la pri­me­ra me­dia ho­ra fue tre­men­da. Creo que nos ava­sa­lla­ron», ad­mi­te con do­lor, aun­que re­cuer­da con mu­cho cariño aquellos en­tre­na­mien­tos pre­vios al gran día en Ma­drid. A ca­ba­llo en­tre el Re­ti­ro y el Vi­cen­te Cal­de­rón, don­de Luis les fue in­cul­can­do el es­pí­ri­tu pa­ra afron­tar con ener­gía el desafío de Lyon.

«Hu­bo tan­ta su­pe­rio­ri­dad en el par­ti­do que no tu­vi­mos op­ción. Da igual có­mo hu­bié­ra­mos ju­ga­do. Lo ló­gi­co era que per­dié­ra­mos y tal vez por eso se asu­mió bas­tan­te bien. In­clu­so por par­te de nues­tra afi­ción», re­ca­pi­tu­la Se­tién, que aún guar­da una fo­to con el pre­si­den­te ro­ji­blan­co Vi­cen­te Cal­de­rón en la puer­ta del ho­tel de con­cen­tra­ción. Tam­po­co ol­vi­da aquellos ami­gos que se die­ron la pa­li­za en au­to­bús des­de San­tan­der du­ran­te to­da la no­che pa­ra que Lyon, co­mo fi­nal­men­te ocu­rrió, lu­cie­ra en un in­ten­so co­lor ro­jo y blan- co. «El am­bien­te fue es­pec­ta­cu­lar. Pa­re­cía que es­tu­vié­ra­mos ju­gan­do en ca­sa». Sin em­bar­go, no ve pa­ra­le­lis­mos con la fi­nal que ma­ña­na ju­ga­rá el Atlé­ti­co, más allá de que se dis­pu­te en la mis­ma ciu­dad. «Es di­fí­cil que se les es­ca­pe. Es­te Atlé­ti­co tie­ne mu­cha ex­pe­rien­cia».

Fi­llol aban­do­nó Ma­drid con 35 años, pe­ro aún tu­vo tiem­po de co­no­cer a nue­vos com­pa­ñe­ros an­tes de re­ti­rar­se del fút­bol a los 40. Uno de ellos, un jo­ven­cí­si­mo Die­go Pa­blo Si­meo­ne, con el que com­par­tió ves­tua­rio en Ve­lez Sars­field (89/90). «Me que­dó una enor­me sen­sa­ción de frus­tra­ción por­que ha­bía­mos he­cho un gran es­fuer­zo pa­ra es­tar a to­pe ese día. Ese equi­po es­ta­ba muy uni­do y aún hoy man­te­ne­mos con­tac­to».

GETTY

Ima­gen de archivo de la fi­nal de la Re­co­pa en­tre el Atle­ti y el Dynamo de Kiev en 1986 en Lyon.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.