To­rra: ca­pi­tá de es­ca­mots

El Mundo - - DEPORTES - RAÚL DEL PO­ZO

Ayer Quim To­rra per­pe­tró en el Par­la­ment un pro­nun­cia­mien­to o aso­na­da re­tó­ri­ca in­vo­can­do la Re­pú­bli­ca ca­ta­la­na y la in­de­pen­den­cia. La Mo­nar­quía que­dó mu­da. «A Fe­li­pe VI –di­jo un di­ri­gen­te de

Uni­dos Po­de­mos– no le lle­ga la ca­mi­sa al cuer­po». Ni al Rey ni a mu­chos es­pa­ño­les y catalanes que no pue­den ima­gi­nar que un ra­cis­ta que les lla­ma «bes­tias ca­rro­ñe­ras, ví­bo­ras y hie­nas con una ta­ra en el ADN», pue­da ser una au­to­ri­dad en un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co. La for­ma­ción de un Go­vern in­de­pen­den­tis­ta nos aler­ta de que Ca­ta­lu­ña es­tá in­ten­tan­do de­vo­rar la de­mo­cra­cia del 78 y a los dos par­ti­dos que go­ber­na­ron.

An­te el en­ga­ño­so fin de ci­clo del Ré­gi­men del 78 mu­chos di­ri­gen­tes de la iz­quier­da si­guen te­nien­do un pie en la Res­tau­ra­ción y el otro en el es­pe­jis­mo cons­ti­tu­yen­te. An­te es­ta con­fu­sión Ciu­da­da­nos se es­ca­pa del pe­lo­tón y de­ja al PP y al PSOE en el co­che es­co­ba.

La as­cen­sión ver­ti­gi­no­sa de Ri­ve­ra tie­ne mu­chas mo­ti­va­cio­nes; la esen­cial es que en los úl­ti­mos 40 años el bi­par­ti­dis­mo no ha sa­bi­do de­fen­der a la na­ción de sus prin­ci­pa­les enemi­gos; no só­lo no se les ha com­ba­ti­do sino que se han me­ti­do con ellos en la pil­tra. Ayer se con­su­mó la in­fa­mia de que un fa­ná­ti­co se­gui­dor del ca­pi­tán Co­llons fue­ra ele­gi­do pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat. Co­mo ha es­cri­to Luis Mau­ri, Quim To­rra sien­te de­vo­ción por Mi­quel Ba­dia, ca­pi­tán Co­llons je­fe de los es­ca­mots del Es­tat ca­ta­là. Aquel pis­to­le­ro fa­ná­ti­co di­ri­gía una ges­ta­pi­llo al es­ti­lo ale­mán que tor­tu­ra­ba a char­ne­gos anar­quis­tas y fue aba­ti­do jun­to a su her­mano por la FAI.

Inés Arri­ma­das, en un dis­cur­so vi­bran­te, an­ti­fas­cis­ta, re­cor­dó a es­te ener­gú­meno con cor­ba­ta que el na­cio­na­lis­mo es sed de odio. La bra­ví­si­ma Arri­ma­das sa­có los tex­tos en los que Quim se com­por­ta co­mo un Goeb­bels de al­dea di­cien­do que los es­pa­ño­les son bes­tias que vi­ven en Ca­ta­lu­ña.

Los par­ti­dos que go­ber­na­ron no só­lo van de fa­ro­li­llos ro­jos, sino que pa­re­cen en­ton­te­ci­dos por la pá­ja­ra. Con­si­de­ran que la en­cues­ta de Me­tros­co­pia es un dis­pa­ra­te, só­lo unos días des­pués de la del CIS, que sue­le ser fia­ble. Pe­ro al­go se mue­ve cuan­do los son­deos in­sis­ten en que el par­ti­do en la van­guar­dia de la de­fen­sa de una na­ción ator­men­ta­da y ame­na­za­da des­pla­za a los par­ti­dos di­nás­ti­cos. PSOE con­tes­ta: «Se­ría muy ma­lo pa­ra Es­pa­ña que Cs go­ber­na­ra. Es un par­ti­do opor­tu­nis­ta que úni­ca­men­te es­tá pen­dien­te de lo que la gen­te quie­re oír, pe­ro ca­re­ce de pro­yec­to de país». Otros con­si­de­ran que el PSOE de­be­ría ser más hu­mil­de y no des­pre­ciar las en­cues­tas. «Pe­dro –ex­pli­can– tie­ne ma­de­ra, pe­ro la po­lí­ti­ca de co­mu­ni­ca­ción que se es­tá lle­van­do es pé­si­ma».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.