To­rra exi­ge el di­ne­ro y a Tra­pe­ro

• Evi­den­cia su de­pen­den­cia de Puig­de­mont vi­si­tán­do­le en Ber­lín en su pri­mer día co­mo ‘pre­si­dent’ elec­to • «No se pue­de ser in­de­pen­dien­te sin el con­trol de los re­cur­sos», afir­ma To­rra, que re­cla­ma a Ra­joy una reunión

El Mundo - - ESPAÑA - CAR­MEN VA­LE­RO / JA­VIER OMS

El pre­si­den­te elec­to de la Ge­ne­ra­li­tat, Quim To­rra, ini­ció ayer su an­da­du­ra con dos ges­tos que an­ti­ci­pan las cla­ves de un man­da­to que él mis­mo asu­me co­mo tem­po­ral. El pri­me­ro fue evi­den­ciar su fal­ta de au­to­no­mía po­lí­ti­ca al acu­dir a Ber­lín a «ren­dir ho­me­na­je y pre­sen­tar res­pe­tos» a Car­les Puig­de­mont, a quien con­si­de­ra el ver­da­de­ro «pre­si­dent le­gí­ti­mo». El se­gun­do ges­to fue la exi­gen­cia de la de­vo­lu­ción a la Ge­ne­ra­li­tat del con­trol de sus fi­nan­zas pa­ra po­der go­ber­nar mien­tras que, en pa­ra­le­lo, man­tie­nen vi­vo el pro­cés. Du­ran­te su pri­mer día co­mo pre­si­dent elec­to, To­rra se com­pro­me­tió tam­bién a un ter­cer he­cho, a prio­ri, de di­fí­cil eje­cu­ción: la res­ti­tu­ción de to­dos los car­gos des­ti­tui­dos tras la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155. En­tre ellos fi­gu­ra el ma­yor ce­sa­do de los Mos­sos d’Es­qua­dra, Jo­sep Lluís Tra­pe­ro, impu­tado por la Audiencia Na­cio­nal por un de­li­to de se­di­ción.

To­rra se pre­sen­tó en Ber­lín co­mo je­fe «in­te­ri­no» del fu­tu­ro go­bierno ca­ta­lán a la es­pe­ra de que re­gre­se al car­go «el pre­si­den­te le­gí­ti­mo». En un men­sa­je leí­do en cas­te­llano y di­ri­gi­do al Eje­cu­ti­vo cen­tral, pri­me­ro arre­me­tió con­tra lo que con­si­de­ra la «re­pre­sión» po­lí­ti­ca y la «as­fi­xia fi­nan­cie­ra» que su­pues­ta­men­te se ejer­ce des­de Ma­drid, sin ol­vi­dar la exis­ten­cia de los de­no­mi­na­dos «pre­sos po­lí­ti­cos», en re­fe­ren­cia a los ex miem­bros del Go­vern y lí­de­res de la ANC y Òm­nium en­car­ce­la­dos.

Tras su car­gas de pro­fun­di­dad, pa­só a ofre­cer «diá­lo­go» al Go­bierno es­pa­ñol e in­ten­tó des­ac­ti­var el pe­so de sus es­cri­tos su­pre­ma­cis­tas. Ase­gu­ró, al con­tra­rio, que no go­ber­na­rá de for­ma ex­clu­yen­te: «Soy de­mó­cra­ta, proeu­ro­peo, li­be­ral y pro­so­cie­da­des abiertas».

En una evi­den­cia de la pre­si­den­cia bi­cé­fa­la ca­ta­la­na, fue Puig­de­mont quien anun­ció que es­ta se­ma­na se pre­sen­ta­rá un Go­vern «fuer­te que pue­da res­tau­rar to­dos los da­ños cau­sa­dos por la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155». Y no só­lo eso. Los dos pre­si­dents re­cla­ma­ron re­cu­pe­rar las rien­das de las fi­nan­zas, «un te­ma cla­ve» por­que «no se pue­de ser in­de­pen­dien­te si no se tie­ne el con­trol de los re­cur­sos», di­jo To­rra.

Puig­de­mont, que ayer vol­vió a ser in­te­rro­ga­do por la Fis­ca­lía ale­ma­na, elo­gió que la pri­me­ra me­di­da de To­rra una vez to­me po­se­sión del car­go se­rá en­viar una car­ta al pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy. En ella le pe­di­rá que «fi­je día y ho­ra» pa­ra una reunión que To­rra quie­re que se ce­le­bre «sin con­di­cio­nes pre­vias». El ex pre­si­dent fue el que re­ve­ló que Ra­joy to­da­vía no ha fe­li­ci­ta­do a To­rra por su in­ves­ti­du­ra y quien au­gu­ró que exi­gi­rá que se le­van­te el ar­tícu­lo 155 y la intervención de las fi­nan­zas. En su turno, To­rra ins­tó a Ra­joy a acu­dir «sin con­di­cio­nes pre­vias, pa­ra ha­blar de to­do» a una reunión a la que Ra­joy ayer se mos­tró abier­to. To­rra in­sis­tió en que «no bas­ta» con le­van­tar el 155.

«Nun­ca aban­do­na­re­mos el ca­mino de re­con­fir­mar al pre­si­dent Puig­de­mont al fren­te del Go­vern, pa­ra que re­gre­se al Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat», ase­gu­ró To­rra. Y acen­tuó otro ob­je­ti­vo irre­nun­cia­ble: «Tam­po­co en la idea de la Re­pú­bli­ca de Ca­ta­lu­ña». Pa­ra man­te­ner vi­vo el pro­cés, di­jo que se ac­tua­rá en tres ni­ve­les: el «Es­pa­cio li­bre de Eu­ro­pa [es­pa­cio Schen­gen], las ins­ti­tu­cio­nes ca­ta­la­nas y una asam­blea de elec­tos», tal y co­mo de­no­mi­nan al Par­la­ment pa­ra­le­lo que as­pi­ran crear. To­rra cree que el pro­yec­to se co­ro­na con una ciu­da­da­nía in­vo­lu­cra­da en un «pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te».

Ho­ras an­tes, To­rra re­ve­ló en Ca­ta­lun­ya Rà­dio su ob­je­ti­vo de «res­ti­tuir»

a to­do el an­te­rior Go­vern y a los al­tos car­gos, des­de ex con­se­llers has­ta los di­rec­to­res ge­ne­ra­les. Tam­bién pa­san­do por una de las fi­gu­ras más con­tro­ver­ti­das, la del ex ma­yor de los Mos­sos Jo­sep Lluís

Tra­pe­ro. Cons­cien­te de que quien fue­ra má­xi­mo res­pon­sa­ble po­li­cial lo pue­da des­car­tar –se en­cuen­tra impu­tado por la Audiencia Na­cio­nal ba­jo ame­na­za de ser en­car­ce­la­do–, To­rra di­jo que «de­pen­de­rá de las per­so­nas y sus si­tua­cio­nes per­so­na­les». Fuen­tes de ERC ase­gu­ra­ron ayer a es­te dia­rio que su­ce­de­rá lo mis­mo con los ex con­se­je­ros re­pu­bli­ca­nos, con la úni­ca du­da de Co­mín, quien to­da­vía no ha cer­ti­fi­ca­do de for­ma ofi­cial.

El via­je a Ber­lín de To­rra des­per­tó ayer críticas en­tre la opo­si­ción –el PSC ha pre­sen­ta­do una pre­gun­ta en el Par­la­ment pa­ra sa­ber si se ha pa­ga­do con di­ne­ro pú­bli­co– y, en un he­cho que de­be preo­cu­par­le más, en la CUP. Tan só­lo un día des­pués de lo­grar la in­ves­ti­du­ra gra­cias a ellos, los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas le afea­ron el ofre­ci­mien­to de diá­lo­go a Ra­joy. El dipu­tado Vidal Ara­go­nés tea­tra­li­zó el mo­men­to sa­cán­do una «tar­je­ta ro­ja» a To­rra, al que acu­só de ol­vi­dar el ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio de la uni­la­te­ra­li­dad. «El pri­mer ob­je­ti­vo, pa­ra la CUP, no es el diá­lo­go con el Es­ta­do es­pa­ñol, sino el ejer­ci­cio del de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción del pue­blo de Ca­ta­lu­ña. Y pen­sá­ba­mos que ese era el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de JxCat, de ERC y del pró­xi­mo Go­vern», ale­gó.

Los in­ten­tos de To­rra por des­ac­ti­var la po­lé­mi­ca por sus men­sa­jes su­pre­ma­cis­tas es otro de los flan­cos en los que, por el mo­men­to, fra­ca­sa. El pre­si­den­te del gru­po so­cia­lis­ta en Bar­ce­lo­na, Jau­me Collboni, pi­dió ayer que el pleno del Ayun­ta­mien­to «se pro­nun­cie en con­tra de las de­cla­ra­cio­nes xe­nó­fo­bas» del pre­si­dent in­ves­ti­do. Se­gún Collboni, la ca­pi­tal ca­ta­la­na de­be con­de­nar y re­pro­bar «to­do ti­po de ac­ti­tu­des y co­men­ta­rios di­vi­so­rios, ex­clu­yen­tes y de ca­rác­ter xe­nó­fo­bo, con­tra­rios a la dig­ni­dad y el res­pe­to a las per­so­nas».

Se su­mó a las críticas la or­ga­ni­za­ción SOS Ra­cis­me, que de­nun­ció ayer el dis­cur­so de To­rra por «pe­li­gro­so, irres­pon­sa­ble e inacep­ta­ble. En un co­mu­ni­ca­do, el Con­se­jo de la en­ti­dad cri­ti­có que se tra­ta de «un dis­cur­so que es aún más gra­ve cuan­do se uti­li­za des­de ám­bi­tos ins­ti­tu­cio­na­les y des­de una po­si­ción de po­der», y tie­ne que ser iden­ti­fi­ca­do y re­pro­ba­do en cual­quier mo­men­to. «Es­ta­re­mos aler­ta».

Los ex ‘con­se­llers’ de ERC re­cha­zan la «res­ti­tu­ción» del Go­vern ce­sa­do

La CUP cri­ti­ca a To­rra por ofre­cer diá­lo­go y ol­vi­da la au­to­de­ter­mi­na­ción

EFE

El pre­si­den­te elec­to de la Ge­ne­ra­li­tat, Quim To­rra, en pri­mer plano e ilu­mi­na­do por la luz, ayer en Ber­lín, mien­tras Car­les Puig­de­mont se man­tie­ne en un se­gun­do plano, en la os­cu­ri­dad.

E. M.

Un mo­men­to del re­por­ta­je emi­ti­do por TV3 de To­rra con su fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.