Ca­sa­do apro­bó de gol­pe me­dia ca­rre­ra el cur­so que lo­gró el escaño

Va­rios pro­fe­so­res de­nun­cian «pre­sio­nes» po­lí­ti­cas pa­ra li­cen­ciar­le y él de­fien­de su es­fuer­zo

El Mundo - - ESPAÑA - PA­BLO HERRAIZ / QUI­CO ALSEDO

Pa­blo Ca­sa­do apro­bó de gol­pe en 2007 la mi­tad de la ca­rre­ra de De­re­cho, na­da más lo­grar su pri­mer escaño co­mo dipu­tado. Pa­ra su­pe­rar la otra mi­tad ha­bía tar­da­do sie­te años. El di­ri­gen­te del Par­ti­do Po­pu­lar em­pe­zó su ca­rre­ra en Ica­de en 1999 y lue­go de­ci­dió tras­la­dar sus es­tu­dios al Car­de­nal Cis­ne­ros, un cen­tro pú­bli­co-pri­va­do ads­cri­to a la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid.

Cuan­do se pre­sen­tó por pri­me­ra vez a unas elec­cio­nes re­gio­na­les, en ma­yo de 2007, el al­to car­go po­pu­lar só­lo lle­va­ba apro­ba­das 13 asig­na­tu­ras de De­re­cho, se­gún su ex­pe­dien­te aca­dé­mi­co, al que ha te­ni­do ac­ce­so EL MUN­DO. Jus­to al con­se­guir su escaño, su ca­rre­ra aca­dé­mi­ca ace­le­ró drás­ti­ca­men­te: en cua­tro me­ses, en­tre ju­nio y sep­tiem­bre, apro­bó 12 asig­na­tu­ras, el equi­va­len­te al 48% de la ti­tu­la­ción. Du­ran­te sus dos años co­mo es­tu­dian­te en esa ins­ti­tu­ción se pro­du­je­ron cons­tan­tes lla­ma­das de al­tos car­gos del PP pa­ra que Ca­sa­do, en­ton­ces pre­si­den­te de Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes de Ma­drid, ter­mi­na­ra la ca­rre­ra de una vez.

Así lo han re­la­ta­do a es­te pe­rió­di­co pro­fe­so­res, di­rec­ti­vos y tra­ba­ja­do­res del cen­tro. Es­tas fuen­tes ex­pli­ca­ron que se pro­du­je­ron pre­sio­nes so­bre sus pro­fe­so­res y que el alumno apro­bó fi­nal­men­te con «fa­ci­li­da­des» y «li­ge­re­zas», se­gún unos, y con cla­ro tra­to de fa­vor se­gún otros. Es­tos úl­ti­mos lle­gan a afir­mar que «le re­ga­la­ron» par­te del tí­tu­lo.

Es­te dia­rio ha con­sul­ta­do a va­rias de las fa­cul­ta­des de De­re­cho más pres­ti­gio­sas de Es­pa­ña. To­das ellas va­lo­ran co­mo «muy di­fí­cil, ca­si im­po­si­ble» que se die­ra en­ton­ces o en la ac­tua­li­dad un ca­so aca­dé­mi­co co­mo el del po­lí­ti­co del PP: apro­bar la mi­tad del tí­tu­lo en un úni­co cur­so.

El plan de es­tu­dios que su­peró Ca­sa­do era el de 1953, cu­ya li­cen­cia­tu­ra cons­ta­ba de 25 asig­na­tu­ras en cin­co cur­sos. En la Au­tó­no­ma de Ma­drid ven «muy di­fí­cil» que un alumno apro­ba­ra 12 en un só­lo cur­so. En la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra lo til­dan de «har­to com­pli­ca­do». En la Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na ex­pli­can: «No re­cor­da­mos nin­gún ca­so así, aun­que po­dría ha­ber al­guno, de al­gún alumno su­per­do­ta­do». Aña­den que apro­bar tan­tas ma­te­rias «no era ha­bi­tual en­ton­ces ni lo es hoy, aun­que los gra­dos tie­nen me­nos cré­di­tos». En la pro­pia Com­plu­ten­se ex­pli­can: «Ha po­di­do ha­ber ca­sos, pe­ro se­rían muy, muy po­cos».

Es­te pe­rió­di­co se pu­so en con­tac­to con el di­ri­gen­te po­pu­lar. Fuen­tes de su en­torno ale­gan que el en­ton­ces pre­si­den­te de Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes, se es­for­zó «a to­pe» du­ran­te ese ve­rano pa­ra ter­mi­nar la ca­rre­ra, hi­zo un «es­fuer­zo de­fi­ni­ti­vo» y apro­bó mu­chas de esas asig­na­tu­ras en ter­ce­ra con­vo­ca­to­ria, tras año y me­dio es­tu­dián­do­las, pe­ro sin pre­sen­tar­se a los exá­me­nes en las dos pri­me­ras ci­tas.

Tam­bién ase­gu­ran que le cun­die­ron mu­cho los dos me­ses de va­ca­cio­nes de la Asam­blea de Ma­drid, tras ser ele­gi­do dipu­tado en ma­yo de 2007. Y que co­mo en Ica­de ha­bía apro­ba­do al­gu­nas que pos­te­rior­men­te no le fue­ron con­va­li­da­das pa­ra el Cis­ne­ros, «ya se las sa­bía».

Ca­sa­do se ma­tri­cu­ló en 1999 en la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia de Co­mi­llas, tam­bién co­no­ci­da co­mo Ica­de, un cen­tro con fa­ma de du­ro. En 2004, tras ago­tar allí sus con­vo­ca­to­rias, so­li­ci­tó el tras­la­do al Car­de­nal Cis­ne­ros, un cen­tro ads­cri­to a la uni­ver­si­dad pú­bli­ca que fun­cio­na co­mo si fue­ra pri­va­do, con gran cer­ca­nía pro­fe­sor/alumno y en el que la ma­trí­cu­la de pri­me­ro de De­re­cho cos­ta­rá el pró­xi­mo cur­so 5.870 eu­ros.

Se­gún su en­torno, re­sul­tó perjudicado en la con­va­li­da­ción de asig­na­tu­ras: si en Ica­de ha­bía apro­ba­do 22 ma­te­rias de plan nue­vo, la mi­tad de la ca­rre­ra, en el Cis­ne­ros só­lo le re­co­no­cie­ron sie­te de plan an­ti­guo, al­go me­nos de un 30% del tí­tu­lo.

El ex­pe­dien­te re­fle­ja que en fe­bre­ro de 2005 es de­cir, a mi­tad de cur­so– se ma­tri­cu­ló de 13 asig­na­tu­ras en el Cis­ne­ros, sin pre­sen­tar­se des­pués a nin­gún examen, pe­ro in­ten­si­fi­can­do en ese mo­men­to su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca: en ma­yo fue ele­gi­do pre­si­den­te de Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes de Ma­drid. En aquel mo­men­to, con 24 años, acu­mu­la­ba ya res­pon­sa­bi­li­da­des: era coor­di­na­dor par­la­men­ta­rio de su par­ti­do; asesor del en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te se­gun­do de la Co­mu­ni­dad, Alfredo Pra­da; y se­cre­ta­rio de la Co­mi­sión de Se­gu­ri­dad del PP de Ma­drid, se­gún re­co­ge la he­me­ro­te­ca. Sin em­bar­go, le fal­ta­ban aún 18 asig­na­tu­ras pa­ra ter­mi­nar De­re­cho.

En 2005-2006 se ma­tri­cu­ló de nue­vo de 13 de las 18 asig­na­tu­ras que le que­da­ban, y apro­bó seis. En el si­guien­te y úl­ti­mo cur­so, 2006-2007, se ma­tri­cu­ló de las 12 que le fal­ta­ban, pe­ro la po­lí­ti­ca le re­cla­mó aún más: Agui­rre lo in­clu­yó en las lis­tas a la Asam­blea de Ma­drid. Agui­rre, que por en­ton­ces ama­dri­na­ba al jo­ven Ca­sa­do en el par­ti­do, le co­lo­có en un pues­to de los de­no­mi­na­dos «de sa­li­da», de los que tie­nen ase­gu­ra­da el ac­ta de dipu­tado re­gio­nal. Lo­gró escaño.

Fue en­ton­ces cuan­do, se­gún ha con­fir­ma­do es­te dia­rio a tra­vés del tes­ti­mo­nio de va­rios de sus pro­fe­so­res, se in­ten­si­fi­ca­ron las lla­ma­das de al­tos car­gos del PP a la di­rec­ción del Cis­ne­ros pa­ra que Ca­sa­do lo­gra­ra por fin la li­cen­cia­tu­ra. En ju­nio de 2007, ya con su ac­ta de dipu­tado y des­pués de sie­te años en la ca­rre­ra, Ca­sa­do su­pe­ra­ba seis asig­na­tu­ras con cua­tro apro­ba­dos, un no­ta­ble y un so­bre­sa­lien­te. En sep­tiem­bre apro­ba­ba las otras seis que le fal­ta­ban: dos no­ta­bles y cua­tro apro­ba­dos. Ha­bía ter­mi­na­do la ca­rre­ra.

Va­rios pro­fe­so­res del aho­ra di­ri­gen­te po­pu­lar han re­co­no­ci­do a EL MUN­DO que la di­rec­ción re­ci­bió, en­tre 2006 y 2007, cons­tan­tes lla­ma­das de al­tos di­ri­gen­tes del PP, en­tre ellos Es­pe­ran­za Agui­rre, pa­ra fa­vo­re­cer a Ca­sa­do, con­si­de­ra­do un jo­ven va­lor en al­za en es­pe­cial por la pro­pia li­de­re­sa. Es­tos do­cen­tes han exi­gi­do man­te­ner el ano­ni­ma­to. ¿Cuá­les fue­ron las «fa­ci­li­da­des»? «Se le per­mi­tía no ir a cla­se, de­cía que es­ta­ba muy lia­do con la po­lí­ti­ca y no po­día acu­dir», ex­pli­ca uno de ellos. «An­te la du­da en­tre apro­ba­do y sus­pen­so, se le apro­ba­ba», aña­de otro.

Uno más de­ta­lla que Ca­sa­do dis­fru­tó de con­va­li­da­cio­nes ex­tra­ofi­cia­les, al mar­gen de las rea­li­za­das por la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Com­plu­ten­se, en­car­ga­da de cri­bar qué asig­na­tu­ras de las apro­ba­das en Ica­de po­dían dár­se­le por su­pe­ra­das en el Cis­ne­ros. «En reali­dad, él só­lo se exa­mi­nó de cua­tro o cin­co asig­na­tu­ras en el tiem­po que es­tu­vo ahí», ex­pli­ca es­te pro­fe­sor, que sos­tie­ne que otros pro­fe­so­res le die­ron por apro­ba­das sin exa­mi­nar­le asig­na­tu­ras que ya ha­bía cur­sa­do en Ica­de.

«Vino con unos pa­pe­les de su an­ti­gua uni­ver­si­dad que de­cían que ya ha­bía cur­sa­do la asig­na­tu­ra, así que le per­mi­tí que só­lo se exa­mi­na­se, aun­que siem­pre obli­go a mis alum­nos a ir a cla­se», afir­ma otro pro­fe­sor. En otros ca­sos, «se su­plie­ron los exá­me­nes con tra­ba­jos», ase­gu­ró a EL MUN­DO otro de los do­cen­tes, que aña­dió: «Y lue­go es­ta­ban las lla­ma­das de Agui­rre, que de­cía: ‘Oye, a ver qué ha­ces con es­te mu­cha­cho, que tie­ne que aca­bar’. Él lle­gó al Cis­ne­ros de la mano de Agui­rre».

Otro pro­fe­sor ase­gu­ra que su­frió «gran­des» pre­sio­nes pa­ra apro­bar­le «aun­que su examen era de sus­pen­so cla­ro», y que cuan­do se lo co­men­tó al pro­pio Ca­sa­do en la re­vi­sión és­te le di­jo que él «no ha­bía pe­di­do nin­gún tra­to de fa­vor, sino que le tra­ta­ran co­mo a uno más». El pro­fe­sor le obli­gó a es­tu­diar «co­mo a los de­más» y Ca­sa­do ter­mi­nó apro­ban­do.

En aquellos me­ses, se­gún ha po­di­do con­fir­mar EL MUN­DO, los pro­fe­so­res del Cis­ne­ros co­men­ta­ban en­tre ellos la ur­gen­te ne­ce­si­dad de fa­ci­li­tar­le la con­se­cu­ción de la li­cen­cia­tu­ra mer­ced a las pre­sio­nes po­lí­ti­cas.

Gra­cias a va­rias de las asig­na­tu­ras apro­ba­das en el Cis­ne­ros, Ca­sa­do ob­tu­vo dos años más tar­de el tí­tu­lo del más­ter que des­pués cur­só tam­bién Cris­ti­na Ci­fuen­tes en la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los. Se­gún él mis­mo ex­pli­có, le con­va­li­da­ron 18 de las 22 asig­na­tu­ras del más­ter.

EFE

El vi­ce­se­cre­ta­rio de Co­mu­ni­ca­ción del PP, Pa­blo Ca­sa­do, ofre­ce ex­pli­ca­cio­nes so­bre sus es­tu­dios de pos­gra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.