Pre­su­pues­to gol­pis­ta, no

El Mundo - - OPINIÓN - F. JI­MÉ­NEZ LO­SAN­TOS

ALBERT RI­VE­RA ha di­cho que «los es­pa­ño­les no se me­re­cen» el acuer­do de Ra­joy y Sán­chez pa­ra que re­co­mien­ce el gol­pe de Es­ta­do ese Hitle­ret que lla­ma «bes­tias» a los catalanes y otros cua­tro­cien­tos cin­cuen­ta mi­llo­nes más que en el mun­do ha­blan es­pa­ñol. Cier­to. Por eso los es­pa­ño­les de­jan en ma­sa de vo­tar a los par­ti­dos que han usu­fruc­tua­do el ré­gi­men cons­ti­tu­cio­nal du­ran­te cua­ren­ta años. Aho­ra, en el mo­men­to más gra­ve de la his­to­ria de Es­pa­ña des­de 1936, Ri­ve­ra de­be de­mos­trar que me­re­ce ser el pre­si­den­te de esos es­pa­ño­les trai­cio­na­dos por los que, an­te el re­que­te­gol­pe de Es­ta­do, hu­yen en des­ban­da­da ca­mino de unos jue­ces a los que Catalá y Ro­bles ya han apu­ña­la­do pre­ven­ti­va­men­te, por si To­rra ac­ce­die­ra a di­si­mu­lar un añi­to.

La par­te de re­pre­sen­ta­ción o par­la­men­ta­ria an­te el re­que­te­gol­pe ya la ha desem­pe­ña­do mag­ní­fi­ca­men­te Ciu­da­da­nos. Es di­fí­cil ha­cer­lo me­jor que Inés Arri­ma­das en las se­sio­nes de in­ves­ti­du­ra del que nos lla­ma «bes­tias», sin que se in­mu­ten esos me­dios de co­mu­ni­ca­ción catalanes ape­se­bra­dos y gol­pis­tas. To­rra pre­su­me tam­bién de que to­da su fa­mi­lia, co­mo pi­dió en un tuit, es par­te de los CDR, esos ma­to­nes que agre­den a los que en Ca­ta­lu­ña se opo­nen a la dic­ta­du­ra xe­nó­fo­ba de un na­cio­na­lis­mo que, al fin, mues­tra su

«Los es­pa­ño­les no me­re­ce­mos que Ri­ve­ra nos trai­cio­ne tam­bién. Aun­que no sea por pa­trio­tis­mo, de­be rom­per ya con Ra­joy»

ver­da­de­ra faz. Tam­bién ha ne­ga­do la le­gi­ti­mi­dad de su pro­pio nom­bra­mien­to, al re­co­no­cer que es otro y no él, pe­se a ha­ber­lo vo­ta­do el par­la­men­to re­gio­nal, el pre­si­den­te le­gí­ti­mo: el fo­ra­ji­do, ar­chi­co­bar­de y re­que­te­gol­pis­ta Puig­de­mont. Tam­bién ha di­cho que re­pon­drá al pa­ra­mi­li­tar gol­pis­ta Tra­pe­ro –que de­be­ría es­tar en la cár­cel– al fren­te de los 17.000 mo­zos de es­cua­dra que son los que han de en­fren­tar­se a tiros con la Po­li­cía, la Guar­dia Ci­vil y el Ejér­ci­to es­pa­ñol. Y, por su­pues­to, ya ha di­cho que a ver qué día de­cae el 155 y le dan la lla­ve de la ca­ja pa­ra re­fi­nan­ciar el re­que­te­gol­pe, o sea, el en­fren­ta­mien­to ci­vil.

Ese di­ne­ro es el de los fu­tu­ros Pre­su­pues­tos del Es­ta­do, que se­rían los del re­que­te­gol­pe pac­ta­do por Ra­joy con Ur­ku­llu y sus bo­rro­kas. Y Ri­ve­ra no de­be­ría vo­tar­los ja­más. Si Sán­chez, que par­ti­ci­pa ple­na­men­te del pro­yec­to gol­pis­ta ca­ta­lán en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na y Ba­lea­res, quie­re vo­tar­los, que lo ha­ga. Los es­pa­ño­les no me­re­ce­mos que Ri­ve­ra tam­bién nos trai­cio­ne. Aun­que no sea por pa­trio­tis­mo sino por in­te­rés, de­be rom­per ya con Ra­joy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.