Ga­za se hunde en el do­lor y la ira

• Mi­les de pa­les­ti­nos cla­man ven­gan­za en los fu­ne­ra­les por los 60 muer­tos aba­ti­dos por las tro­pas is­rae­líes en la fron­te­ra • Es­ta­dos Uni­dos jus­ti­fi­ca la vio­len­cia del ejér­ci­to de Is­rael

El Mundo - - MUNDO - SAL EMERGUI

Tras la san­grien­ta jor­na­da en la fron­te­ra en­tre Is­rael y la Fran­ja de Ga­za, las pro­tes­tas y cho­ques se re­du­je­ron ayer de for­ma drás­ti­ca en una jor­na­da mar­ca­da por los nu­me­ro­sos fu­ne­ra­les pa­les­ti­nos y las di­fi­cul­ta­des de los hos­pi­ta­les ga­za­tíes an­te la ola de he­ri­dos.

Una vez ce­le­bra­da la inau­gu­ra­ción de la em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se en Jerusalén, el Go­bierno is­rae­lí hi­zo ho­ras ex­tra en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal an­te la crí­ti­ca (UE) y la ro­tun­da con­de­na (so­bre to­do Tur­quía) por el uso de fue­go real con­tra los pa­les­ti­nos en la lí­nea fron­te­ri­za con el en­cla­ve con­tro­la­do por el gru­po is­la­mis­ta Ha­mas. El pri­mer efec­to es una gra­ve cri­sis en­tre Is­rael y Tur­quía. EEUU jus­ti­fi­có sin em­bar­go la vio­len­cia de Is­rael, en pa­la­bras de su em­ba­ja­do­ra an­te la ONU, Nik­ki Ha­ley, que ala­bó la «con­ten­ción» del ejér­ci­to. Bru­se­las exi­gió un «uso pro­por­cio­nal» de la fuer­za.

An­te de ini­ciar­se el Día de Nak­ba mar­ca­do co­mo me­ta de la Mar­cha del Re­torno ini­cia­da el 30 de mar­zo, Is­rael avi­só a Ha­mas a tra­vés de Egip­to. «Si se­guís co­me­tien­do ata­ques ar­ma­dos y alen­tan­do ava­lan­chas ma­si­vas en la fron­te­ra, reanu­da­re­mos los ata­ques se­lec­ti­vos», ad­vir­tió, en alu­sión a los mor­tí­fe­ros aten­ta­dos con­tra sus ca­be­ci­llas en la Se­gun­da In­ti­fa­da.

Es­te año la Nak­ba se­rá re­cor­da­da por al­gu­nos cho­ques en Cis­jor­da­nia y los en­tie­rros en la Fran­ja. Tras los 60 muer­tos de la jor­na­da más le­tal des­de la gue­rra de 2014, Ga­za se con­vir­tió en un fu­ne­ral co­lec­ti­vo con gri­tos pi­dien­do ven­gan­za y pro­me­tien­do «vic­to­ria». Mien­tras Ha­mas di­fun­dió los nom­bres y fotos de 10 muer­tos per­te­ne­cien­tes a sus or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad, el ejér­ci­to is­rae­lí sos­tu­vo que mu­rie­ron «al me­nos 24 te­rro­ris­tas con ex­pe­dien­te co­no­ci­do».

«Ga­za es una gran cár­cel abier­ta. No en­tien­do por qué los sol­da­dos han te­ni­do que ma­tar a tan­ta gen­te. ¡Es­toy har­to de Is­rael, Ha­mas y Abu Ma­zen!», de­nun­cia­ba el ga­za­tí Sa­mi Ha­med por te­lé­fono.

La fa­mi­lia Al Gan­dur en­te­rró a su hi­ja Lai­la, de só­lo ocho me­ses. El por­ta­voz de Sa­ni­dad, As­haf al Qe­dra, se­ña­ló que mu­rió tras in­ha­lar ga­ses la­cri­mó­ge­nos lan­za­dos por los sol­da­dos en la fron­te­ra. Se­gún su abue­la, la ni­ña fue lle­va­da por su fa­mi­lia a una de las tien­das de cam­pa­ña de pro­tes­ta cer­ca de la fron­te­ra. «Se acer­ca­ron de­ma­sia­do y lan­za­ron los ga­ses. La ni­ña es­ta­ba as­fi­xia­da e in­ten­ta­ba res­pi­rar, pe­ro ya no po­día. Mu­rió de ca­mino al hos­pi­tal», di­jo a me­dios lo­ca­les.

Un doc­tor ci­ta­do por AP pu­so en du­da la cau­sa de la muer­te, se­ña­lan­do que ha­bía na­ci­do con pro­ble­mas mé­di­cos. El por­ta­voz mi­li­tar en ára­be, Avi­chai Adraee, tui­teó: «Te­ne­mos prue­bas que po­nen en du­da el anun­cio del mi­nis­te­rio de Sa­lud de Ha­mas».

«Ha si­do una ma­tan­za con­tra ci­vi­les des­ar­ma­dos», de­nun­ció el mé­di­co Ay­man Al Sah­ba­ni, aler­tan­do de la es­ca­sez de equi­pa­mien­to en el co­lap­sa­do Hos­pi­tal Shi­fa. «Mu­chos ne­ce­si­tan ope­ra­ción ur­gen­te, pe­ro la sa­la de qui­ró­fano es­tá lle­na», la­men­tó en la no­che del lu­nes mien­tras Al Qe­dra ha­cía un lla­ma­mien­to pa­ra do­nar san­gre.

La re­pre­sen­tan­te de Mé­di­cos Sin Fron­te­ras pa­ra Pa­les­ti­na, Ma­rie-Eli­sa­beth In­gres, pi­dió a los sol­da­dos is­rae­líes «de­te­ner el uso des­pro­por­cio­na­do de la vio­len­cia con­tra los ma­ni­fes­tan­tes pa­les­ti­nos. Es so­bre­co­ge­dor ser tes­ti­gos de có­mo un nú­me­ro tan ele­va­do de per­so­nas des­ar­ma­das re­ci­be dis­pa­ros en tan po­co tiem­po».

El por­ta­voz de la Ofi­ci­na del Al­to Co­mi­sio­na­do de la ONU pa­ra los De­re­chos Hu­ma­nos, Ru­pert Col­vi­lle, exi­gió una in­ves­ti­ga­ción por­que en su opi­nión «pa­re­ce bas­tan­te cla­ro que se es­tá ma­tan­do de for­ma in­dis­cri­mi­na­da. El uso de la fuer­za le­tal de­be ser el úl­ti­mo re­cur­so, no el pri­me­ro y de­be res­pon­der a una ame­na­za a la vi­da. El in­ten­to de sal­tar o da­ñar una va­lla, o lan­zar cóc­te­les mo­lo­tov no es cla­ra­men­te una ame­na­za de muer­te».

Maed Ha­ni­ya, el hi­jo del lí­der de Ha­mas, Is­mail Ha­ni­ya, se en­cuen­tra en­tre el mi­llar de he­ri­dos. «Ga­za ha sa­cri­fi­ca­do mu­cha san­gre pe­ro me­re­ce ho­nor. De­béis te­ner cui­da­do de la ira de la re­sis­ten­cia», pro­cla­mó Ha­ni­ya.

Ha­ni­ya man­tu­vo con­tac­tos con Egip­to y Qa­tar, que a su vez re­ci­bían men­sa­jes is­rae­líes en una me­dia­ción que ex­pli­ca que só­lo 4.000 per­so­nas acu­die­ran a la fron­te­ra con un ba­lan­ce de un muer­to, en lu­gar de los 40.000 del lu­nes. Un re­co­rri­do por la fron­te­ra per­mi­tía apre­ciar tam­bién a los sol­da­dos que se­guían dis­tri­bui­dos en tres círcu­los des­de la ver­ja fron­te­ri­za has­ta las lo­ca­li­da­des is­rae­líes.

«La­men­to la muer­te de pa­les­ti­nos que no son te­rro­ris­tas. No que­ría­mos que aca­ba­ra así. El ejér­ci­to avi­só de que no se acer­ca­ran a la fron­te­ra. Ha­mas bus­ca­ba la muer­te de de­ce­nas de pa­les­ti­nos pa­ra usar­lo con­tra Is­rael y des­gra­cia­da­men­te lo ha lo­gra­do», afir­mó el mi­nis­tro Yu­val Stei­nitz.

An­tes de ex­pul­sar «por un tiem­po» al em­ba­ja­dor is­rae­lí, el pre­si­den­te tur­co, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, acu­só a Is­rael de ser un «Es­ta­do te­rro­ris­ta» y co­me­ter «un ge­no­ci­dio». Ben­ja­min Ne­tan­yahu res­pon­dió con la ex­pul­sión del cón­sul tur­co en Jerusalén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.