NUE­VO PE­RIO­DIS­MO

Mue­re Tom Wol­fe. En­cen­dió ‘La ho­gue­ra de las va­ni­da­des’, ali­ñó el ‘Pon­che de áci­do li­sér­gi­co’ y se me­tió siem­pre den­tro del re­la­to, en­ri­que­ci­do con re­cur­sos de la fic­ción. Es­cri­tor, pe­rio­dis­ta, icono del buen ves­tir... Wol­fe fue un mi­to

El Mundo - - PAPEL -

Tom Wol­fe, el re­por­te­ro cu­yo es­ti­lo mar­có no só­lo el pe­rio­dis­mo sino tam­bién la li­te­ra­tu­ra y has­ta el len­gua­je co­lo­quial de EEUU y del mun­do, ha muer­to. La es­tre­lla del lla­ma­do Nue­vo Pe­rio­dis­mo –un tér­mino con el que tu­vo una re­la­ción pro­ble­má­ti­ca, y que alu­de a la rup­tu­ra del for­ma­lis­mo de las no­ti­cias con la in­tro­duc­ción de ele­men­tos li­te­ra­rios– fa­lle­ció el lu­nes a los 88 años de neu­mo­nía en un hos­pi­tal de Nue­va York, la ciu­dad de la que se hi­zo de­vo­to y a la que, al mis­mo tiem­po, sa­ti­ri­zó du­ran­te me­dio si­glo.

En vi­da, Wol­fe dio al mun­do va­rios best se­llers,

una in­men­sa lis­ta de obras maes­tras del pe­rio­dis­mo y un ego gran­de in­clu­so pa­ra los pa­rá­me­tros de las es­tre­llas de la pro­fe­sión. Su le­ga­do es un pe­rio­dis­mo de crí­ti­ca cul­tu­ral mar­ca­do por la sub­je­ti­vi­dad, el his­trio­nis­mo y la pi­ro­tec­nia que, sin em­bar­go, nun­ca uti­li­zó co­mo ex­cu­sa pa­ra in­ven­tar­se o em­be­lle­cer

sus re­la­tos, al con­tra­rio que otros ído­los de las re­dac­cio­nes de su mis­ma ge­ne­ra­ción y es­ti­lo. El es­ti­lo de Wol­fe fue in­no­va­dor. Pe­ro su éti­ca pro­fe­sio­nal se ajus­tó a las nor­mas más clá­si­cas del ofi­cio.

Su pro­duc­ción abar­ca cin­co décadas y me­dia. En ella hay des­de su­per­ven­tas de fic­ción –en par­ti­cu­lar el re­tra­to de la Nue­va York de la dé­ca­da de los 80 que hi­zo en su pri­me­ra no­ve­la, La ho­gue­ra de las va­ni­da­des– has­ta lar­gos re­por­ta­jes, co­mo su li­bro Lo que hay que te­ner, so­bre los ini­cios de la ex­plo­ra­ción es­pa­cial. Mu­chos de sus tex­tos han pa­sa­do a ser de lec­tu­ra obli­ga­to­ria en las es­cue­las de pe­rio­dis­mo por su di­na­mis­mo, su ca­pa­ci­dad de pro­vo­ca­ción y el im­pre­sio­nis­mo de sus des­crip­cio­nes. Tam­bién, por el uso –y abu­so– de los ele­men­tos es­ti­lís­ti­cos, de la fic­cio­na­li­za­ción y de la pre­sen­cia del na­rra­dor en el re­la­to. Y, des­de lue­go, ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ por la pre­sen­cia en do­sis ma­si­vas de sig­nos de pun­tua­ción ( ¡¡¡¡ vi­nie­ran al ca­so o no !!!!!! ) Y DE MA­YÚS­CU­LAS !!!!!!!!!!!

Wol­fe fue el ideal pla­tó­ni­co de cos­mo­po­li­tis­mo y dan­dis­mo neo­yor­qui­nos, a pe­sar de que en sus ar­tícu­los siem­pre abun­da la crí­ti­ca a las éli­tes cul­tu­ra­les de esa ciu­dad. Es só­lo una con­tra­dic­ción más en al­guien que, co­mo sue­le ser el ca­so en mu­chos ejem­plos de dan­dis­mo cos­mo­po­li­ta, tu­vo unos orí­ge­nes que re­pre­sen­ta­ban exac­ta­men­te lo con­tra­rio de esos va­lo­res.

Tho­mas Ken­nerly Wol­fe ha­bía na­ci­do en la ador­me­ci­da y ra­cis­ta ciu­dad de Rich­mond, en Vir­gi­nia el 2 de mar­zo de 1930. Su pa­dre, di­rec­tor de la revista agrí­co­la El plan­ta­dor su­re­ño, fue una de las mayores in­fluen­cias a la ho­ra de que el jo­ven Tom op­ta­ra por las le­tras, al­go que él tu­vo muy cla­ro des­de la in­fan­cia (su ma­dre, di­se­ña­do­ra de jar­di­nes, tra­tó sin éxi­to que fue­ra ar­tis­ta).

Cuan­do, a los ocho años Wol­fe em­pe­zó a es­cri­bir su pri­mer li­bro, no op­tó por un te­ma me­nor o in­fan­til, sino que se lan­zó di­rec­ta­men­te a es­cri­bir una bio­gra­fía, que nun­ca ter­mi­nó, de Na­po­león. «Hay una ven­ta­ja muy gran­de en te­ner la im­pre­sión –erró­nea­men­te o no– de que se tie­ne una vo­ca­ción des­de pe­que­ño, por­que a par­tir de ese mo­men­to em­pie­zas a con­cen­trar to­das tus energías ha­cia ese ob­je­ti­vo», de­cla­ra­ría el pe­rio­dis­ta en 1991, cuan­do es­ta­ba en la ci­ma de su fa­ma y pres­ti­gio, a la revista li­te­ra­ria es­ta­dou­ni­den­se The Pa­ris Re­view.

No sa­be­mos có­mo era el es­ti­lo del Wol­fe a los ocho años. Pe­ro de lo que no ca­be du­da es de que su ten­den­cia a rom­per las nor­mas es­ti­lís­ti­cas a cual­quier pre­cio es­ta­ba bien asen­ta­da. Tu­vo que re­es­cri­bir su te­sis doc­to­ral en la Uni­ver­si­dad de Ya­le pa­ra ha­cer­la más ob­je­ti­va. Y, cuan­do ob­tu­vo el tí­tu­lo, re­cha­zó cual­quier tra­ba­jo en el mun­do aca­dé­mi­co pa­ra de­di­car­se al pe­rio­dis­mo. Así es co­mo aca­bó en The Was­hing­ton Post, que en aque­lla épo­ca no era el gi­gan­te en que se con­ver­ti­ría po­co des­pués, don­de «los je­fes no sa­bían qué ha­cer con el ta­len­to he­te­ro­do­xo de Wol­fe», se­gún na­rra el ex co­rres­pon­sal del dia­rio Chal­mers Roberts en su li­bro In the Sha­dow of Power. Así, tras cu­brir la re­vo­lu­ción cu­ba­na, la fu­tu­ra es­tre­lla se fue a Nue­va York, a tra­ba­jar en el He­rald Tri­bu­ne en 1962 «co­mo un ani­mal ata­do con una co­rrea», en pa­la­bras de Roberts.

Y allí Wol­fe tu­vo la opor­tu­ni­dad de su vi­da: una huel­ga que le de­jó sin tra­ba­jo y sin suel­do. Fue un gol­pe bru­tal. Wol­fe era tan po­bre que só­lo po­día per­mi­tir­se un tra­je que sir­vie­ra pa­ra el ve­rano y el in­vierno, así que op­tó por uno blan­co, que va­lía, li­te­ral­men­te, hi­cie­ra frío o ca­lor, co­mo ha ex­pli­ca­do uno de sus dis­cí­pu­los, Mi­chael Le­wis, en la revista Va­nity Fair. Ne­ce­si­ta­ba tra­ba­jar, y se di­ri­gió a la revista Es­qui­re, que se con­ver­ti­ría en el ni­do del Nue­vo Pe­rio­dis­mo, con otras plu­mas de la mis­ma cohor­te, co­mo Gay Ta­le­se.

Así es co­mo Wol­fe via­jó a Ca­li­for­nia a ha­cer un re­por­ta­je so­bre las ca­rre­ras de co­ches cus­to­mi­za­dos. Fue un desas­tre. El pe­rio­dis­ta no sa­bía có­mo es­cri­bir la his­to­ria. Así que By­ron Do­bell, su je­fe (¿qué ha pa­sa­do con esos je­fes?), le di­jo que, sim­ple­men­te, le es­cri­bie­ra un me­mo­ran­do, al que da­rían for­ma en Nue­va York. Wol­fe le man­dó a Do­bell una pa­rra­fa­da que arran­ca­ba con las pa­la­bras «Querido By­ron», tras las que seguía una es­pe­cie de mo­nó­lo­go in­te­rior lleno, en el más pu­ro es­ti­lo del pe­rio­dis­ta, de pa­la­bras sin sen­ti­do («¡va­rooom, va­room!», «thphhhhhh» pa­ra imi­tar el so­ni­do de los mo­to­res y de los neu­má­ti­cos, por ejemplo). Al je­fe de Wol­fe le gus­tó tan­to que le qui­tó el «querido By­ron» y de­jó lo de­más. Aca­ba­ba de na­cer la es­tre­lla del Nue­vo Pe­rio­dis­mo.

Wol­fe siem­pre tu­vo vo­ca­ción de mi­to. Su tra­je blan­co se con­vir­tió en su signo de iden­ti­dad. Una ex­tra­va­gan­cia más en un es­ti­lo ex­tra­va­gan­te. A me­di­da que fue avan­zan­do en su ca­rre­ra se de­di­có más a la crí­ti­ca de la cul­tu­ra do­mi­nan­te en EEUU y, en par­ti­cu­lar, de la iz­quier­da neo­yor­qui­na. Su re­por­ta­je so­bre el di­rec­tor de or­ques­ta Leo­nard Berns­tein (Ra­di­cal chic) es un cui­da­do­so des­cuar­ti­za­mien­to de lo que hoy lla­ma­ría­mos la

iz­quier­da ca­viar. Su mo­ra­lis­mo fue cre­cien­do, y al­can­zó su cé­nit en La ho­gue­ra de las va­ni­da­des.

Ca­sa­do con una di­se­ña­do­ra de por­ta­das de

Har­per’s, con quien tu­vo un hi­jo y una hi­ja –ella trabaja en The Wall Street Jour­nal–, vio de­caer su fa­ma a par­tir de la los 90. La crí­ti­ca le acu­só de re­pe­ti­ti­vo, de ir ca­yen­do en cli­chés y de dis­fra­zar de no­ve­las lo que eran, en reali­dad, re­por­ta­jes fic­cio­na­li­za­dos, al­go es­pe­cial­men­te vi­si­ble en sus dos úl­ti­mas obras, Soy Char­lot­te Sim­mons (2004) y Bloody Mai­mi (2012). La éli­te in­te­lec­tual de la que for­ma­ba par­te pe­ro a la que cri­ti­ca­ba sin pie­dad per­do­nó co­mo una ex­tra­va­gan­cia su fal­ta de sim­pa­tía por los crí­ti­cos de Ro­nald Rea­gan, pe­ro no le to­le­ró que apo­ya­ra a Geor­ge W. Bush. A él no pa­re­ció im­por­tar­le lo más mí­ni­mo. Al fin y al ca­bo, ha­bía cam­bia­do el len­gua­je es­cri­to y ha­bla­do de EEUU. Ése ha si­do su le­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.