Có­mo he­mos lle­ga­do a To­rra

El Mundo - - ESPAÑA - JA­VIER RE­DON­DO

La ver­dad tie­ne sus lí­mi­tes. En His­tò­ria de Ca­ta­lun­ya, Jau­me So­bre­qués i Ca­lli­có los es­ta­ble­ce. El au­tor pre­ten­de ser ri­gu­ro­so y se po­ne só­lo una cláu­su­la de exen­ción: el ser­vi­cio a su país; de ma­ne­ra que na­rra acon­te­ci­mien­tos «sir­vien­do has­ta don­de sea po­si­ble la ver­dad». Si la fá­bu­la res­pon­de me­jor que los he­chos cons­ta­ta­dos a las reivin­di­ca­cio­nes su­pre­ma­cis­tas, el buen ca­ta­lán de­be an­te­po­ner el re­la­to mí­ti­co a los acon­te­ci­mien­tos. En el fon­do, es la ba­se de to­do na­cio­na­lis­mo: la for­ja de una

iden­ti­dad le­gen­da­ria. «Les gus­te o no, la His­to­ria es tam­bién un ar­ma pa­cí­fi­ca al ser­vi­cio del fu­tu­ro de nues­tro pue­blo», ase­gu­ra So­bre­qués. Es­tas y otras su­cu­len­tas ci­tas las re­co­ge el his­to­ria­dor Jor­di Ca­nal en su úl­ti­mo y va­lien­te ensayo: Con per­mi­so de Kaf­ka, que me­re­ce leer­se con aten­ción por mu­cho que al­gu­nos pa­sa­jes nos re­sul­ten co­no­ci­dos y re­cien­tes.

Re­cuer­da Ca­nal que el pro­fe­sor Al­bert Bal­cells sen­ten­ció: «El pun­to de vis­ta del his­to­ria­dor que es­tu­dia His­to­ria de Ca­ta­lu­ña o es na­cio­nal es­pa­ñol o es na­cio­nal ca­ta­lán». O sea: den­tro o fue­ra. No hay ma­ti­ces ni es­ca­la de gri­ses. Los bo­rra el na­cio­na­lis­mo por­que tie­ne que dis­tin­guir en­tre los pro­pios y los ex­tra­ños, que a su vez de­ben sen­tir en el co­go­te el alien­to del su­pre­ma­cis­mo has­ta que aban­do­nen, rec­ti­fi­quen o mar­chen. Por eso en 1993 cir­cu­la­ron pan­fle­tos anó­ni­mos e in­sul­tan­tes con­tra his­to­ria­do­res eti­que­ta­dos co­mo «es­pa­ño­les» a los que se les ha­ce muy di­fí­cil la vi­da en Ca­ta­lu­ña. El na­cio­na­lis­ta

Joan B. Cu­lla de­fen­dió en Avui a los se­ña­la­dos e in­cre­pa­dos.

El na­cio­na­lis­mo ét­ni­co –su­pre­ma­cis­mo– su­bor­di­na la in­di­vi­dua­li­dad a la co­mu­ni­dad o en­te or­gá­ni­co. No hay vi­da, ni ai­re ni ver­dad al otro la­do de la na­ción.

Pius i Sais reivin­di­có en los al­bo­res del si­glo XX la pu­re­za de la ra­za ca­ta­la­na fren­te a la ame­na­za fo­ras­te­ra. La es- cri­to­ra Leah Bon­nín nos re­fres­ca la me­mo­ria. He­ri­bert Ba­rre­ra, pre­si­den­te del Par­la­ment en­tre 1980 y 1984, afir­mó: «Si con­ti­núan las co­rrien­tes mi­gra­to­rias ac­tua­les, Ca­ta­lu­ña des­apa­re­ce­rá»; por su par­te, el ex di­rec­tor de TV3 Joan Oli­ver i Fon­ta­net ase­gu­ró ha­ce al­gu­nos años: «Los es­pa­ño­les son es­pa­ño­les y cho­ri­zos, por el he­cho de ser es­pa­ño­les». Eso fue an­tes del «Es­pa­ña nos ro­ba» o de las pa­la­bras de Ar­tur

Mas: «Ca­ta­lu­ña se ha can­sa­do de no pro­gre­sar»

por­que Es­pa­ña cons­ti­tui­ría una ré­mo­ra a su de­sa­rro­llo.

Ca­nal es­cri­be Con per­mi­so de Kaf­ka por­que to­do es muy ab­sur­do, pe­ro más an­gus­tio­so que ab­sur­do; más as­fi­xian­te que in­com­pren­si­ble; in­quie­tan­te que des­con­cer­tan­te. Ex­pli­ca có­mo he­mos lle­ga­do a To­rra en tres ac­tos: la cons­truc­ción se­cu­lar de la na­ción ca­ta­la­na; el pu­jo­lis­mo y el pro­cés. Co­nec­ta dos ideas que ar­ti­cu­lan su te­sis: los an­te­ce­den­tes del

pro­cés se re­mon­tan al tri­par­ti­to y apro­ba­ción del nue­vo Es­ta­tut; y so­bre to­do, la ex­tra­or­di­na­ria pues­ta en es­ce­na y el triun­fo de la pro­pa­gan­da y pos­ver­dad. Ca­ta­lu­ña no es una na­ción, sino un de­co­ra­do; una re­pre­sen­ta­ción co­ral y emo­cio­nal de una li­tur­gia: co­lo­res, sím­bo­los, can­cio­nes, His­to­ria y tru­cos se­mán­ti­cos: de­ci­dir es ex­cluir y se­gre­gar y su de­mo­cra­cia es xe­no­fo­bia.

Ca­ta­lu­ña no es una na­ción, sino un de­co­ra­do, mez­cla de His­to­ria y tru­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.