Griez­mann con­vier­te Lyon en oro

Fir­ma dos de los tan­tos en la que pue­de ser su úl­ti­ma fi­nal en ro­ji­blan­co / Ga­bi com­ple­ta la fies­ta / El Atlé­ti­co, adiós a cua­tro años de se­quía

El Mundo - - DEPORTES - CAR­LOS GUISASOLA

En las to­das las gran­des no­ches del Atlé­ti­co, sus ge­nios se han ne­ga­do a que­dar­se den­tro de su lám­pa­ra. Ocu­rrió en Ham­bur­go con For­lán, ha­ce ocho años. Se re­pi­tió en Bu­ca­rest con Fal­cao, seis atrás. Y ano­che, cuan­do la in­ten­sa bru­ma de las ben­ga­las mar­se­lle­sas se di­si­pó, su­ce­dió lo mis­mo en Lyon. Des­de la na­da, por­que el Atlé­ti­co pa­só inad­ver­ti­do du­ran­te un buen ra­to, se zam­bu­lló Griez­mann en su fi­nal. Quién sa­be si se­rá la úl­ti­ma co­mo ro­ji­blan­co. Apa­re­ció de re­pen­te pa­ra po­ner las dos ma­nos en­ci­ma a esa co­pa que pa­sa­ba tan cer­ca de su puer­ta. Por­que aun­que las fi­na­les se ganan con el co­ra­zón, siem­pre es me­jor te­ner un ge­nio de tu la­do. Y así, de la mano del fran­cés, fue co­mo los ro­ji­blan­cos vol­vie­ron a le­van­tar un ti­tu­lo cua­tro años des­pués. Aun­que no en­tra­ba en sus pla­nes, nun­ca es­tá bien des­pre­ciar una co­pa. Y me­nos és­ta.

Por­que al Atlé­ti­co le pue­den fa­llar mu­chas co­sas, pe­ro el ins­tin­to no tie­ne por cos­tum­bre ha­cer­lo. Por eso se lan­zó Die­go Cos­ta a mor­der a Man­dan­da. Y por eso es­ta­ba ahí Ga­bi pa­ra con­ver­tir en asis­ten­cia la in­de­ci­sión de An­guis­sa. Y por lo mis­mo irrum­pió Griez­mann pa­ra en­mu­de­cer a sus rui­do­sos com­pa­trio­tas. Pa­ra en­ga­ñar a to­dos me­nos a su ca­be­za y a su co­ra­zón. Con ellos tam­bién em­pu­jó su pri­mer gol en una fi­nal.

Por­que has­ta ese fo­go­na­zo, trans­cu­rrie­ron 20 mi­nu­tos in­có­mo­dos y al­go an­gus­tio­sos pa­ra el Atlé­ti­co. El no­va­to en es­tas no­ches pa­re­cía él. Le cos­tó sa­ber qué era lo que ha­bía ido a ha­cer a Lyon. Co­mo si no se lo hu­bie­ra re­cor­da­do ve­ces el au­sen­te Si­meo­ne. Pe­ro fue el Mar­se­lla el que em­pe­zó me­tien­do mie­do. Pri­me­ro con un zar­pa­zo de su de­lan­te­ro Ger­main. Des­pués, con otro de Ra­mi. Las cons­tan­tes im­pre­ci­sio­nes ro­ji­blan­cas eran ga­so­li­na pa­ra el mo­tor mar­se­llés, que fue car­bu­ran­do a to­pe con ese des­con­cer­tan­te arran­que de su ri­val. Un pe­que­ño baile de bien­ve­ni­da que po­co a po­co se fue di­lu­yen­do. Tal vez por­que Pa­yet, su fa­ro, co­men­zó a dar­se cuen­ta de que al­go no iba bien. Mi­nu­tos des­pués del gol de Griez­mann, la es­tre­lla del Olym­pi­que aca­bó mar­chán­do­se en­tre lá­gri­mas. Los pro­ble­mas mus­cu­la­res que le ha­bían con­ver­ti­do en la gran du­da has­ta hoy, le de­ja­ban fue­ra del par­ti­do del año pa­ra su equi­po.

Un pro­ble­ma me­nos pa­ra el Atlé­ti­co que, sin em­bar­go, tam­po­co se vol­vió lo­co por sa­car pe­cho. Sim­ple­men­te se de­di­có a con­te­ner al va­lien­te Mar­se­lla y po­ner la cal­ma con la que le gus­ta vi­vir a es­te equi­po. Los erro­res de mu­chos de sus ad­ver­sa­rios son los que le ha­bían lle­va­do has­ta la fi­nal y te­nía pen­sa­do se­guir ali­men­tán­do­se de ellos. Una sim­ple fórmula pe­ro que in­ter­pre­ta co­mo na­die el Atlé­ti­co. Aun­que co­mo la no­che tam­po­co es­ta­ba pa­ra bro­mas, el Mono Bur­gos (o Si­meo­ne) de­ci­dió mo­ver fi­cha en el des­can­so y qui­tar a Vr­salj­ko, que ha­bía vuel­to a ver una ama­ri­lla de­ma­sia­do tem­prano. Con el so­pon­cio del Emi­ra­tes aún re­cien­te, Juan­fran sal­tó al césped a to­da pri­sa pa­ra de­fen­der el ca­rril de­re­cho du­ran­te el se­gun­do ac­to.

Y cuan­do aún se es­ta­ba ajus­tan­do las bo­tas, cuan­do la llu­via em­pe­zó a ba­ñar con ga­nas el ta­pe­te fran­cés, vol­vió a des­lum­brar a to­dos un re­lám­pa­go. Una luz ce­ga­do­ra lla­ma­da Griez­mann. El Atlé­ti­co se subió a la es­pal­da del Mar­se­lla cuan­do Man­dan­da tra­ta­ba de ale­jar un ba­lón de su área. Y allí vol­vió a ocu­rrir lo mis­mo. En­tre el fa­llo del ri­val y tres to­ques qui­rúr­gi­cos en­tre Saúl, Ko­ke y el fran­cés, to­do el es­ta­dio tu­vo que pos­trar­se. Griez­mann ni se in­mu­tó. Se que­dó mi­ran­do a los ojos del me­ta ri­val y co­mo si es­tu­vie­ra ju­gan­do en una ca­lle de su Ma­con na­tal, di­bu­jó un dul­ce y de­li­cio­so to­que em­pa­pa­do de ve­neno. Era la cer­te­za de que la Eu­ro­pa Lea­gue vol­ve­ría a via­jar a Ma­drid por ter­ce­ra vez en ocho años. Y la cer­te­za, tam­bién, de que el Atlé­ti­co per­te­ne­ce des­de ha­ce tiem­po a otro es­tra­to so­cial.

A Die­go Cos­ta ape­nas se hi­zo no­tar. Pe­ro tam­po­co era ne­ce­sa­rio. Su pa­pel, co­mo des­de su re­gre­so en enero, era des­pe­jar el ca­mino a Griez­mann. El his­pano-bra­si­le­ño se de­di­có a esas ba­ta­llas per­so­na­les que tan­to le mo­ti­van y que, tam­bién, le lle­va­ron a ser ad­ver­ti­do por Kui­pers. Pe­ro na­die echó en fal­ta sus go­les. Pa­ra eso ya es­ta­ba otro. El Atlé­ti­co fue cre­cien­do y aca­bó con­ver­ti­do en un gi­gan­te. Em­pe­zó en una cue­va y ter­mi­nó be­san­do el cie­lo de Lyon. El bra­vo Mar­se­lla ha­bía que­da­do con­ver­ti­do en una es­ta­tua de sal, que só­lo des­per­tó al fi­nal.

Se­gu­ro que Luis son­rió des­de arri­ba cuan­do vio mar­car a Ga­bi. Y cuan­do en­tró su ni­ño, Fer­nan­do To­rres, que al fin tie­ne su tro­feo. Lyon ha de­ja­do de ser una ciu­dad mal­di­ta. Es un nue­vo Edén ro­ji­blan­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.