Los án­ge­les su­dan

El Mundo - - DEPORTES - RAÚL DEL POZO

Qué pla­cer vi­vir en Ma­drid du­ran­te los días de San Isi­dro, el san­to que so­ba mien­tras los án­ge­les su­dan. Qué li­ber­tad se res­pi­ra en la ciu­dad que los na­cio­na­lis­tas des­cri­ben con pá­ja­ros col­ga­dos en el cie­lo, re­ple­ta de fas­cis­tas con bi­go­te, re­yes fal­tos y to­re­ros ver­du­gos. Lo de­cía

Al­mi­rall, que en paz des­can­se: «No­so­tros su­da­mos pa­ra man­te­ner a 10.000 se­ño­ri­tos de Ma­drid».

La ciu­dad ale­gre y con­fia­da, con los bra­zos abier­tos al ai­re, arde en fies­tas. Ma­nue­la Car­me­na, Íñi­go Erre­jón, Al­bert Ri­ve­ra se pa­sean, co­mo bus­co­nas, por la pra­de­ra, pi­dien­do el vo­to por don­de es­cu­rrían la ro­pa en la ar­te­sa las la­van­de­ras. Los nue­vos par­ti­dos van a re­par­tir­se la tú­ni­ca del PP, que trans­for­mó una ciu­dad de Ar­ni­ches en la más mo­der­na de Eu­ro­pa. Los de la de­re­cha ro­ba­ron, pe­ro hi­cie­ron.

La ca­pi­tal de los mo­ti­nes es hoy la ciu­dad de los de­re­chos ci­vi­les, co­mo lo fue­ron Áms­ter­dam y San Fran­cis­co; el ar­co iris abar­ca des­de Va­lle­cas a Ma­ja­dahon­da. La al­cal­de­sa Car­me­na es­tá ani­ma­da pa­ra vol­ver a pre­sen­tar­se. Es­ta mu­jer tie­ne co­ra­je, mu­chos días lle­ga al pa­la­cio de Ci­be­les a las seis de la ma­ña­na. Es la úni­ca po­lí­ti­ca de la ca­pi­tal que aprue­ba, aun­que las en­cues­tas di­cen que ga­na­ra Be­go­ña Vi­lla­cís.

La iz­quier­da prac­ti­ca el fa­ri­seís­mo. Car­me­na ha or­de­na­do que los to­ros no fi­gu­ren en el pro­gra­ma de fes­te­jos. Es im­po­si­ble ta­par con una ordenanza la muer­te de más de 200 bu­re­les en el ma­ta­de­ro mu­dé­jar de Las Ven­tas. Di­je al­gu­na vez que Ma­drid ca­re­ce de chu­le­ría iden­ti­ta­ria. Su man­tón es de Ma­ni­la; su baile, es­co­cés y su to­re­ro de hoy, pe­ruano. La al­cal­de­sa te­me que le acu­sen de pro­te­ger un es­pec­tácu­lo de dio­ses pá­li­dos, los úl­ti­mos es­pa­ño­les que se ganan la vi­da con la es­pa­da, se­gui­dos de es­cu­de­ros ves­ti­dos de mo­no­sa­bios. Ya di­go, la má­xi­ma fi­gu­ra es Ro­ca Rey. «Sue­ño mu­cho con la puer­ta gran­de de Ma­drid». Se jue­ga la vi­da por Ma­drid, no por la pla­ta.

Los po­lí­ti­cos bus­can el vo­to en el apren­diz de río. Cuen­ta Car­men Pé­re­zLan­zac que la aper­tu­ra de las pre­sas que re­te­nían el cau­dal es­tá crean­do vi­da a lo lar­go de los 7,5 ki­ló­me­tros que atra­vie­san la ciu­dad. Se han mul­ti­pli­ca­do los bar­bos y han lle­ga­do la garza real, la gar­ce­ta, la mar­ti­ne­ta, el mar­tín pes­ca­dor, el chor­li­te­jo o la aga­za­bi­ta. Te­ne­mos gran cloa­ca, co­mo Ro­ma; en nues­tro río ya no se mue­ren de sed las ra­nas, pe­ro no es co­mo el Tí­ber –que can­tó Ho­ra­cio–, en­fu­re­ci­do por el ase­si­na­to de Cé­sar, de­rri­ban­do puen­tes y tem­plos.

En ple­na za­ra­ga­ta de los su­pre­ma­cis­tas, si­ga­mos el con­se­jo de Ho­ra­cio: «Si es­tás bueno del es­tó­ma­go y no te due­le nin­gún cos­ta­do y pue­des an­dar con tus pies, nin­gu­na otra co­sa me­jor te po­drán aña­dir to­das las ri­que­zas de los re­yes».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.