Quim To­rra imi­ta el desafío de Puig­de­mont en su to­ma de po­se­sión

• Ob­via al Rey y la Cons­ti­tu­ción, co­mo hi­zo su an­te­ce­sor, y só­lo pro­me­te «fi­de­li­dad al pue­blo de Ca­ta­lu­ña»

El Mundo - - ESPAÑA - VÍC­TOR MONDELO BAR­CE­LO­NA

Quim To­rra con­ti­núa mi­me­ti­zán­do­se con Car­les Puig­de­mont. Ayer, el nue­vo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat to­mó po­se­sión uti­li­zan­do la mis­ma fór­mu­la que em­pleó su an­te­ce­sor en enero de 2016, cuan­do sus­ti­tu­yó a Ar­tur Mas. «Pro­me­to cum­plir leal­men­te las obli­ga­cio­nes del car­go de pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat con fi­de­li­dad al pue­blo de Ca­ta­lu­ña re­pre­sen­ta­do en el Par­la­ment», di­jo el nue­vo pre­si­dent pa­ra asu­mir el car­go, ob­vian­do cual­quier alu­sión a la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la y al Rey y sin pre­sen­cia de la ban­de­ra es­pa­ño­la ni de nin­gún miem­bro del Go­bierno. Puig­de­mont fue el pri­mer pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat que no pro­me­tió o ju­ró por la Car­ta Mag­na y que tam­po­co ga­ran­ti­zó leal­tad al Mo­nar­ca, y ayer To­rra de­ci­dió dar exac­ta con­ti­nui­dad a su desafío.

Sin em­bar­go, exis­tie­ron no­ta­bles di­fe­ren­cias en­tre la to­ma de po­se­sión del ex pre­si­dent y la del hom­bre de pa­ja de­sig­na­do pa­ra re­le­var­le «pro­vi­sio­nal­men­te». Si­guien­do las di­rec­tri­ces de Puig­de­mont, To­rra im­pu­so una ce­re­mo­nia de mí­ni­mos con la que qui­so evi­den­ciar, nue­va­men­te, que el ver­da­de­ro je­fe del Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán es­tá fu­ga­do en Ale­ma­nia.

El ac­to ca­re­ció de cual­quier ri­gor pro­to­co­la­rio. Sin más in­vi­ta­dos que sus pro­pios fa­mi­lia­res, To­rra to­mó po­se­sión en só­lo tres mi­nu­tos y 27 se­gun­dos, en una es­tan­cia se­cun­da­ria del Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat, sin re­ci­bir el tes­ti­go del an­te­rior pre­si­den­te –por mo­ti­vos ob­vios– ni de nin­gu­na au­to­ri­dad Es­ta­tal o au­to­nó­mi­ca y evi­tó col­gar­se del cue­llo el me­da­llón que sim­bo­li­za la ad­qui­si­ción del es­ta­tus de pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat.

Un he­cho tan inau­di­to co­mo la de­ci­sión de que la to­ma de po­se­sión se rea­li­za­ra a puer­ta ce­rra­da, sin per­mi­tir la en­tra­da a más me­dios de co­mu­ni­ca­ción que TV3 y las agen­cias de no­ti­cias Efe y Eu­ro­pa Press.

La rea­li­za­ción de la ca­de­na pú­bli­ca ca­ta­la­na se es­for­zó en en­fa­ti­zar el sim­bo­lis­mo del que To­rra qui­so im­preg­nar el ac­to. Una at­mós­fe­ra fú­ne­bre co­pó la re­trans­mi­sión, que hi­zo es­pe­cial hin­ca­pié en los gui­ños que el nue­vo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat que­ría ha­cer lle­gar a Puig­de­mont, quien es­ta vez no com­par­tió pan­ta­lla con su su­ce­sor, co­mo sí hi­cie­ra du­ran­te el de­ba­te de in­ves­ti­du­ra.

Men­ción es­pe­cial me­re­ce el pa­pel re­ser­va­do a Ro­ger To­rrent. El pre­si­den­te del Par­la­ment se li­mi­tó a flan­quear a To­rra, pe­ro no pro­nun­ció una so­la pa­la­bra du­ran­te to­da la ce­re­mo­nia. El se­cre­ta­rio de la Ge­ne­ra­li­tat, Víc­tor Cu­llell, dio lec­tu­ra al de­cre­to de nom­bra­mien­to del nue­vo pre­si­dent y ce­dió el tes­ti­go a To­rra pa­ra que to­ma­ra po­se­sión «en la es­tric­ta le­ga­li­dad ca­ta­la­na», co­mo anun­ció el De­par­ta­men­to de Pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat –aún in­ter­ve­ni­do– en la con­vo­ca­to­ria del ac­to re­mi­ti­da a los me­dios po­co an­tes de que die­ra co­mien­zo.

To­rrent se man­tu­vo mu­cho más al mar­gen que su an­te­ce­so­ra. Car­me For­ca­dell par­ti­ci­pó ac­ti­va­men­te en el nom­bra­mien­to de Puig­de­mont. For­ca­dell fue quien pre­gun­tó al ex pre­si­dent: «¿Pro­me­téis cum­plir leal­men­te las obli­ga­cio­nes del car­go, con fi­de­li­dad a la vo­lun­tad del pue­blo de Ca­ta­lu­ña re­pre­sen­ta­do por el Par­la­ment?». «Sí, pro­me­to», res­pon­dió el ex pre­si­dent.

Tras de­va­luar has­ta lí­mi­tes des­co­no­ci­dos la Pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat, To­rra aban­do­nó el Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat for­mal­men­te un­gi­do. Pe­ro el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo se plan­tea re­cu­rrir su to­ma de po­se­sión. Ayer el PP ins­tó a la Abo­ga­cía del Es­ta­do a es­tu­diar si la ce­re­mo­nia cum­plió con los re­qui­si­tos le­ga­les pa­ra po­der ser con­si­de­ra­da vá­li­da. Ca­be re­cor­dar que el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña (TSJC) no es­ti­mó de­li­to en la fór­mu­la em­plea­da por Puig­de­mont en 2016 «ya que ni en el Es­ta­tut, ni en el Re­gla­ment del Par­la­ment se re­gu­la el uso o no de al­gu­na fór­mu­la con­cre­ta de ju­ra­men­to o pro­me­sa». Sin em­bar­go, el Al­to Tri­bu­nal ca­ta­lán in­vi­tó a que el ac­to fue­ra im­pug­na­do por la vía con­ten­cio­sa, por­que con­si­de­ra­ba que po­dría con­se­guir­se la «nu­li­dad ad­mi­nis­tra­ti­va» de la to­ma de po­se­sión. Na­die si­guió en­ton­ces el con­se­jo del TSJC.

A la es­pe­ra de co­no­cer la reac­ción

del Es­ta­do, To­rra emprende aho­ra la for­ma­ción del Go­vern, que de­ci­di­rá des­pués de vi­si­tar hoy a los ex con­se­je­ros pre­sos. El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat no asig­na­rá las car­te­ras has­ta sa­ber si Jor­di Tu­rull, Jo­sep Rull y el hui­do Lluís Puig acep­tan ser «res­ti­tui­dos» en el car­go, co­mo les ofre­ció du­ran­te el de­ba­te de in­ves­ti­du­ra.

Una ofer­ta que El­sa Ar­ta­di es­tá in­ten­tan­do boi­co­tear. Fuen­tes de Junts per Ca­ta­lun­ya re­ve­la­ron ayer a EL MUN­DO que la por­ta­voz de la for­ma­ción in­de­pen­den­tis­ta en­vió el miér­co­les un «emi­sa­rio» a la cár­cel de Es­tre­me­ra pa­ra tra­tar de con­ven­cer a Tu­rull y Rull de que re­cha­cen vol­ver al Go­vern, ale­gan­do que su nom­bra­mien­to po­dría ser im­pe­di­do por el Go­bierno en apli­ca­ción del 155. Las mis­mas fuen­tes sos­tie­nen que ba­jo la ma­nio­bra de Ar­ta­di sub­ya­ce su pri­sa por ocu­par la Con­se­je­ría de Pre­si­den­cia en lu­gar de Tu­rull y con­ver­tir­se de in­me­dia­to en la «di­rec­to­ra de or­ques­ta» del nue­vo Eje­cu­ti­vo, del que tam­bién se­rá por­ta­voz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.