El juez y los fis­ca­les in­ten­tan li­mi­tar da­ños

Lla­re­na en­vía ex­pli­ca­cio­nes a Ale­ma­nia y la Fis­ca­lía le pi­de que lo in­ten­te de nue­vo en Bél­gi­ca

El Mundo - - ESPAÑA - MA­NUEL MARRACO MA­DRID

El éxi­to ju­di­cial de los hui­dos acon­se­ja que los pre­sos no que­den li­bres, di­ce el Su­pre­mo

El juez y los fis­ca­les en­car­ga­dos de la in­ves­ti­ga­ción del 1-O en el Tri­bu­nal Su­pre­mo reac­cio­na­ron ayer a la de­ci­sión de Bél­gi­ca de no tra­mi­tar las eu­ro­ór­de­nes. Por un la­do, el juez Pa­blo Lla­re­na en­vió a la Fis­ca­lía ale­ma­na una car­ta con la que in­ten­ta que el «error» bel­ga no se pro­pa­gue al ca­so de Car­les Puig­de­mont. Por otro, los cua­tro fis­ca­les del ca­so so­li­ci­ta­ron al ins­truc­tor que vuel­va a pe­dir a Bél­gi­ca a los tres hui­dos, es­ta vez sub­sa­nan­do el su­pues­to error.

La car­ta ex­pli­ca a la fis­cal je­fe del tri­bu­nal ale­mán que Bru­se­las ha ale­ga­do que no cons­ta la or­den de de­ten­ción na­cio­nal en la que de­be apo­yar­se to­da eu­ro­or­den, «pe­se a que el Tri­bu­nal Su­pre­mo es­pa­ñol le in­for­mó de lo con­tra­rio». A jui­cio de Lla­re­na, re­sul­ta «con­tra­rio al prin­ci­pio de con­fian­za re­cí­pro­ca que se va­lo­re la na­tu­ra­le­za ju­rí­di­ca de re­so­lu­cio­nes pre­vis­tas en el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co es­pa­ñol, dis­cre­pan­do de la que el Tri­bu­nal Su­pre­mo ha in­for­ma­do que tie­nen».

El ins­truc­tor se re­fie­re a que ha­ce un mes ya ex­pli­có por es­cri­to a la Fis­ca­lía bel­ga que su au­to de pro­ce­sa­mien­to de mar­zo con­fir­mó ex­pre­sa­men­te la pri­sión de pri­sión in­con­di­cio­nal de va­rios pro­ce­sa­dos. Por tan­to, te­nía la fuer­za equi­va­len­te al ha­bi­tual au­to de pri­sión.

Vis­to que Bél­gi­ca no ha acep­ta­do la ex­pli­ca­ción, y pa­ra «evi­tar ale­ga­tos de par­te que pue­dan con­du­cir al mis­mo error», el juez ex­po­ne a Ale­ma­nia que la nor­ma­ti­va eu­ro­pea per­mi­te con­si­de­rar el au­to de pro­ce­sa­mien­to co­mo una re­so­lu­ción vá­li­da pa­ra sus­ten­tar la eu­ro­or­den. En con­cre­to, la De­ci­sión Mar­co de la UE exi­ge «una or­den de de­ten­ción» o «cual­quier otra re­so­lu­ción ju­di­cial eje­cu­ti­va que ten­ga la mis­ma fuer­za».

En Es­pa­ña ese au­to de pro­ce­sa­mien­to «es la re­so­lu­ción eje­cu­ti­va res­pec­to de la pri­sión pro­vi­sio­nal

de Car­les Puig­de­mont». Prue­ba de ello es que el re­cla­ma­do se­ría «in­me­dia­ta­men­te de­te­ni­do e in­gre­sa­do en pri­sión si fue­ra en­con­tra­do en Es­pa­ña o se pro­ce­die­ra a su en­tre­ga». «Que­do pen­dien­te de cual­quier otra acla­ra­ción que pue­da pre­ci­sar», se des­pi­de el juez.

Por su par­te, la Fis­ca­lía so­li­ci­tó ayer a Lla­re­na que dic­te nue­vas ór­de­nes de de­ten­ción pa­ra los tres hui­dos a Bél­gi­ca, con sus co­rres­pon­dien­tes eu­ro­ór­de­nes nue­vas. La Fis­ca­lía coin­ci­de con el juez en que

el au­to de pro­ce­sa­mien­to te­nía que ha­ber si­do acep­ta­do por Bru­se­las.

«Vis­tas las dis­cre­pan­cias de ca­rác­ter for­mal sus­ci­ta­das por las autoridades ju­di­cia­les de Bél­gi­ca, que no se re­fie­ren al fon­do de la re­cla­ma­ción, y an­te la ne­ce­si­dad de ase­gu­rar la ade­cua­da tra­mi­ta­ción de la OEDE [eu­ro­or­den], así co­mo la en­tre­ga y pues­ta a dis­po­si­ción de los fu­ga­dos, se in­tere­sa [...] que dic­te au­to de man­te­ni­mien­to y ra­ti­fi­ca­ción de la pri­sión pro­vi­sio­nal in­con­di­cio­nal acor­da­da con an­te­rio­ri­dad [...] y emi­ta or­den eu­ro­pea de de­ten­ción y en­tre­ga».

Tam­bién ayer la sa­la que re­suel­ve los re­cur­sos con­tra las de­ci­sio­nes de Lla­re­na ra­ti­fi­có las pri­sio­nes in­con­di­cio­na­les por el 1-O. En­tre otros mo­ti­vos por­que los éxi­tos ju­di­cia­les de los fu­ga­dos ha­rían es­pe­cial­men­te ape­te­ci­ble la fu­ga de los pro­ce­sa­dos si que­da­ran en li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.