Igle­sias im­po­ne la ley del si­len­cio so­bre su nue­va ca­sa de lu­jo

Mi­li­tan­tes de Po­de­mos cri­ti­can la com­pra, mien­tras los di­ri­gen­tes re­ga­tean la po­lé­mi­ca

El Mundo - - ESPAÑA - ÁL­VA­RO CARVAJAL

El lu­jo­so cha­lé de 660.000 eu­ros en el que vi­vi­rán Pa­blo Igle­sias e Ire­ne Mon­te­ro, si­tua­do en un en­cla­ve con ai­res ex­clu­si­vos en Ga­la­pa­gar, a unos 40 ki­ló­me­tros de Ma­drid, ha cau­sa­do sor­pre­sa en Po­de­mos don­de, pa­sa­do el im­pac­to ini­cial, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral ha con­se­gui­do im­po­ner la ley del si­len­cio pa­ra sal­va­guar­dar­se in­ter­na­men­te de las crí­ti­cas. El con­tras­te es­tá en las re­des so­cia­les y los fo­ros de in­ter­net, que son un her­vi­de­ro de co­men­ta­rios, re­pro­ches o apo­yos de sim­pa­ti­zan­tes y de­trac­to­res de Po­de­mos so­bre la «cohe­ren­cia» de ese des­em­bol­so con el dis­cur­so que ha­ce el par­ti­do.

Mien­tras eso ocu­rre, prác­ti­ca­men­te na­die den­tro de Po­de­mos quie­re en­trar a opi­nar ni a va­lo­rar la fin­ca con pis­ci­na y unos 2.000 me­tros cua­dra­dos de par­ce­la. Lo que es en sí mis­mo al­go elo­cuen­te. Y quie­nes lo ha­cen cie­rran au­to­má­ti­ca­men­te fi­las con sus com­pa­ñe­ros, des­pa­chan­do el asun­to ba­jo el ar­gu­men­to de que se tra­ta de un asun­to que com­pe­te ex­clu­si­va­men­te a la vi­da pri­va­da y si­guien­do las pau­tas mar­ca­das ofi­cial­men­te por la di­rec­ción.

«No tie­ne na­da que ver com­prar una vi­vien­da pa­ra es­pe­cu­lar que com­prár­se­la pa­ra vi­vir, a par­tir de ahí o más allá de eso con­si­de­ro que es­ta po­lé­mi­ca es la­men­ta­ble, tie­ne as­pec­tos que in­va­den la pri­va­ci­dad de las per­so­nas», di­jo Íñi­go Erre­jón. Ca­si al mis­mo tiem­po, Mon­te­ro uti­li­za­ba idén­ti­ca jus­ti­fi­ca­ción en sa­la de pren­sa pa­ra de­fen­der que era «cohe­ren­te» com­prar­se un cha­lé de ese pre­cio siem­pre y cuan­do fue­se pa­ra «vi­vir» y no «pa­ra es­pe­cu­lar».

Po­de­mos que­ría re­ba­jar el asun­to, pe­ro vis­to el re­vue­lo y la ex­hi­bi­ción de fo­tos y de­ta­lles ín­ti­mos de las co­mo­di­da­des y ca­rac­te­rís­ti­cas de la vi­vien­da, Igle­sias y Mon­te­ro se vie­ron ayer em­pu­ja­dos a dar ex­pli­ca­cio­nes pa­ra cal­mar a la mi­li­tan­cia de Po­de­mos con un co­mu­ni­ca­do. Don­de tra­ta­ron de jus­ti­fi­car su elec­ción co­mo al­go bueno pa­ra sus hi­jos –na­ce­rán en oto­ño– y don­de bus­ca­ron nor­ma­li­zar que se ha­gan car­go de una hi­po­te­ca de más de 1.600 eu­ros men­sua­les –sin con­tar con los gas­tos pro­pios de man­te­ni­mien­to–, cuan­do ha­cían os­ten­ta­ción de que en Po­de­mos vi­ven co­mo la gen­te co­rrien­te.

No to­dos lo es­tán en­ten­dien­do. Un des­ta­ca­do mi­li­tan­te de Po­de­mos re­co­no­ce a es­te dia­rio que «en ge­ne­ral ha caí­do bas­tan­te mal» en­tre los sim­pa­ti­zan­tes. «No tan­to por­que ha­ya na­da tur­bio res­pec­to al ori­gen del dinero, sino por la es­té­ti­ca, por­que siem­pre he­mos de­fen­di­do ser más cer­ca­nos y pa­re­ci­dos a la gen­te co­mún y una ca­sa de 600.000 eu­ros ob­via­men­te no es lo ha­bi­tual», ex­pli­ca.

Ese sen­tir pue­de leer­se de un mo­do más cru­do en el fo­ro Pla­za Po­de­mos, uti­li­za­do a dia­rio por sim­pa­ti­zan­tes pa­ra opi­nar y don­de ayer se re­co­gían men­sa­jes de «de­cep­ción». «Me sien­to en­ga­ña­da y ya no me que­dan ra­zo­nes pa­ra se­gui­ros», di­ce una usua­ria. «Pa­blo se pre­su­mía un Mú­ji­ca y re­sul­ta LA HI­PO­TE­CA que lo que desea es ser un De Guin­dos en la vi­da», co­men­ta otro. Son só­lo un ejem­plo.

Fue­ra de lo que es Po­de­mos, la Coor­di­na­do­ra 25-S, co­no­ci­da por pro­mo­ver ro­dear el Con­gre­so y con­vo­car ma­ni­fes­ta­cio­nes se­cun­da­das por miem­bros de Po­de­mos, era es­pe­cial­men­te du­ra. «No se tra­ta de ha­cer vo­to de po­bre­za o vi­vir en cue­vas, pe­ro sí de cohe­ren­cia. La gen­te de iz­quier­das te­ne­mos que mi­rar­nos en el espejo de Mar­ce­lino y Jo­se­fi­na, en el de Pepe Mu­ji­ca o Julio An­gui­ta. Pa­re­ce que Ire­ne y Pa­blo han ele­gi­do el espejo de los Az­nar-Bo­te­lla», di­ce.

Mien­tras eso su­ce­de, la ra­ma ofi­cia­lis­ta re­cha­za que va­ya a ha­ber efec­tos ne­ga­ti­vos pa­ra Po­de­mos por­que Igle­sias y Mon­te­ro no ha­brían he­cho na­da ma­lo. Y que, por lo tan­to, no tie­ne que afec­tar a la ma­ne­ra en la que Po­de­mos ha­ce po­lí­ti­ca o dis­cur­so. Por­que no cam­bia na­da.

No obs­tan­te, el PP ya apro­ve­cha el te­ma. «Veo en al­gu­nos mu­cha hi­po­cre­sía, y es­to es muy re­cu­rren­te en la iz­quier­da, que cri­ti­ca los cha­lés cuan­do son de los de­más», di­jo Ra­fael Her­nan­do pi­dien­do «cohe­ren­cia».

Asi­mis­mo, el pro­ble­ma pa­ra Igle­sias es­tá tam­bién en la di­fi­cul­tad de pre­sen­tar su ca­sa co­mo al­go com­pa­ti­ble con su he­me­ro­te­ca y el dis­cur­so de Po­de­mos. De he­cho, fue pre­ci­sa­men­te cuan­do co­men­za­ron a aflo­rar los co­men­ta­rios que Igle­sias ha­cía so­bre es­tos te­mas en el pa­sa­do, cuan­do en­tra­ron la preo­cu­pa­ción y los ner­vios en el par­ti­do. Pues lo que que­da­ba com­pro­me­ti­do era su cre­di­bi­li­dad.

«¿En­tre­ga­rías la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca del país a quien se gas­ta 600.000 en un áti­co de lu­jo?», de­cía Igle­sias so­bre el ex mi­nis­tro Guin­dos. «Que la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca la di­ri­ja un mi­llo­na­rio es co­mo en­tre­gar a un pi­ró­mano el Mi­nis­te­rio de me­dio am­bien­te», pro­cla­ma­ba. Y so­bre el es­ti­lo de vi­da de los po­lí­ti­cos de­cía: «Es pe­li­gro­so ais­lar a al­guien por­que en­ton­ces no sa­ben lo que pa­sa fue­ra. Es­te ro­llo de los po­lí­ti­cos que vi­ven en So­mo­sa­guas, que vi­ven en cha­lés, que no sa­ben lo que es co­ger el trans­por­te pú­bli­co,...». Cuan­do de­fen­día se­guir vi­vien­do en Va­lle­cas.

«Sa­be­mos que mu­chas fa­mi­lias es­pa­ño­las, in­clu­so con dos suel­dos, no pue­den per­mi­tir­se una hi­po­te­ca así, y por eso en­ten­de­mos que es tan im­por­tan­te de­fen­der sa­la­rios dig­nos pa­ra to­dos y to­das», di­ce la pa­re­ja.

Ima­gen del ex­te­rior de la vi­vien­da que han com­pra­do Pa­blo Igle­sias e Ire­ne Mon­te­ro.

Ima­gen de la co­ci­na de la vi­vien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.