Las ter­tu­lias de la trai­ción

El Mundo - - DEPORTES - RAÚL DEL POZO

La opi­nión pú­bli­ca es un glo­bo que se pue­de pin­char, ma­ne­jar des­de los ser­vi­cios se­cre­tos, ma­ni­pu­lar des­de el po­der po­lí­ti­co y so­bor­nar des­de el po­der eco­nó­mi­co.

En el con­flic­to ca­ta­lán, los in­de­pen­den­tis­tas han ga­na­do la gue­rra de la pro­pa­gan­da. Aho­ra, los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas es­tán dis­pues­tos, si se reac­ti­va el ar­tícu­lo 155, a in­ter­ve­nir TV3. ¡A bue­nas ho­ras man­gas ver­des! Tan­to la te­le­vi­sión ca­ta­la­na co­mo Ca­ta­lun­ya Ra­dio con­ta­ron al mun­do el na­ci­mien­to de una na­ción aplas­ta­da, mul­ti­pli­ca­ron sus au­dien­cias con las car­gas po­li­cia­les y las ma­ni­fes­ta­cio­nes «pa­cí­fi­cas» y «son­rien­tes», mien­tras los pe­rió­di­cos y las te­le­vi­sio­nes del im­pe­rio es­pa­ñol ape­nas tu­vie­ron pre­sen­cia en Ca­ta­lu­ña.

Los in­de­pen­den­tis­tas han pin­ta­do Es­pa­ña co­mo si fue­ra un ogro dan­do zar­pa­zos a vie­je­ci­tas que que­rían vo­tar. Soraya Sáenz de San­ta­ma­ría se ne­gó a ce­rrar las emi­so­ras, que fue­ron el mo­tor del odio a Es­pa­ña. Mo­des­ta­men­te, creo que es­tu­vo bien y si­go es­tan­do con­tra cual­quier ti­po de bo­zal. No de­bie­ra ha­ber más mor­da­za que la del Có­di­go Pe­nal. En una de­mo­cra­cia, la in­for­ma­ción de­be cir­cu­lar li­bre­men­te en­tre el po­der y la gen­te, aun­que la opi­nión pú­bli­ca ma­ni­pu­la­da pue­da con­de­nar a Só­cra­tes oa Cris­to.

La ma­yo­ría de los gran­des pe­rió­di­cos in­ter­na­cio­na­les es­tu­vie­ron a fa­vor de que los ca­ta­la­nes vo­ta­ran en el re­fe­rén­dum ile­gal. Las fuen­tes que uti­li­za­ron los co­rres­pon­sa­les fue­ron los edi­to­res, los pe­rio­dis­tas, los po­lí­ti­cos de la re­vuel­ta; el Go­bierno de Es­pa­ña apa­re­ce en cuar­to lu­gar co­mo fuen­te de in­for­ma­ción. Es de­cir, el Go­bierno es­tu­vo en la inopia. La Ge­ne­ra­li­tat dio un pas­tón a los agi­ta­do­res de su cuer­da, que fue­ron los ce­re­bros de la ru­ta in­de­pen­den­tis­ta.

Se ha di­cho que Es­pa­ña es un país de ter­tu­lia­nos. Du­ran­te el pro­cés, los de­ba­tes si­guie­ron las pau­tas de equi­dis­tan­cia de los úl­ti­mos años, en los que se ha tra­ta­do a los na­cio­na­lis­tas co­mo a lea­les de­mó­cra­tas. Ha­bla­ron con ti­bie­za de la re­be­lión y con ira del Go­bierno. Ta­pa­ron el ca­rác­ter su­pre­ma­cis­ta, de­lic­ti­vo, de la se­di­ción. Na­da que ver es­tas ter­tu­lias de ton­go y trai­ción con aque­llas ex­plo­si­vas de Nor­tea­mé­ri­ca, cuan­do la na­ción se ju­ga­ba el ti­po. Fue­ron le­gen­da­rias las que en­fren­ta­ron a Wi­lliam F. Buc­kley (re­pu­bli­cano) y Go­re Vidal (de­mó­cra­ta). En uno de los de­ba­tes, Vidal lla­mó «crip­to­na­zi» a Buc­kley y és­te le con­tes­tó: «Es­cu­cha, ma­ri­ca, de­ja de lla­mar­me crip­to­na­zi o te par­ti­ré la ca­ra y te da­ré una pa­li­za». Aquí fue­ron dis­cu­sio­nes de pe­lu­que­ría de unos ter­tu­lia­nos que no ga­nan, co­mo aque­llos, 10.000 dó­la­res por ter­tu­lia. Con 600 eu­ros del ala, las em­pre­sas tie­nen a cua­tro so­fis­tas de cuo­ta du­ran­te tres ho­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.