Den­tro del hos­pi­tal del pre­mio No­bel de la Paz

• El Co­mi­té No­rue­go con­ce­de el ga­lar­dón de­di­ca­do a la Paz a Na­dia Mu­rad, ex es­cla­va ya­zi­dí del gru­po yiha­dis­ta Es­ta­do Is­lá­mi­co, y a De­nis Mukwege, gi­ne­có­lo­go con­go­le­ño • El tra­ba­jo de am­bos ac­ti­vis­tas ya fue re­co­no­ci­do con el Sa­ja­rov

El Mundo - - PORTADA - AL­BER­TO RO­JAS

De­nis Mukwege y la ya­zi­dí Na­dia Mu­rad, ga­lar­do­na­dos por su lu­cha con­tra la vio­len­cia se­xual

El Co­mi­té No­rue­go anun­ció ayer que el Pre­mio No­bel de la Paz de es­te año re­cae en dos ac­ti­vis­tas que lu­chan con­tra la vio­la­ción de mu­je­res co­mo ar­ma de gue­rra: Na­dia Mu­rad, ex es­cla­va del gru­po yiha­dis­ta Es­ta­do Is­lá­mi­co (IS), y De­nis Mukwege, gi­ne­có­lo­go con­go­le­ño. Am­bos tam­bién ga­na­do­res del Sa­ja­rov, ga­lar­dón que en­tre­ga el Par­la­men­to Eu­ro­peo.

A sus 25 años, Mu­rad es el ros­tro más co­no­ci­do de las 3.000 mu­je­res y ni­ñas ya­zi­díes que fue­ron se­cues­tra­das en el nor­te de Irak en 2014 y con­ver­ti­das en esclavas se­xua­les del IS. Un do­lor que, se­gún re­co­no­ce el Co­mi­té No­bel No­rue­go, la jo­ven ha re­la­ta­do por me­dio mun­do con «un co­ra­je fue­ra de lo co­mún» y «le­van­tan­do la voz en nom­bre de otras su­per­vi­vien­tes». «Na­dia Mu­rad es víc­ti­ma de crí­me­nes de gue­rra. Re­cha­zó acep­tar los có­di­gos so­cia­les que obli­gan a las mu­je­res a per­ma­ne­cer mu­das y aver­gon­za­das por los abu­sos que pa­de­cie­ron», sub­ra­ya el fa­llo.

Mu­rad ca­yó en las ga­rras de los yiha­dis­tas el 3 de agos­to de 2014, cuan­do una rá­pi­da ofen­si­va, lan­za­da des­de la cer­ca­na Mo­sul, al­can­zó el mon­te Sin­yar, el ho­gar de los ya­zi­díes, una fe vin­cu­la­da al zo­roas­tris­mo que mez­cla ele­men­tos de an­ti­guas re­li­gio­nes me­so­po­tá­mi­cas con los cre­dos cris­tiano y mu­sul­mán y a cu­yos fie­les los se­cua­ces del IS con­si­de­ran «ado­ra­do­res del dia­blo».

La hoy ac­ti­vis­ta pro­ce­de de Ko­cho, una pe­que­ña al­dea que fue es­ce­na­rio de una de las ma­tan­zas más bru­ta­les. Los acó­li­tos de Abu Bakr al Bag­da­di ase­si­na­ron a 300 hom­bres del pue­blo, se­pul­ta­dos aún en fo­sas co­mu­nes, y rap­ta­ron a to­das sus mu­je­res. Na­dia per­dió a seis her­ma­nos y su ma­dre. Co­rrió la mis­ma suer­te que otras cien­tos de mu­je­res. «El IS no vino a ma­tar­nos sino a usar­nos co­mo bo­tín de gue­rra, co­mo ob­je­tos que se ven­den por po­co o se re­ga­lan», na­rró en 2015 an­te el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU.

Des­pués, fue tras­la­da­da has­ta Mo­sul, don­de co­men­zó su pe­sa­di­lla co­mo es­cla­va de un mi­li­tan­te. «No pu­de so­por­tar más vio­la­cio­nes y tor­tu­ras y de­ci­dí es­ca­par sin éxi­to. Los guar­das me cap­tu­ra­ron y, aque­lla no­che, el hom­bre que me ha­bía to­ma­do me dio una pa­li­za, me obli­gó a des­ves­tir­me y me con­fi­nó en una ha­bi­ta­ción con seis mi­li­tan­tes que con­ti­nua­ron co­me­tien­do crí­me­nes con­tra mi cuer­po has­ta que caí in­cons­cien­te», evo­có. Tras tres me­ses de cau­ti­ve­rio, pu­do fi­nal­men­te huir con ayuda de una fa­mi­lia mu­sul­ma­na y un do­cu­men­to de iden­ti­dad fal­si­fi­ca­do. Ac­tual­men­te, re­si­de en Ale­ma­nia, que ha aco­gi­do y pro­por­cio­na­do asis­ten­cia mé­di­ca y psi­co­ló­gi­ca a bue­na par­te de las mu­je­res que so­bre­vi­vie­ron a la vio­len­cia del IS.

Su lu­cha, que me­re­ció en 2016 el pre­mio Sa­ja­rov de de­re­chos hu­ma­nos, la ha con­ver­ti­do en un icono. Em­ba­ja­do­ra de bue­na vo­lun­tad pa­ra la dig­ni­dad de su­per­vi­vien­tes de tra­ta de per­so­nas de la ONU, su tes­ti­mo­nio fue vi­tal pa­ra que ha­ce un año el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU acor­da­ra una re­so­lu­ción his­tó­ri­ca con el fin de abrir una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na­cio­nal con­tra los crí­me­nes per­pe­tra­dos por el IS en Irak y re­unir prue­bas que pu­die­ran ser usa­das en pro­ce­sos ju­di­cia­les con­tra com­ba­tien­tes del gru­po en to­do el mun­do.

Na­da más co­no­cer ayer la no­ti­cia, Mu­rad en­mu­de­ció. «Es una chi­ca muy sen­si­ble. Ape­nas pue­de ha­blar. Se ha acor­da­do de su fa­mi­lia, de sus ami­gos, de to­dos aque­llos a los que ma­ta­ron. Hoy [por ayer] es un gran día pa­ra ella, pe­ro al mis­mo tiem­po es un día tris­te», ex­pli­ca por te­lé­fono a EL MUN­DO Ah­med Bur­jus, miem­bro de la or­ga­ni­za­ción humanitaria Yaz­da, su mano de­re­cha pa­ra to­do y quien la acom­pa­ña en to­do mo­men­to. «Es un gran día pa­ra los ya­zi­díes y pa­ra to­das las mi­no­rías per­se­gui­das del mun­do, es­pe­cial­men­te pa­ra las víc­ti­mas del Es­ta­do Is­lá­mi­co en Irak y en Si­ria», pro­si­gue Bur­jus.

Mu­rad, di­ce, va a usar el pre­mio pa­ra «em­pu­jar a fa­vor de su cau­sa fren­te a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal». «Los ya­zi­díes si­guen vi­vien­do en con­di­cio­nes mi­se­ra­bles. El 80% de ellos con­ti­núan ha­ci­na­dos en cam­pa­men­tos, en ma­las con­di­cio­nes hi­gié­ni­cas y ali­men­ta­rias. Ne­ce­si­ta­mos que el mun­do les pro­por­cio­ne ayuda humanitaria».

El otro ga­lar­do­na­do, Mukwege, co­no­ce a fon­do las se­cue­las que su­fren las víc­ti­mas de vio­la­cio­nes. Ha­ce dos dé­ca­das que el doc­tor se con­vir­tió en el re­pa­ra­dor de las mu­je­res de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go. «Cuan­do una mu­jer es vio­la­da, veo en ella a mi mu­jer. Cuan­do lo es una ma­dre, veo a mi ma­dre, y cuan­do lo es un me­nor, sien­to co­mo si fue­ran mis pro­pios hi­jos», de­cía en una com­pa­re­cen­cia re­co­gi­da en el do­cu­men­tal El hom­bre que re­pa­ra a las mu­je­res.

Mukwege, de 63 años, se for­mó en Bu­run­di y Fran­cia has­ta que en el año 1996 fun­dó el Hos­pi­tal de Pan­zi, en Bu­ka­vu, aler­ta­do por el nú­me­ro de mu­je­res vio­la­das que au­men­ta­ba ca­da año. Pron­to el hos­pi­tal se es­pe­cia­li­zó en la re­pa­ra­ción de la fís­tu­la obs­té­tri­ca y se con­vir­tió en un lu­gar se­gu­ro don­de las mu­je­res re­ci­bían tra­ta­mien­to pa­ra sus he­ri­das cor­po­ra­les y psi­co­ló­gi­cas. Des­de en­ton­ces ha tra­ta­do a de­ce­nas de mi­les de fé­mi­nas y ha de­nun­cia­do la bru­ta­li­dad que ha con­ver­ti­do sus cuer­pos en cam­pos de ba­ta­llas.

Han si­do años de lu­cha y de te­són con el bis­tu­rí, de con­cien­cia­ción so­cial de puer­tas aden­tro y ac­ti­vis­mo in­ter­na­cio­nal condenando una bar­ba­rie que el país no con­si­gue fre­nar des­de el ini­cio en 1998 de la se­gun­da gue­rra del Con­go. Re­ci­bió en 2014 el Sa­ja­rov. Y su la­bor no ha gus­ta­do a al­gu­nos gru­pos ar­ma­dos de la zo­na, que en 2012 tra­ta­ron de aca­bar con su vi­da for­zán­do­le al exi­lio du­ran­te al­gu­nos me­ses.

Aho­ra un equi­po per­ma­nen­te de fuer­zas de paz de la ONU cus­to­dia el hos­pi­tal don­de tra­ba­ja y vi­ve. Ayer sus co­le­gas le re­ci­bían a la en­tra­da del hos­pi­tal con los bra­zos abier­tos.

JOEL SAGET / AFP

El re­co­no­ci­do gi­ne­có­lo­go con­go­le­ño De­nis Mukwege.

ÁN­GEL NA­VA­RRE­TE

La ex es­cla­va del IS y ac­tual ac­ti­vis­ta ira­quí Na­dia Mu­rad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.