Sin no­ti­cias del je­fe de In­ter­pol tras via­jar a Chi­na

Pa­rís abre una in­ves­ti­ga­ción pa­ra ave­ri­guar el pa­ra­de­ro del pre­si­den­te de In­ter­pol

El Mundo - - PORTADA - POR BEA­TRIZ JUEZ

¿Dón­de es­tá Meng Hong­wei, je­fe de In­ter­pol? Es la pre­gun­ta que se ha­cía ayer su fa­mi­lia, la po­li­cía fran­ce­sa y sus co­le­gas des­de que su es­po­sa de­nun­cia­ra ayer en Fran­cia su des­apa­ri­ción. To­do pa­re­ce in­di­car que el pre­si­den­te de In­ter­pol se en­cuen­tra de­te­ni­do en Chi­na.

Se­gún el dia­rio in­de­pen­dien­te South Chi­na Mor­ning Post, Meng, de 64 años, es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do en su país na­tal, aun­que, de mo­men­to, «no es­tá cla­ra» la ra­zón ni el lu­gar don­de se en­cuen­tra pre­sun­ta­men­te de­te­ni­do.

El dia­rio hong­ko­nés ase­gu­ra que las au­to­ri­da­des de dis­ci­pli­na del Par­ti­do Co­mu­nis­ta chino se lle­va­ron al pre­si­den­te de In­ter­pol pa­ra in­te­rro­gar­lo «tan pron­to co­mo ate­rri­zó en Chi­na» la se­ma­na pa­sa­da. El Go­bierno chino no ha­bía res­pon­di­do ano­che a las pre­gun­tas de la pren­sa so­bre el pa­ra­de­ro de Meng.

Las au­to­ri­da­des francesas han abier­to una in­ves­ti­ga­ción tras la mis­te­rio­sa des­apa­ri­ción de Meng, con­si­de­ra­do un pe­so pe­sa­do del par­ti­do co­mu­nis­ta chino y que ha­bía lle­ga­do a lo más al­to de es­ta or­ga­ni­za­ción po­li­cial in­ter­na­cio­nal. Su fa­mi­lia no ha te­ni­do no­ti­cias su­yas des­de que el pre­si­den­te de In­ter­pol via­ja­ra a fi­na­les de sep­tiem­bre a Chi­na.

Se­gún la emi­so­ra fran­ce­sa Eu­ro­pe 1, el je­fe de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de Po­li­cía Cri­mi­nal no ha da­do se­ña­les de vi­da des­de que sa­lió de Fran­cia el pa­sa­do 29 de sep­tiem­bre, en un via­je con des­tino a Chi­na.

Su mu­jer, que vi­ve en Lyon con los hi­jos del ma­tri­mo­nio, de­nun­ció su des­apa­ri­ción an­te las au­to­ri­da­des francesas. Meng no ha­bría des­apa­re­ci­do en Fran­cia, se­gún esa emi­so­ra de ra­dio, que ci­ta una fuen­te cer­ca­na a la in­ves­ti­ga­ción.

El dia­rio fran­cés Le Mon­de ase­gu­ra que la pis­ta pri­vi­le­gia­da por los in­ves­ti­ga­do­res es que Meng ha­bría des­apa­re­ci­do no por mo­ti­vos cri­mi­na­les, sino «en el mar­co de un ajus­te de cuen­tas in­ter­nas en el po­der chino».

Un por­ta­voz de In­ter­pol ex­pli­có en un bre­ve co­mu­ni­ca­do que la or­ga­ni­za­ción po­li­cial es­tá «al tan­to» de las no­ti­cias que han pu­bli­ca­do los me­dios de co­mu­ni­ca­ción so­bre «la pre­sun­ta des­apa­ri­ción» del di­rec­tor de In­ter­pol. «Es­to es un asun­to que con­cier­ne tan­to a las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes en Fran­cia co­mo en Chi­na», aña­dió la or­ga­ni­za­ción, que no qui­so ha­cer más co­men­ta­rios so­bre el ca­so. In­ter­pol pre­ci­só que Meng no se ocu­pa del día a día de la or­ga­ni­za­ción, sino que es­ta res­pon­sa­bi­li­dad re­cae en el ale­mán Jür­gen Stock, que ocu­pa el pues­to de se­cre­ta­rio ge­ne­ral.

Meng, que es tam­bién vi­ce­mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca en Chi­na, se con­vir­tió en no­viem­bre de 2016 en el pri­mer chino en po­ner­se al fren­te de In­ter­pol, la ma­yor or­ga­ni­za­ción po­li­cial in­ter­na­cio­nal, que cuen­ta con 192 paí­ses miem­bros. Meng sus­ti­tu­yó en el pues­to a la fran­ce­sa Mi­rei­lle Ba­lles­traz­zi. Su man­da­to, de cua­tro años, con­clu­ye en 2020. El pre­si­den­te de In­ter­pol tie­ne más de 40 años de ex­pe­rien­cia en jus­ti­cia cri­mi­nal y ac­tua­ción po­li­cial y ha su­per­vi­sa­do asun­tos re­la­cio­na­dos con ins­ti­tu­cio­nes le­ga­les, con­trol de nar­có­ti­cos, an­ti­te­rro­ris­mo, con­trol de fron­te­ras, in­mi­gra- ción y coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal, se­gún la web de In­ter­pol. Su nom­bra­mien­to al fren­te de In­ter­pol fue cri­ti­ca­do por las or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos, en­tre ellas Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal. Es­tas ONG mos­tra­ron su preo­cu­pa­ción por­que te­mían que Meng usa­ra su po­si­ción pa­ra ayu­dar a la per­se­cu­ción de di­si­den­tes chi­nos a ni­vel glo­bal. In­ter­pol se de­fen­dió de las acu­sa­cio­nes re­cor­dan­do que el ar­tícu­lo 3 de sus es­ta­tu­tos prohí­be to­da in­je­ren­cia en ma­te­ria po­lí­ti­ca. Al pre­si­den­te de In­ter­pol lo eli­ge la Asam­blea ge­ne­ral de la or­ga­ni­za­ción, en la que es­tán re­pre­sen­ta­dos los 192 es­ta­dos miem­bros. Las fun­cio­nes del je­fe de In­ter­pol son apli­car las orien­ta­cio­nes de­ci­di­das por esos paí­ses y su­per­vi­sar el tra­ba­jo del se­cre­ta­rio ge­ne­ral.

In­ter­pol, con se­de en Lyon (cen­tro-es­te de Fran­cia), pre­sta un apo­yo esen­cial a po­li­cía de to­do el mun­do gra­cias a su in­fra­es­truc­tu­ra de ca­rác­ter téc­ni­co y ope­ra­ti­vo con el fin de lu­char con­tra la de­lin­cuen­cia del si­glo XXI. Es­ta or­ga­ni­za­ción po­li­cial in­ter­na­cio­nal per­mi­te que po­li­cías de to­do el pla­ne­ta co­la­bo­ren y co­te­jen in­for­ma­ción que han ob­te­ni­do en sus paí­ses con la re­gis­tra­da en las ba­ses de da­tos po­li­cia­les de In­ter­pol a tra­vés de la red mun­dial de co­mu­ni­ca­ción pro­te­gi­da de es­ta or­ga­ni­za­ción que fun­cio­na 24 ho­ras al día y sie­te días a la se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.