Una de­nun­cia in­ter­na de­ta­lla los pri­vi­le­gios de los pre­sos del 1-O

El in­for­me de un fun­cio­na­rio al di­rec­tor de la pri­sión de­nun­cia la com­pli­ci­dad con los re­clu­sos del 1-O y sus pri­vi­le­gios Ape­nas pi­san la cel­da, les vi­si­tan mé­di­cos del ex­te­rior y ha­cen fies­tas

El Mundo - - PORTADA - POR ARCADI ES­PA­DA

Un fun­cio­na­rio ele­va un in­for­me so­bre el cum­plea­ños con dul­ces de Jor­di Sàn­chez, or­ga­ni­za­do por pre­sos y tra­ba­ja­do­res afi­nes Los in­de­pen­den­tis­tas ape­nas pi­san la cel­da y re­ci­ben to­do ti­po de vi­si­tas que la di­rec­ción ca­mu­fla de for­ma irre­gu­lar Los fi­nes de se­ma­na dis­po­nen del área de Psi­quia­tría pa­ra los en­cuen­tros con sus fa­mi­lias sin mez­clar­se con otros reos

La des­crip­ción de los pri­vi­le­gios y com­pli­ci­da­des de que go­zan los pre­sos na­cio­na­lis­tas alo­ja­dos en el mó­du­lo 2 de la cár­cel de Lle­do­ners (Bar­ce­lo­na) se ha for­ma­li­za­do por vez pri­me­ra en un do­cu­men­to ofi­cial. El in­for­me de un je­fe de ser­vi­cio al di­rec­tor de la cár­cel de­nun­cia, a par­tir de un he­cho con­cre­to –la ce­le­bra­ción del cum­plea­ños de Jor­di Sàn­chez–, una si­tua­ción ge­ne­ral de la que ya se ha­bían he­cho eco ver­bal pre­sos y fun­cio­na­rios. La no­che del 1 de oc­tu­bre, cuan­do la ma­yo­ría de cel­das ya es­ta­ban ce­rra­das, los pre­sos na­cio­na­lis­tas per­ma­ne­cían in­só­li­ta­men­te en el pa­tio. Es­pe­ra­ban la lla­ma­da cóm­pli­ce de al­gu­nos fun­cio­na­rios –cu­yas sim­pa­tías in­de­pen­den­tis­tas han si­do in­flu­yen­tes en su des­tino car­ce­la­rio– pa­ra que les no­ti­fi­ca­ran, en la ofi­ci­na co­rres­pon­dien­te, al­gu­nas for­ma­li­da­des bu­ro­crá­ti­cas. Ésa era la apa­rien­cia. Pe­ro só­lo se tra­ta­ba de ce­le­brar con inevi­ta­ble mo­des­tia, aun­que con in­du­da­ble pri­vi­le­gio, el cum­plea­ños de Sàn­chez, que coin­ci­día ade­más con el pri­mer aniver­sa­rio del frus­tra­do re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción.

La no­ti­fi­ca­ción pu­do rea­li­zar­se sin pro­ble­mas has­ta que la in­mi­nen­cia de la lle­ga­da a la ofi­ci­na de un je­fe de ser­vi­cio aca­bó brus­ca­men­te con ella. Al al­to fun­cio­na­rio le dio tiem­po, sin em­bar­go, a com­pro­bar que en la me­sa que­da­ban res­tos de pas­te­les y otros ali­men­tos más o me­nos vul­ga­res que en la cár­cel son, ob­via­men­te, ca­pri­chos co­di­cia­dos. Aho­ra el di­rec­tor de Lle­do­ners ha­brá de pro­nun­ciar­se an­te la de­nun­cia de su su­bor­di­na­do y adop­tar, en su ca­so, las me­di­das dis­ci­pli­na­rias co­rres­pon­dien­tes.

Los pas­te­les de Sàn­chez no son una ra­re­za. Otros fun­cio­na­rios dan cuen­ta de las fa­ci­li­da­des de que go­zan los pre­sos na­cio­na­lis­tas no só­lo a la ho­ra de con­su­mir ali­men­tos. Por ejem­plo, en­tre las mu­chas e irre­gu­la­res vi­si­tas a la cár­cel que re­ci­ben es­tán las de mé­di­cos aje­nos al sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio con­ven­cio­nal.

El dis­cur­so in­de­pen­den­tis­ta, par­cial­men­te com­par­ti­do por el Go­bierno es­pa­ñol, de que los ex miem­bros del Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­dad no de­be­rían es­tar en pri­sión pre­ven­ti­va tie­ne un re­fle­jo me­ta­fó­ri­co inusi­ta­do en la vi­da co­ti­dia­na que esos re­clu­sos lle­van en la cár­cel, con­ver­ti­da en au­tén­ti­co cen­tro de po­der y ofi­ci­na de ges­tión de la es­tra­te­gia so­be­ra­nis­ta.

Se­gún ex­pli­can fun­cio­na­rios de la pri­sión, los pre­sos na­cio­na­lis­tas (Oriol Jun­que­ras, Raül Ro­me­va, Jo­sep Rull, Jor­di Tu­rull, Joa­quim Forn, Jor­di Sàn­chez y Jor­di Cui­xart) no pi­san prác­ti­ca­men­te la cel­da, ex­cep­to a la ho­ra de dor­mir. Una gran par­te del res­to del día la de­di­can a re­ci­bir to­do ti­po de vi­si­tas, que se ca­mu­flan den­tro del apar­ta­do le­gal de «vi­si­tas de au­to­ri­da­des».

Cual­quier cár­cel re­ser­va en el tra­ta­mien­to de sus vi­si­tan­tes un apar­ta­do a mi­nis­tros y otros car­gos pú­bli­cos, jue­ces, fis­ca­les, et­cé­te­ra. Las vi­si­tas de esa na­tu­ra­le­za tie­nen un ca­rác­ter de «vi­si­ta al es­ta­ble­ci­mien­to». Al con­ver­tir­se, co­mo en el ca­so de Lle­do­ners, en «vi­si­ta al pre­so» se pro­du­ce un cla­ro frau­de de ley. No hay no­ti­cia has­ta el mo­men­to de que el juez de Vi­gi­lan­cia Pe­ni­ten­cia­ria ha­ya abier­to in­ves­ti­ga­ción al­gu­na, por si se hu­bie­se vul­ne­ra­do la nor­ma­ti­va de co­mu­ni­ca­cio­nes.

La ac­ti­vi­dad so­cial en la cár­cel se ha he­cho tan in­ten­sa que al­guno de los pro­pios pre­sos ha ma­ni­fes­ta­do su can­san­cio an­te la pe­ti­ción con­ti­nua de vi­si­ta por par­te de an­ti­guos su­bor­di­na­dos, ex dipu­tados o per­so­nal po­lí­ti­co de­seo­sos de mos­trar­les su afec­to, su so­li­da­ri­dad o su cal­cu­la­do in­te­rés. Has­ta tal pun­to la vi­si­ta a Lle­do­ners se ha con­ver­ti­do en ri­to de pa­so que la pro­pia

Mar­ta Pas­cal, la ma­ña­na an­te­rior al con­gre­so del PDeCAT don­de fue de­fe­nes­tra­da de la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral, acu­dió allí en bus­ca de pos­tre­ras y al fi­nal inú­ti­les com­pli­ci­da­des.

El lis­ta­do de asis­ten­tes es ha­bi­tual­men­te muy nu­tri­do. El dia­rio El

Con­fi­den­cial pu­bli­ca­ba ayer que has­ta 21 per­so­nas, po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios, pe­rio­dis­tas, et­cé­te­ra, han lle­ga­do a vi­si­tar en un día a los pre­sos. Abo­ga­dos y dis­tin­to per­so­nal ju­rí­di­co des­cri­ben que el apar­ca­mien­to de la cár­cel es­tá fre­cuen­te­men­te so­bre­pa­sa­do de co­ches ofi­cia­les. Las ca­rac­te­rís­ti­cas de las vi­si­tas son tam­bién in­só­li­tas. Al no es­tar com­pren­di­das las de «au­to­ri­da­des» en la nor­ma­ti­va ge­ne­ral de «co­mu­ni­ca­cio­nes» los lí­mi­tes tem­po­ra­les se ex­tien­den mu­cho más allá de la ho­ra y me­dia con­ven­cio­nal pre­vis­ta. Esas vi­si­tas, «de tra­ba­jo», se rea­li­zan los días la­bo­ra­bles en sa­las ha­bi­tual­men­te re­ser­va­das a las co­mu­ni­ca­cio­nes fa­mi­lia­res. El fin de se­ma­na, sin em­bar­go, y pa­ra evi­tar inopor­tu­nas mez­clas, las vi­si­tas fa­mi­lia­res a los pre­sos na­cio­na­lis­tas sue­len rea­li­zar­se en el área de psi­quia­tría, mu­cho más có­mo­da y desaho­ga­da.

La si­tua­ción en Lle­do­ners, hu­mi­llan­te pa­ra los pre­sos con­ven­cio­na­les, da pie a una do­ble con­fir­ma­ción: cier­ta­men­te par­te del Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­dad es­tá en la cár­cel. Pe­ro si­gue sien­do Go­bierno. Y a una cons­ta­ta­ción em­pí­ri­ca: mien­tras que el Par­la­men­to si­gue ce­rra­do, la cár­cel de Lle­do­ners vi­ve con­ti­nuas jor­na­das de puer­tas abier­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.