Ju­len Lo­pe­te­gui an­te el abis­mo tras la de­rro­ta del Real Ma­drid an­te el Ala­vés

El Real Ma­drid más plano pier­de en Men­di­zo­rro­za, en su cuar­to par­ti­do se­gui­do sin ver gol / El téc­ni­co que­da muy cues­tio­na­do

El Mundo - - PORTADA - JAI­ME RO­DRÍ­GUEZ VI­TO­RIA

Llo­vía duro fue­ra y Flo­ren­tino Pé­rez se subía ano­che a su co­che en las tri­pas de Men­di­zo­rro­za mi­ran­do el mó­vil con ló­gi­co dis­gus­to. En las pró­xi­mas ho­ras, ten­drán que con­ven­cer­le sus ase­so­res de que el pro­yec­to de Ju­len Lo­pe­te­gui pue­de des­pe­gar. De que no me­re­ce el des­pi­do por mu­cho que pre­sen­te los peo­res nú­me­ros de un en­tre­na­dor blan­co des­de 1994, que su equi­po en­la­ce cua­tro par­ti­dos sin mar­car gol y que ayer su­frie­ra la pri­me­ra de­rro­ta en el cam­po del Ala­vés des­de 1931. Ha­ce 87 años. Si la ex­cu­sa de las ba­jas la acep­ta el pre­si­den­te, si atien­de al llan­to de la fal­ta de pun­te­ría y si lo­gran ha­cer­le ver que el ba­jo­na­zo de jue­go es só­lo cir­cuns­tan­cial, qui­zá así, só­lo así, otor­gue un po­co más de tiem­po a un téc­ni­co al fi­lo del abis­mo.

El Real Ma­drid con­ti­núa pe­nan­do sin el gol, la alegría del fút­bol, la lla­ve obli­ga­da pa­ra un equi­po que as­pi­ra a to­do. La red, pa­ra mar­ti­rio blan­co, la re­ven­tó el Ala­vés en el mi­nu­to 95, en la úl­ti­ma ac­ción de la tar­de, pa­ra de­jar a Lo­pe­te­gui hun­di­do en el ban­qui­llo, con su cré­di­to muy mer­ma­do. Una ra­cha así es le­tal pa­ra cual­quier en­tre­na­dor blan­co. Cua­tro en­cuen­tros en fi­la sin can­tar na­da, más de 400 mi­nu­tos, es ca­si una tra­ge­dia pa­ra su pro­yec­to, otra vez pre­so de la frus­tra­ción por no dar con el triun­fo. Es­ta vez ni pa­los es­tre­lló ni hi­zo in­ter­na­cio­nal al por­te­ro del Ala­vés. Man­dó en horizontal, cie­go an­te la por­te­ría. Aburrido de sí mis­mo.

Só­lo el Ma­drid tie­ne esa ca­pa­ci­dad cha­má­ni­ca de trans­for­mar en

psi­coth­ri­ller un ca­pí­tu­lo de Pep­pa Pig. Es de­cir, de con­ver­tir un par­ti­do de la oc­ta­va jor­na­da de Li­ga en Vi­to­ria en una ci­ta con pre­sión de fi­nal pa­ra su en­tre­na­dor y ju­ga­do­res. Es el pe­so de la his­to­ria y de las pul­sa­cio­nes siem­pre im­pa­cien­tes del club de las 13 Co­pas de Europa. Pe­ro el vér­ti­go lo hue­len sus ri­va­les, so­bre to­do en cam­pos co­mo Men­di­zo­rro­za, una olli­ta ex­prés en­tu­sias­ma­da con el buen pa­so de su equi­po.

Los cha­va­les de Abe­lar­do sa­lie­ron co­mo lo­bos, co­rre que te co­rre, tras un Ma­drid or­de­na­do en 4-4-2, con la in­cor­po­ra­ción de Ce­ba­llos en lu­gar de Mar­co Asen­sio. La za­ga mo­les­ta­ba a Ba­le y Ben­ze­ma ca­da vez que re­ci­bían, el tri­vo­te apre­ta­ba y los de­lan­te­ros ha­cían que ca­da sa­li­da de ba­lón de Va­ra­ne y Ra­mos fue­ra un do­lor de mue­las. Ca­lle­ri, el pe­león nue­ve del Ala­vés, cho­có va­rias ve­ces con Ser­gio Ra­mos lo­gran­do que la hin­cha­da en­fi­la­ra al ca­pi­tán blan­co. Sin Cris­tiano, es el cen­tral el imán de los odios ri­va­les. Se­rá por en­car­nar al Ma­drid (y a Es­pa­ña) y por­que en­cen­der­se con Ba­le, Ben­ze­ma, Va­ra­ne o Mo­dric cues­ta más. Él, có­mo­do en la gue­rra, con­vir­tió el due­lo con Ca­lle­ri en uno de los atrac­ti­vos de la pri­me­ra par­te.

Só­lo una pe­lo­ta co­lo­có atrás el arie­te lo­cal pa­ra que Ibai la em­pu­ja­ra en la pri­me­ra par­te. Apa­re­ció el es­pi­ga­do Va­ra­ne pa­ra des­pe­jar la me­jor oca­sión de un Ala­vés rui­do­so en la bre­ga, pe­ro que no im­pe­día las cons­tan­tes lle­ga­das del Ma­drid. Pu­ro fo­gueo, co­mo en las úl­ti­mas fe­chas, ago­bia­do por la se­quía cró­ni­ca el equi­po de Lo­pe­te­gui en la pri­me­ra par­te. Ce­ba­llos, Na­cho, Ben­ze­ma… Sus ti­ros eran pas­tel de manzana de Lan­da pa­ra Pa­che­co, na­da obli­ga­do a pe­sar de las cons­tan­tes apa­ri­cio­nes del ba­lón por su área. La­guar­dia des­pe­jó la opor­tu­ni­dad más cla­ra de los blan­cos en ca­be­za­zo de Ben­ze­ma. Le ca­yó de la de­re­cha, don­de Odrio­zo­la co­gía pis­ta, el úni­co ma­dri­dis­ta con apro­ba­do.

El ex de la Real da­ba más pro­fun­di­dad que Na­cho, muy cha­to en su ver­tien­te ofen­si­va. Cor­ta, co­rre y apo­ya, pe­ro el pi­co del área se le ha­ce bo­la. Lo in­ten­ta­ba el Ma­drid por los cos­ta­dos al es­tar Kroos y Mo­dric blo­quea­dos por la me­du­lar vi­to­ria­na. Un ba­lón col­ga­do al área por el ale­mán a pun­to es­tu­vo de ser des­via­do por Ba­le, ro­mo an­te la por­te­ría co­mo Ben­ze­ma –más de un mes sin gol–.

Se que­dó el fran­cés en las du­chas con pro­ble­más fí­si­cos. Irrum­pió Ma­riano, que en la pri­me­ra que tu­vo intentó, a sus ma­ne­ra, tres re­ga­tes a La­guar­dia, fal­tán­do­le el re­ma­te. Más pe­li­gro acu­mu­ló ahí que su an­te­ce­sor en 45 mi­nu­tos. Al aco­so del Ma­drid, igual que en días an­te­rio­res, le fal­ta­ba el abra­zo fi­nal, la sa­cu­di­da que tan­to echa de me­nos. Lo que ha­ce po­cos me­ses le des­bor­da­ba. Ba­le, pe­ga­do a la iz­quier­da, pro­mo­vía el atro­pe­llo de Ma­riano, mien­tras Lo­pe­te­gui le da­ba vuel­tas a la ma­ni­ve­la en la ban­da. Aho­ra Asen­sio por Ca­se­mi­ro. Pe­sa­ba la an­gus­tia al cam­peón de Europa, atur­di­do por una gri­pe que pue­de aca­bar llevándose por de­lan­te a su en­tre­na­dor. Las pri­sas le qui­ta­ban pre­ci­sión. Asen­sio por­ta­ba las ór­de­nes: Ba­le a la de­re­cha. Vis­to y no vis­to, por­que al mo­men­to vol­vía el ga­lés a echar­se la mano al mus­lo. For­zó pa­ra el par­ti­do y su de­li­ca­da es­truc­tu­ra no re­sis­tió. Por en­ton­ces, el Ala­vés ro­zó el triun­fo con una con­tra fre­né­ti­ca de Jony.

Vi­ni­cius en­tró a la de­ses­pe­ra­da, sin po­der des­mon­tar esa cár­cel en for­ma de ce­ro don­de lle­va en­ce­rra­do su equi­po cua­tro par­ti­dos se­gui­dos. Y pa­ra ahon­dar el ba­che, el Ma­drid se de­jó de­rro­tar en el úl­ti­mo cór­ner, tor­pe Va­ra­ne en la mar­ca y de­ci­di­do Ma­nu pa­ra re­ma­char el 1-0 que desató la juer­ga en Men­di­zo­rro­za.

EFE

Ma­nu Gar­cía re­ma­ta an­te Ra­mos y Odrio­zo­la pa­ra lo­grar el gol del triun­fo del Ala­vés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.